*

X

3 claves para evitar enojarte, según la neurociencia

Salud

Por: Pijama Surf - 05/22/2017

Bloquear el enojo es contraproducente, pero existen otros métodos para cambiar este sentimiento que puede hacer que se nos nuble el panorama

El enojo, la rabia, la ira, son sentimientos en distintos niveles que pueden sacarnos de lo racional para convertirnos en seres reaccionarios, desde un lugar que carece de claridad. Si bien está comprobado que dejar ser a las emociones negativas (no estancarte en ellas sino dejar que se disuelvan) es benéfico para la salud, lo cierto es que un sentimiento como la ira puede hacerte pasar un muy mal rato con consecuencias lamentables, incluso a largo plazo.

Por ello, aprender a manejar el enojo es imprescindible en el camino de conocimiento de uno mismo. Cada día podemos acceder a herramientas que nos permitan lidiar con momentos malos, y, según la neurociencia, la clave yace bajo el hermoso velo de la compasión. Cuando una persona se sobrepasa con otra, por ejemplo (una de las principales situaciones que generan enojo), esta actitud (según dictan muchas tradiciones como el budismo) tiene su origen en la ignorancia. Es decir, alguien que comete una falta contra otro (incluso aunque sepa que está haciendo daño o disfrute del daño infringido) en realidad está siendo ignorante respecto a la propia naturaleza de la sabiduría, que es la compasión.

En lo anterior coinciden tradiciones espirituales y la ciencia, y para lograrlo distintos estudios sugieren que puedes calmar la ira haciendo un cambio de enfoque al momento de experimentar este sentimiento. Y aunque quizá lo primero que pienses es que esto es imposible, ya que te encuentras en un estado irracional, las siguientes recomendaciones podrían ayudarte a conseguirlo:

1. Distráete: si bien es cierto que cuando estás inmerso en un gran enojo es casi imposible, piensa cualquier otra cosa, como una operación matemática.

2. Ahora, no reacciones.

3. Cambia de enfoque: ten compasión por esa persona que te agrede o por los actores que provocan tal situación; piensa que el origen de su actitud es la ignorancia y sus propios problemas. Está comprobado que cambiar de enfoque hacia uno compasivo hace que tu mente experimente sentimientos más positivos.

Estudios neurocientíficos señalan que lo importante es que reenfoques la situación, no bloquear la ira, ya que ello puede ser contraproducente, pues esos sentimientos se guardan y pueden desembocar en enfermedades futuras. Así como el budismo y otras tradiciones lo señalan, la empatía y la compasión son la clave para modificar el sentimiento de ira. Recuerda: siempre hay ignorancia detrás de aquel que desemboca una situación que nos indigna. De hecho, está comprobado que cuando la mente experimenta compasión se produce la frecuencia vibratoria más alta en la mente.

Este simple ejercicio de respiración te devolverá la calma

Salud

Por: Pijama Surf - 05/22/2017

Este tipo de respiración actúa directamente en tu sistema nervioso, devolviéndote la calma y la claridad en pocos minutos

Para diversas culturas, existe una energía vital que subyace en todo lo existente. Para los mexicas fue el tonalli, y en el hinduismo es el prana, que significa “aire inspirado” o “energía vital”.

En la tradición yóguica el pranayama es el término en sánscrito que designa la técnica respiratoria para influir en el prana, con miles de años de estudio. Esta práctica ha sido comprobada como un detonador de estados emocionales, y recientes estudios han explicado cómo la respiración afecta los estados mentales. De hecho, Kevin Yackle, investigador de la Universidad de California en San Francisco, llamó recientemente a un nuevo tipo de células "neuronas pranayama", pues ellas vinculan el ritmo respiratorio con una respuesta emocional.

Cuando estamos estresados, nuestra respiración aumenta; así también cuando estamos ansiosos o preocupados. Para todo lo anterior, y también para paliar la depresión, existe una técnica de pranayama conocida simplemente como respiración profunda.

En los momentos en que tu mente está nublándose, el desánimo te aqueja, sientes pesimismo, ansiedad, etc., este simple ejercicio hace una especie de reset de tu mente. Después de hacerlo te sentirás con mayor claridad mental y verás tus problemas o emociones desde otra perspectiva.

La respiración profunda estimula el sistema nervioso parasimpático, lo que induce relajación y calma. Una de las mejores maneras de hacerlo es situarte en un lugar en silencio, respirar normalmente y luego comenzar con el método conocido como 4-7-8: inhalas por tu nariz contando hasta 4, ahora contén tu respiración contando hasta 7, ahora exhala contando 8.

El siguiente video, desde su sencillez, es una excelente guía de 5 minutos para que consigas el ritmo óptimo de respiración: