*

X

El privilegio del 1% en tiempos de desigualdad global (FOTOS)

Arte

Por: Kin Navarro - 01/16/2017

El controvertido libro que muestra a través de la fotografía el grave desequilibrio financiero en el que vivimos

Hoy, quizá como nunca, la riqueza ha sobrepasado nuevos límites: millones mueren de hambre y padecen enfermedades derivadas de trabajos que rayan en la esclavitud, otros tantos deambulan sin techo sobre sus cabezas y con el estómago vacío, el camino al futuro es incierto y está pavimentado con carencias irresolubles; en el otro lado, los objetos de lujo encuentran problemas para ajustarse a las posibilidades de aquellos pocos que pueden pagarlos, no son lo suficientemente caros para una clase global que concentra en pocas manos mucho más de la mitad de lo que países enteros se atreven a soñar en sus presupuestos de gasto público.

Myles Little, editor irlandés establecido en Nueva York, se ha dado a la tarea de curar el libro/muestra fotográfica El privilegio del 1% en tiempos de desigualdad global. Inspirado por sus conversaciones con Daniel Brena, director del Archivo fotográfico Manuel Álvarez Bravo (Oaxaca, México), Little seleccionó imágenes tomadas por algunos de los más destacados artistas en la materia, fotografías que muestran de forma sutil, calmada y contemplativa escenas donde la desigualdad desborda en silencio.

 

"Un predicador callejero llama a Wall Street a arrepentirse". 2011, Christopher Anderson, Magnum Photos.

 

Quizá podamos creer que entendemos el bienestar económico a través de la televisión y los periódicos, en realidad vemos representada apenas una gota de toda la cubeta. En 2014, el atleta mejor pagado del mundo, Floyd Mayweather, hizo 105 millones de dólares. En el mismo año, el gerente mejor pagado del mundo en un fondo de cobertura, Kenneth Griffin, hizo 1.3 billones. Mayweather es famoso a nivel mundial, la mayoría no sabe quién es Griffin. Creemos que entendemos la desigualdad pero no es verdad.

 

"Cheshire, Ohio". 2009, Daniel Shea.

 

Desde 2015 el libro ha viajado, montándose como exhibición en festivales de fotografía y muestras internacionales en todos los continentes (aunque no en todos los países).

Quería tomar prestado el lenguaje del privilegio y usarlo para que se observara a sí mismo y así, criticar el privilegio. […] Algunas de las imágenes señalan en el mapa puntos críticos sobre la opulencia como la educación, el ocio y la salud (mientras evitan clichés como los abrigos de piel o los jets privados). Otras imágenes se posicionan fuera del mundo del 1% y lo miran desde afuera.

 

"El chef de un hotel de lujo cercano espera a que regresen sus invitados de un paseo en globo para servirles champaña en medio de la Reserva Nacional Maasai Mara, Kenya". 2012, Gillaume Bonn, INSTITUTE.

 

 

"Una multitud protesta por la cumbre del G8 en Heiligendamm, Alemania". 2012, Jörg Brüggeman, OSTKREUZ.

 

 

"Un hombre flota en la piscina del piso 57 del Marina Sands Hotel, a sus espaldas los rascacielos del distrito financiero de Singapur". 2013, Paolo Woods y Gabriele Gaimberti, INSTITUTE.

 

 

"Roma Hills, casas custodiadas mirando al este; 3,000-8,000 pies de altura, Henderson, NV". 2012, Michael Ligth.

 

 

"Jeff Koons, Stedelijk, Amsterdam". 2012, Henk Wildschut.

 

 

"Pecera, Departamento de Fraude, Centro de Investigación Criminal, Grecia". 2012, Eirini Voulormis.

 

 

"Sin título, número 11. Intrusos en la cara rocosa, Mina de Mara Norte, Tanzania". 2011, David Chancellor, Kiosk.

 

 

"Sin título, número 4, seguridad de la mina, Tanzania. De la historia 'Intrusos'". 2011, David Chancellor, Kiosk.

 

 

"Un hombre sin piernas pule las estrellas en el paseo de la fama de Hollywood". 2005, Juliana Sohn.

 

 

"Hollywood, California". 2007, Jesse Chehak.

 

 

"Varvara en su sala de cine en casa". Moscú, 2010, Anna Skladmann.

 

 

"Ópera de Monte Carlo, Monte Carlo, Mónaco". 2009, David Leventi.

 

 

"Polvo #6723, de la serie 'República del polvo'". 2012, Sasha Bezzubov.

 

 

"Faisanes colocados en la parte trasera de la camioneta de un cazador en Inglaterra". 2011, Ben Quinton.

 

 

"Buscapleitos, planta Packard Motor Car Company, Detroit, Estados Unidos". 2009, Andrew Moore, Yancey Richardson Gallery.

 

 

"Mucamas preparan la habitación para un invitado en una mansión en Kenia". 2011, Guillaume Bonn, INSTITUTE.

 

 

The Highline encima de la calle 34, Eastward". 2004, Jesse Chehak.

 

 

"Patrón de aterrizaje sobre LaGuardia, Brooklyn". 2006, Kevin Cooley.

