*

X

Estudios muestran que yoguis tibetanos pueden elevar su temperatura con la mente

AlterCultura

Por: pijamasurf - 04/21/2017

La práctica tántrica del tummó es capaz de elevar la temperatura corporal usando técnicas de meditación y respiración para generar un calor interno que derrite las obstrucciones psicofísicas

En el llamado País de las Nieves, una especie de guarida espiritual en el techo del mundo, se ha amaestrado la técnica del fuego interno o fuego interno psíquico llamada tummó. Esta técnica de generación de calor interno proviene de los mahasiddhas de la tradición indotibetana y es común al kundalini yoga, al tantra hinduista y al budismo vajrayana (que es lo que se practica mayormente en el Tíbet). Aunque algunos creen que esta técnica fue desarrollada para combatir el frío (siguiendo el caso del Iceman Wim Hof, quien ha desarrollado una variación del tummó para mejorar el sistema inmune y soportar fríos extremos), en realidad el tummó poco tiene que ver con esto. Se trata de una técnica, un yoga, para conducir los vientos o energías (g-lungs, prana) al canal central, destruir bloqueos y alcanzar el cuerpo vajra o cuerpo de iluminación en la fase de compleción del Anuttara Tantra. El calor interno, ligado a un estado de gozo, es el sostén del cuerpo pero también de la conciencia: se dice que la mente monta el caballo de los vientos. Al fluir por los canales va arrasando todos los nudos y bloqueos ligados a la ignorancia y a la solidez del ego. Se dice que el canal central es el hogar del Buda Primordial, Kuntuzangpo.

La ciencia ha probado la efectividad de esta técnica, al menos en lo que refiere ha elevar la temperatura corporal. Un estudio realizado en 1982, en el que un grupo de científicos viajó al Tíbet con equipo, mostró que los yoguis son capaces de consistentemente efectuar cambios en su cuerpo, incrementando la temperatura en sus dedos del pie y de la mano hasta en 8.3°C. Otro estudio y revisión de la literatura existente, realizado por Kozhevnikov (2013), mostró que no sólo pueden incrementar la temperatura periférica, sino la temperatura de todo el cuerpo integralmente. La termogénesis del tummó hizo que su temperatura se elevara a un estado moderado de fiebre de 38.3°C, reflejando un incremento de respuesta de excitación por activación simpática. En otras palabras, el tummó afecta el sistema nervioso a través de movimientos de respiración, lo que se conoce como candados (mulabhanda, uddiyanbhanda), visualizaciones de gotas, vientos, y luz y otras técnicas (amaestrar el tummó es algo que puede llevar décadas en algunos casos, y es necesario tener cierta juventud, para tener bindhu).

Los científicos creen que estas técnicas podrían aplicarse para no meditadores que quieren regular su temperatura y sus respuestas introceptivas. Sin embargo, de hacerlo, no sería tummó, como ocurre con Wim Hof, ya que el tummó existe dentro de un contexto tradicional tántrico y sin la visión de mundo y la intención original de alcanzar la iluminación, la práctica se vuelve un remedo, mera terapia.

Te podría interesar:

Escáner cerebral muestra cómo los psicodélicos inducen estados elevados de conciencia

AlterCultura

Por: pijama Surf - 04/21/2017

Un estudio histórico para la causa de los psicodélicos evidencia una actividad neuronal muy peculiar en la mente durante la ingesta de estas sustancias

El influjo de sustancias psicodélicas en el cerebro humano es un tema fascinante –y lo ha sido históricamente. Las cualidades psicoactivas de estas sustancias llevan la mente a deslizarse sobre fronteras en las que pareciera comprobarse que muchos de los postulados que rigen la realidad "tradicional" están equivocados. En parte por esto, se presume, es que los psicodélicos han sido perseguidos severamente por gobiernos e instituciones que preferirían mantener las reglas claras (sobre todo porque ellos son quienes las definieron). 

Pero pasando a un plano científico, recién se realizó un análisis, mediante escáners, que arrojó evidencia de lo que aparentemente se trata de estados elevados de conciencia registrados en la actividad cerebral de una persona mientras se encuentra bajo el efecto de psicodélicos. Diversos voluntarios saludables consumieron LSD, psilocibina o ketamina, y mostraron una mayor actividad cerebral aleatoria durante la influencia de estas sustancias. 

Investigadores de la Universidad de Sussex y del Imperial College, midieron la actividad neuronal de personas bajo el efecto de psicoactivos. Notaron que la actividad cerebral es significativamente menos predecible en estas situaciones, comparado a la actividad de una persona que está despierta pero que no ha ingerido un psicodélico.  

Robin Carhart-Harris, investigador del Imperial College, advierte en el inesperado incremento de aleatoriedad neuronal el posible reflejo de un estado de conciencia más elevado, y recalcó en la importancia de este estudio dentro del cambio de paradigmas:

Las personas tienden a asociar frases como "estados elevados de conciencia" con una retórica hippie y sinsentidos místicos. Este es potencialmente el inicio de la desmitificación, demostrando su sustento biológico y psicológico. Probablemente esta es una manifestación neuronal de apertura de mente.

El revelador estudio fue publicado en Scientific Reports justo el día en que se conmemora el 74 aniversario de la primer ingesta de LSD en la historia, protagonizada por el gran doctor Albert Hofmann.