*

X

Lo mejor que se escuchó en los 60, según Hunter S. Thompson (PLAYLIST)

Arte

Por: pijamasurf - 05/22/2017

Los años de formación de Hunter S. Thompson expresados a través de su música predilecta

Entre los personajes que conocieron a la perfección la década de 1960 se encuentra, fuera de toda duda, Hunter S. Thompson, el escritor que un día tuvo la genialidad de mirar hacia otro lado al cubrir el Derby de Kentucky desde otra perspectiva, y cambiar la emocionante pero previsible crónica de una carrera de caballos por un relato desenfrenado de decadencia y perversión.

Thompson consolidó su trayectoria en los años 70; de ahí que la década anterior haya sido la de su “educación sentimental”, como a veces se dice, los años en que deambulaba entre un periódico y otro, despedido de un empleo tras otro, copiando frenéticamente a máquina de escribir El gran Gatsby de Fitzgerald y Adiós a las armas de Hemingway, sólo por el gusto de hacerlo…

¿Qué escuchaba el futuro Dr. Gonzo en ese período de su vida? Muy posiblemente, los álbumes que casi 10 años después enlistó en una carta a John Lombardo, entonces editor de la revista Rolling Stone. “La música es la nueva literatura” –sostenía Thompson en la misiva– “y Dylan es la respuesta de los 60 a Hemingway”.

La declaración es atrevida, pero basta dar una ojeada –y sobre todo, una escucha– a la selección para entender por qué Thompson opinaba esto. Aquí su selección:

Herbie Mann, Memphis Underground (1969)

Bob Dylan, Bringing It All Back Home (1965)

Bob Dylan, Highway 61 Revisited (1965)

The Grateful Dead, Workingman’s Dead (1970)

The Rolling Stones, Let it Bleed (1969)

Buffalo Springfield, Buffalo Springfield (1967)

Jefferson Airplane, Surrealistic Pillow (1967)

Roland Kirk, “varios álbumes”

Miles Davis, Sketches of Spain (1959)

Sandy Bull, Inventions (1965)

En el perfil de Pijama Surf en Spotify hemos reunido la mayoría de estos discos en la playlist que compartimos a continuación.

 

También en Pijama Surf: Una selección musical de Bob Dylan ideal para andar el camino (PLAYLIST)

El exquisito erotismo que sobrevivió a la represión franquista

Arte

Por: PijamaSurf - 05/22/2017

Lo que sobrevivió al franquismo se esconde en archivos, librerías provincianas, tiendas de antigüedades y librerías de segunda mano

Desde la adopción de la religión católica como premisa de vida, la sexualidad se ha enfrentado a numerosas represiones a lo largo y ancho del mundo. De alguna manera ejerció una influencia significativa en la mayor parte de las vivencias sexuales –desde las costumbres, tendencias y mitos– que continúan practicándose en la actualidad, como sentir vergüenza con la concupiscencia: hay que vivirlo casi en lo oscurito, porque uno no puede decir que se masturba.

La sexualidad, principalmente el erotismo, ha sobrevivido al interior de nuestra carne pese a las prohibiciones, amenazas, mentiras y terrores que rondan en torno a ella. Un ejemplo de su resiliencia es, en palabras de Maite Zubiaurre, profesora de UCLA, el “periodo riquísimo en cultura erótica [que sobrevivió] enterrado bajo el régimen fascista de Franco”.

Durante muchas décadas, la literatura y la filosofía de España se enfocaron sombríamente en la caída “del glorioso imperialismo español después de perder sus colonias en 1898”; sin embargo, durante esa época, existieron “brillantes innovaciones sociales y culturales, particularmente relacionadas al sexo y a Eros”. Desgraciadamente, dichas innovaciones se vieron fuertemente censuradas durante la dictadura de Franco, por lo que “los materiales no sólo fueron censurados, sino prohibidos en librerías y archivos, o destruidos –no sólo por las autoridades sino por los mismos propietarios… quienes temían a la cárcel”.

Ahora lo que sobrevivió al franquismo se esconde en archivos, librerías provincianas, tiendas de antigüedades y librerías de segunda mano. Desde revistas eróticas, fotografías, ilustraciones, postales, cortos y novelas, hasta textos de nudismo y sexología; y cada uno de ellos:

no es solamente rico y multidisciplinario, sino refrescantemente desinhibidor en sus representaciones visuales y textuales, la mayoría de las veces abiertamente anticlerical, y extremadamente bien escrito en todas las formas del amor ‘no reproductivo’, desde prácticas de autosatisfacción hasta infinitas formas de amor homosexual.

En su libro Culturas de la España erótica, 1898-1939, Zubiaurre “ofrece una ventana a la época de la burguesía moderna y las ansiedades que acompañaron al cambio”. Conoce a continuación algunas de las imágenes de esta sexualidad resiliente que, sin importar su prohibición y represión, se posicionó como una necesidad más latente para la humanidad: