*

X

Pulpos son los biohackers por excelencia: pueden editar sus propios genes

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/18/2017

Es hora de rendirse ante el poder supremo de nuestros señores, los cefalópodos

Los pulpos son la especie más asombrosa que existe: su inteligencia es prodigiosa, su capacidad de cambiar de forma y camuflarse no tiene paralelo y, por si fuera poco, parecen extraterrestres. Se ha dicho que los gatos son nuestros señores y que debemos venerarlos, pero sería más acertado aceptar la realidad de que los pulpos son los amos y maestros del planeta. 

Recientemente se descubrió que los cefalópodos, la familia que incluye a los calamares, son capaces de editar sus propias instrucciones genéticas. Justo lo que quieren hacer los partidarios del new age con la ayuda de las entidades celestiales de Alfa Centauri o alguna otra estrella.

Los cefalópodos no obedecen al pie de la letra sus comandos genéticos sino que, como verdaderos hackers, en ocasiones interfieren con el código que está siendo portado por una molécula mensajera. Esto permite que se diversifiquen las proteínas que producen. A esto se deben algunos de sus comportamientos complejos y su alta inteligencia (la cual les permite utilizar herramientas y resolver problemas complejos).

Se descubrió que el 60% de los scripts de ARN en el cerebro de un cefalópodo se recodifica al editarse; otros animales, incluyendo a los humanos, sólo recodifican eventos en cerca del 1%. Al hacer esto los pulpos podrían estar modificando cambios de temperatura, su propia memoria y hasta su forma de experimentar la realidad.

Los cefalópodos tienen neuronas en sus tentáculos, son capaces de cambiar instantáneamente de forma, tienen sangre azul y pueden ver la luz polarizada.

Te podría interesar:

Noam Chomsky: "Comunidades indígenas están salvando al planeta de la destrucción" (VIDEO)

Ecosistemas

Por: PijamaSurf - 04/18/2017

Para él, los activistas ambientales en América Latina son la quintaesencia del liberalismo frente a la dominación imperial de EEUU

Especialista en filosofía, lingüística, psicología y psiquiatría, Noam Chomsky es un personaje de gran importancia en el mundo de la intelectualidad. En numerosos trabajos analíticos Chomsky ha prestado atención a la crisis que vive el ambientalismo en América Latina, principalmente la que experimentan los activistas indígenas de esta región del mundo. 

Para él, los activistas ambientales en América Latina son la quintaesencia del liberalismo frente a la dominación imperial de EEUU. Retomando la lucha activista indígena a favor del medio ambiente en los últimos 15 años, Chomsky asegura un futuro esperanzador para los países que conforman AL, pues son las comunidades indígenas quienes se encargan de prevenir los desastres ambientales provocados por EEUU y Canadá. Un ejemplo de esta situación son las minas mexicanas explotadas por empresas canadienses, las cuales han provocado una serie tanto de devastaciones en la biodiversidad de Oaxaca, Guerrero y otros estados, como impactos negativos en la economía de las comunidades locales. Pese a enfrentar este tipo de situaciones catastróficas, e incluso ser considerados “grupos primitivos”, son “las comunidades indígenas las que está haciendo un camino hacia el futuro. Y eso es un camino hacia adelante para todo el mundo”.

En una entrevista para On Dangerous Ground, Chomsky explica que México, Bolivia y Ecuador son ejemplos de: 

[E]specie de ironía en la que, de todas las fuerzas líderes en todo el mundo, la que realmente está previniendo un desastre son las comunidades indígenas y locales forestales. Es decir, cada persona que no vive debajo de una roca, sabe que el planeta está enfrentando una catástrofe ambiental en potencia, y no en un futuro lejano. En todo el mundo, estos grupos están mitigando el cambio climático, mediante planes de manejo de sus recursos naturales, conocimientos ancestrales, y no menos importante a través de la defensa de su territorio: son estas comunidades las que combaten a las empresas extranjeras que extraen y vacían sus suelos de los recursos naturales latinoamericanos: minerales, aceite de palma, agua, tierras. 

Por esta razón, para Chomksy, América Latina se liberó del imperialismo de EEUU y Canadá, “porque estos dos países ya no tienen derechos ni obligaciones de dominar a toda una región que se rige por sí sola y ha empezado a tomar decisiones propias provocando el aislamiento de estos imperios capitalistas”.

Para conocer más sobre la opinión de Chomsky, te compartimos la entrevista para On Dangerous Ground: