*

X

Este calendario cronobiológico te ayudará a entender la relación entre la Luna y tus neurotransmisores

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/18/2017

El método de sincronización de la Luna y el cerebro que aumenta la productividad en un hermoso calendario

Hace un par de años publicamos una nota sobre el trabajo del doctor Mark Filippi, quien ha desarrollado un método que correlaciona las fases lunares con cuatro neurotransmores esenciales (acetilcolina, serotonina, dopamina y noradrenalina). Nos da gusto ver que la información ha encontrado tierra fértil y ha madurado en un hermoso Calendario Lunático de Noe Miranda que cuenta con la participación de 12 artistas y con una muy útil visualización de los diferentes ritmos lunares de concentración y energía. Si lo que quieres es vivir en sincronía y establecer un estado de coherencia entre tu cerebro y la Luna, este es el metacalendario.

 



En comunicación con Noe nos contó sobre su experiencia utilizando este método --que Filippi además asocia con ciertos perfiles somáticos-- y la gestación del proyecto:

Al tercer mes ya podía reconocer los beneficios de tener en cuenta el perfil somático, mi ansiedad bajó considerablemente, ya no me reprochaba mi inconstancia, la vivía y eso fue tremendo cambio. Comencé a hablarle de esto a mis amigos y me pedían que les marcara en sus calendarios las lunas. Deseé que esta información estuviera al alcance de muchas personas y pensé en armar este calendario haciendo por primera vez un uso realmente de envergadura de mis estudios universitarios en publicidad. Pensé que el método somático insta a la independencia, sólo por el hecho de sugerir una orientación cambiante y cíclica (la naturaleza misma) y quise que la imagen reforzara ese sentimiento de creatividad y emprendimiento, pero no en su temática, sino en su forma... Suelo seguir a varios artistas visuales y elegí a los que creí más intuitivos y a la vez accesibles para este proyecto. Para mi sorpresa la idea gustaba mucho y logré reunir 12 artistas para el calendario, a todos les pedí lo mismo: una obra de técnica libre inspirada en la Luna. En cada mes va una obra, el nombre de ésta, del artista y sus redes principales donde poder ver más trabajo. Me gusta mucho la idea de poder darle al artista esta publicidad; estar un mes completo en la pared de varias casas al mismo tiempo. Cuando iba ya todo en marcha pensé en Mark Filippi, sentí que era importante tener su beneplácito. Le escribí y tuve la mejor recepción de su parte, me ayudó mucho a pensar el proyecto y entender mejor la metodología que propone, se convirtió en mi copiloto. La noche anterior a poner a la venta el calendario por primera vez desperté a las 3 de la mañana como una sonámbula directo a la ventana, había Luna llena y brillaba celeste, como jamás la ví, supe que eso era un buen augurio. Ya disponible el calendario tuvo una acogida impensada por mi, muy agradecida y emocionada, sobre todo entre las mujeres, las más viejitas comentando que a cada cierto tiempo se vuelve a saber de alguna mujer que emprende tarea con realizar un calendario lunar. 

Así explica Noe cómo usar el calendario:

El Calendario de Coherencia plantea una sincronía entre las fases de la Luna y el trabajo de cuatro neurotransmisores esenciales en nuestro cerebro, haciéndonos modificar al ritmo de la sombra lunar nuestra concentración y disposición de nuestra energía, pasando en un mes por cuatro estados distintos y complementarios. 

Calendario Lunático te muestra día a día en qué perfil somático nos encontramos de una manera sencilla a través de colores y palabras claves que te permitirá además incluir notas y agendamientos. Puedes sincronizar cualquier proyecto, emprendimiento o la vida misma con la energía lunar y así optimizar tu tiempo, tu energía y a la larga tu rendimiento. 