 

 

"Shangai cayendo (demolición de Fuxing Lu)". 2002, Greg Girard.

 

 

"La supercomputadora de Daimler Chrysler en su central de operaciones en Sttugart. La computadora trabaja principalmente en pruebas de choque y diseño aerodinámico". 2005, Simon Norfolk, INSTITUTE.

 

 

"Tong, de 29 años, posa para sus fotos de boda en el Princess Studio, un estudio de fotografía para bodas en Shangai, China". 2013, Guillaume Herbaut, INSTITUTE.

 

 

"Algunos de los 25 mil miembros de la iglesia del nuevo bautismo del predicador Eddie Long en Atlanta, Estados Unidos. Long, que ha recibido millones como salario de la iglesia, reza porque todos sus feligreses sean recompensados por Dios con riquezas". 2010, Nina Berman, NOOR.

 

 

"Un hombre de 25 años en Londres se prepara para recibir una cirugía que reducirá el tamaño de su nariz". 2011, Zed Nelson. 

 

"Universidad de Harvard". 2011, Shane Lavalette.

 

 

"Chrysler 300". 2007, Floto+Warner.

 

 

"Sin título, número 5 de 'Hedge'". 2010, Nina Berman, NOOR.

 

 

"Proyector". 2012, Mike Osborne.

 

 

"Paraíso ahora 18". 2008, Peter Bialobrezki.

 

En marzo de 2015, el inversor billonario Paul Tudor Jones II declaró publicamente que la brecha en el bienestar no podría persistir, que se cerraría. En la historia siempre pasa así. Típicamente pasa en alguna de estas tres formas: a través de la revolución, de impuestos más altos o con guerras. Así que, ¿cuál será?

 

Te podría interesar:

Las dinámicas del reflejo compartido: reflexión sobre la serie Easy (Joe Swanberg, 2016)

Arte

Por: Psicanzuelo - 01/16/2017

Con 8 episodios aparentemente desconectados unos de otros la divertida serie reflexiona sobre las relaciones de pareja en nuestros días, principalmente sobre el tema del compromiso

Joe Swanberg ha sido un director brillante que emerge de manera independiente, con un cine artesanal hecho a mano. Portando un estilo emblemático, parte de lo que se denominó en su momento mumblecore, con gran influencia de la nueva ola, en especial el cine de Erich Rohmer, también se le pueden encontrar líneas paralelas con el trabajo del coreano Hong Sang-soo. Un cine dialogado, donde la cámara sirve para capturar un momento de la manera más invisible, la cámara no existe y las dinámicas sexuales se asoman por debajo de cada conversación de los personajes.

Swanberg aceptó el contrato con Netflix y lleva su magia al video en demanda con una muy divertida serie que sucede completamente en su ciudad natal, Chicago --cómo olvidar que la ciudad era característica de las primeras cintas del director, rodadas con amigos y prácticamente con quien se dejara. Es curioso que uno de los capítulos está actuado por mexicanos hablado en su totalidad en español, hasta parece que Netflix se equivoca cuando empieza ese episodio que cuenta con actuaciones de Aislinn Derbez y Mauricio Ochmann.

Temáticamente los episodios no dejan de ser interesantes sobre todo por la manera como trabaja Swanberg con sus actores, volviéndolos participes de la trama, de la narrativa. Por ejemplo, en el capítulo 5, que cuenta con la presencia de la supermodelo Emily Ratajkowski, observamos el obscuro lugar donde la excitación existe en un artista. Un dibujante de novelas graficas que se deja querer por una fan (la famosa modelo) que lo vuelve parte de su arte, que consta de selfies. ¿Dónde queda el deseo, la fama instantánea y la relación de pareja en la era digital?

En otro capítulo una relación sensual lésbica adquiere tonos de amor cuando una de ellas cambia de hábitos alimenticios para poder entonar con su nueva pareja que es vegana; por ejemplo, la puerta del compromiso para llegar al amor. A través de Tinder otra pareja (Orlando Bloom y Malin Akerman) intenta salvar su relación tratando de armar un trío; el chiste viene cuando la persona que aparece es alguien conocido. Otro episodio parece la segunda parte de la cinta más comercial que ha hecho Swanberg hasta ahora, Drinking Buddies (2013); en el capítulo hay dos hermanos, y uno convence al otro de dejar la estabilidad y la vida “cómoda” para hacer una cervecería clandestina en el garaje, con todas las repercusiones que pueden existir con la esposa de aquél.

Es interesante la combinación que hace Swanberg (muchas veces él hace la foto de los proyectos que dirige) con el novel fotógrafo Eon Mora, que le brinda a la serie una tonalidad similar, simple pero elegante. Las locaciones en Chicago hacen de la serie algo distinto a todo lo que se rueda en Nueva York o Los Ángeles. Al contrario de muchas series que alargan la trama innecesariamente para cumplir con la duración necesaria, Easy parece perfecta para su duración, y la audiencia queda satisfecha y lista para más; esperemos que pronto se pueda producir otra temporada.

 

Twitter del autor: @psicanzuelo