*

X

Obsoletos: el ser humano podría ser innecesario en un futuro dominado por robots (VIDEO)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/03/2017

La economía crece y cada vez más trabajos son automatizados, ¿será que en el futuro el ser humano se vuelva obsoleto? Esto es lo que explora el documental 'Obsolete'

El ser humano ha priorizado el crecimiento económico a todo tipo de crecimiento y desarrollo. Esto nos está colocando en un punto de inflexión en el que la eficiencia de la tecnología presenta una amenaza para el desarrollo de la clase trabajadora humana. Esto es lo que explora el documental Obsolete, en el que Aaron y Melissa Dykes argumentan que en el futuro próximo los seres humanos deberán ser muy cuidadosos si no quieren convertirse en una carga innecesaria para las compañías que impulsan la economía global. 

El documental nota una clara tendencia que ya es alarmante en países como Estados Unidos: el desempleo tecnológico. Coches que se conducen solos, robots que hacen hamburguesas, algoritmos que te dicen qué hacer. La economía sigue creciendo --obligada y en esteroides-- pero hay menos trabajos. Esto, por supuesto, tiende a la desigualdad, y no parece haber marcha atrás. Como dice uno de los fundadores de Apple, Steve Wozniak: "estamos haciendo máquinas que hacen todo por nosotros, y son tan importantes que no podemos apagarlas. No podemos ya apagar el Internet, apagar nuestro teléfono".

Al sugerir que el ser humano podría convertirse en obsoleto, no necesariamente se suscribe a la idea de que surgirán supercomputadoras inteligentes (estilo Skynet) que tomarán control del mundo. Lo que es más probable es que simplemente esto aumentará la brecha entre la élite económica y las clases trabajadoras, acaso como mantiene en su libro Homo Deus Yuval Noah Harari. Harari sugiere que la tecnología y el poder económico permitirán que ciertas personas aumenten sus capacidades cognitivas y mejoren su salud, mientras que la mayoría de nosotros quedará rezagada, como si fuéramos otra raza, acaso una diferencia similar a la que hay ahora entre los humanos y algunas especies de primates.

Esta es una visión bastante radical, que sin duda podría ser paliada con un poco de empatía, compasión y ética. Un poco de humanismo en la economía. Douglas Rushkoff, en su libro Throwing Rocks at the Google Bus, escribe sobre la ética (o falta de ética) que predomina en nuestra economía:

Un modelo de negocios digitalmente cargado que enfatiza la eficiencia y el crecimiento de las compañías a expensas de los seres humanos a los cuales debería estar sirviendo... De alguna manera, el crecimiento se ha vuelto un fin en sí mismo --el motor de la economía-- y los seres humanos han llegado a ser entendidos como impedimentos para su funcionamiento. Si tan sólo las personas y nuestras demandas idiosincráticas pudieran ser eliminadas, los negocios estarían libres para reducir costos, incrementar el consumo, extraer más valor y crecer más. Esta es una de las principales herencias de la era industrial, cuando la milagrosa eficiencia de las máquinas parecía ofrecernos un camino hacia el crecimiento infinito --al menos en la medida en que la interferencia humana podía minimizarse. Aplicar este mismo ethos a la era digital significa reemplazar a la recepcionista con una computadora, al trabajador de una fábrica con un robot y al gerente con un algoritmo. Al final todo es sólo una nueva y digital forma de operar con el mismo programa. 

Te podría interesar:
La noción de creatividad ha ganado valor en los últimos años, pero quizá sería también importante reconducirla hacia la existencia propia

En años recientes, la noción de creatividad ha conocido un auge del que carecía en el pasado. Así como en otras épocas se habló de talento o de genio creador (entre otras categorías afines), en la nuestra la creatividad se ha erigido como el concepto por el que se explica, así sea parcialmente, esa rara cualidad que desde tiempos remotos ha asombrado al hombre: la capacidad de crear aparentemente de la nada, romper la continuidad de la cultura para irrumpir con una creación propia, asombrosa, imprevisible. La conocida poiesis de los griegos (de donde deriva, entre otros vocablos, la palabra poesía) apunta a eso: al impulso de creación que nace en el ser humano, inexplicable y sin embargo también inaplazable, un deseo de hacer algo con los recursos con los que cuenta y presentarlo ante el mundo. En el diálogo platónico El banquete, Diotima atribuye esta necesidad al afán de trascendencia y la búsqueda de eternidad a la que naturalmente tiende el alma humana. Y quizá, después de todo este tiempo, esa hipótesis aún puede sonar vigente: quien crea está realizando una obra que, de una u otra manera, perdurará aunque sea un poco más que la efímera vida humana.

Con la idea contemporánea de creatividad, sin embargo, ha ocurrido un movimiento que en buena medida ha restado ese afán metafísico que aún poseía la noción de genio y quizá incluso la de talento. Ahora, a la creatividad se le trata como un bien inmaterial, menos como una habilidad o un rasgo de personalidad y más como una especie de recurso valioso y redituable.

Desde distintos frentes se nos insta a cultivar nuestra creatividad, se nos venden métodos para “detonarla”, música que despierta las zonas creativas de nuestro cerebro e incluso hay sustancias (legales e ilegales) cuyo consumo implica la promesa del potenciamiento creativo.

A la creatividad, como se ve, se le busca explotar, sobre todo en el sentido capitalista de esta palabra, como ciertas embotelladoras explotan los mantos acuíferos de una región y cualquier empresa el tiempo de las personas. En ese caso, la creatividad parece estar volcada de lleno hacia alguien más, un agente externo que busca beneficiarse de ella y a cuyo servicio la ponemos. Resulta coherente, entonces, que ese tipo de creatividad se cultive y se mejore, pues eventualmente alguien más terminará por cosecharla.

¿Es posible hablar de otro género de creatividad? ¿Es posible, ahora, recuperar esa hipótesis platónica de que todo ser humano tiene algo en su interior que lo lleva a ser más de lo que ya es, que lo impulsa a crear y, con ello, ir más allá de sí mismo?

Aunque podrían encontrarse razones para dudarlo, lo cierto es que la respuesta a esa pregunta es afirmativa. En la esencia del ser humano ha permanecido, invariable, una voluntad que le hace querer y querer más, querer otras cosas, que lo lleva a transformar su mundo e incluso crearse el propio.

Y es posible que ese sea el verdadero reto de la creatividad o, dicho de otro modo, la prueba donde se templa la creatividad auténtica: en la existencia propia.

Llega el momento en que el ser humano se enfrenta a la disyuntiva de continuar viviendo como le dijeron que debía vivir, como aprendió a vivir, como creyó que era la vida o, por otro lado, comenzar a vivir en sus propios términos, acorde a lo que busca y quiere de la vida, bajo sus propias reglas.

Y vaya que se necesita creatividad para arrebatarle al mundo lo que uno tanto desea.

 

Del mismo autor en Pijama Surf: Según Platón, con cada cambio en nuestra vida experimentamos un poco de inmortalidad

 

Twitter del autor: @juanpablocahz