El calendario tiene una base cronobiológica, esto es, la relación entre el tiempo y sus ciclos y la biología humana. Existe una relación entre la cualidad particular del tiempo y la salud humana y su disposición y aptitud para realizar ciertas tareas. En otras palabras, no todos los momentos son iguales, y realizar cierta acción en determinado momento puede ser contraproducente o, en el sentido contrario, doblemente provechoso, siendo catalizada por la energía que predomina en ese momento. Ser conscientes de esto, de los cambios, de los ciclos y de las diferentes cualidades de los momentos, es ya un paso importante para armonizar el cuerpo y la mente, ahorrar recursos y almacenar energía.

 

Puedes adquirir el calendario en este enlace

Te podría interesar:
Prácticamente todo nuestro cuerpo está constituido de materia que provino de las estrellas, ¿cómo te hace sentir eso?

La posibilidad de estar literalmente conformados por "polvo de estrellas" es una de las ideas más científicamente poéticas que se hayan cultivado. A través de los siglos más de una voz advirtió esta constitución sideral en el ser humano: “Sé humilde pues estás hecho de tierra. Sé noble pues estás hecho de estrellas”, reza un antiguo proverbio serbio. A principios del siglo XX Aleister Crowley promovía la idea de que “cada hombre y cada mujer es una estrella”, mientras que ya en tiempos más próximos, el rockstar del cosmos, Carl Sagan, advirtió: “El cosmos esta también dentro de nosotros. Estamos hechos de la misma sustancia que las estrellas”.   

Si bien desde hace décadas la ciencia ya había insinuado la veracidad de esta idea, en 2010 un profesor de astronomía de la Universidad de Arizona, Chris Impey, fue categórico al confirmar que toda la materia orgánica que contiene carbono se produjo originalmente en las estrellas. El lienzo más antiguo del universo estuvo conformado principalmente por helio e hidrógeno, mientras que el resto de los componentes se crearon, y diseminaron, vía explosiones de supernovas –y así llegaría este polvo de estrellas a la Tierra. Todos los átomos pesados, incluidos oxígeno, nitrógeno y carbono, es decir buena parte de nuestra materia prima, fueron creados por una generación anterior de estrellas, latentes hace unos 4 mil 500 millones de años.

 

Somos, casi por completo, polvo de estrellas

Un análisis reciente de la información obtenida mediante el programa de exploración Sloan Digital Sky Survey logró ubicar, en 150 mil estrellas dentro de la Vía Láctea, los elementos que fungen como materia prima de la vida en la Tierra (carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y sulfuro). Lo anterior arrojó la conclusión de que el 97% de la masa del cuerpo humano está conformado por materia procedente de las estrellas.  

“Por primera vez podemos estudiar la distribución de elementos a lo largo de la galaxia. Los elementos que medimos incluyen a los átomos que conforman el 97% de la masa del cuerpo humano” afirmó en un comunicado de prensa del SDSS Sten Hasselquist, de la Universidad Estatal de Nuevo México.  

 

¿Qué se siente estar hechos de estrellas?

La posibilidad de intimar en el más profundo de los planos, la constitución misma, con seres que generalmente percibimos tan distantes e impersonales como los astros, tiene importantes implicaciones en la forma en la que nos autoconcebimos, así como en la manera en la que entendemos nuestra relación con el cosmos. El precepto cultural de que todo lo que “está allá afuera”, empezando por la naturaleza, existe aparte de mí, pareciera desplomarse, incluso racionalmente, si consideramos que estamos literalmente constituidos de materia astral.

 

Acariciar el cosmos

Llevando el juego reflexivo unos pasos más allá, podemos insinuar que al palpar a alguien estamos acariciando al cosmos, y que al contemplarnos al espejo hay en ese reflejo mucho más de lo que creemos. Además, y de la mano de otra premisa de Sagan que sentencia “Somos polvo de estrellas que piensa acerca de las estrellas”, llegamos a la posibilidad de que somos estrellas autodisfrutándose, o incluso podemos cortejar la idea de que contemplar las estrellas sea un ejercicio de introspección –lo cual, por cierto, hace aún más sugestiva nuestra existencia.

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis