*

X

Ve cómo Michael Moore pronosticó el triunfo de Trump hace unos meses atinando en los estados que se probarían definitivos

Política

Por: Pijamasurf - 11/09/2016

El documentalista Michael Moore lo vio venir, con una inusitada claridad

Pocas encuestadores y analistas pronosticaron el triunfo de Donald Trump. Parece que todos vivimos ya en nuestra burbuja y vemos sólo lo que de antemano creemos. 

Sin embargo, existen excepciones y una de ellas es Michael Moore, quien en julio en un programa de TV con Bill Maher detectó exactamente lo que estaba pasando, hasta el punto de señalar que Trump podría ganar los estados de Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Ohio, los cuales a la postre están probando ser definitivos junto con Florida.

Moore categóricamente señala que él cree que Trump iba a ganar. "Será la estrategia del BREXIT, la parte central de Inglaterra [en Estados Unidos son] Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Ohio. Todo lo que tiene que hacer es ganar estos estados... Mitt Romney perdió por 64 votos y estos estados otorgan 64 votos". Moore añade que él vive en Michigan y escuchó cómo Trump encendió a las multitudes diciendo exactamente lo que querían oír con un discurso nacionalista polarizador. 

Pocos creían que era posible que ganara Trump, no notando que las encuestas en recientes elecciones (como en el caso del BREXIT) no han sido muy precisas y en este caso existía una gran posibilidad de que hubieran votantes de clóset a favor de Trump, que habían sido enardecidos, alimentando el enojo que ya cargaban. Trump hábilmente utilizó el discurso antisistema, anticlase política, como señala Adam Curtis, lo mismo usando una retórica de Occupy Wall Street que una retórica fascista. Supo capitalizar lo emocional, en detrimento de lo racional y lo ético. A diferencia de Hillary, Trump logró conectar emocionalmente con la gente común y corriente, aunque esto fuera a través de emociones negativas. Más aún que un voto de miedo, fue el voto del enojo (el enojo en contra de Washington y las élites y el enojo y la animadversión que existe todavía entre razas en Estados Unidos; algunos incluso hablan de un voto de venganza en contra de un presidente negro). El triunfo de esta emoción no presagia un futuro muy amable que digamos. Sobre todo para las minorías y para la economía global, que ya está sintiendo una picada (en especial, el peso mexicano está por sufrir una caída histórica).

Por otro lado, Trump entendió mejor también la ecología mediática en la que vivimos, en la que ser el villano y tener comportamientos extremos en redes sociales genera más seguidores y no menos. O, como dice un analista político, el villano de un reality show es la estrella del programa. 

Otro analista que comprendió lo que estaba pasando fue Douglas Rushkoff; recomendamos que visites el sitio que ha montado este importante teórico de medios sobre el nuevo nacionalismo y la ecología mediática que hizo posible el triunfo de Trump.

Te podría interesar:

¿Qué significará para el mundo la fusión Bayer-Monsanto?

Política

Por: Pijamasurf - 11/09/2016

¿Debemos ponernos a temblar? La fusión de Bayer y Monsanto podría darle a este conglomerado control de la mayor parte de las semillas y pesticidas del mundo e instaurar un modelo transgénico global, además de crear un poderoso sistema de big data

En septiembre de este año se anunció la fusión de Bayer y Monsanto en una operación de 66 mil millones de dólares, la más importante del año empresarial. La operación aún tiene que pasar los obstáculos regulatorios, por lo cual no se llevaría a cabo propiamente hasta finales del 2017, según varios cálculos. Sin embargo, la adquisición de Monsanto por parte de Bayer ya genera enorme especulación e incluso planeación de la gigante farmacéutica alemana, que considera incluso eliminar el nombre de Monsanto para seguir vendiendo sus productos agrícolas sin la mala imagen que el nombre se ha ganado por el desarrollo de transgénicos y productos como el infame agente naranja, usado en la guerra de Vietnam. Por otro lado, el linaje de Bayer tampoco es tan pulcro, aunque esta compañía goza de mejor reputación en gran medida por la gran aceptación que tiene su producto estrella, la aspirina. Bayer introdujo la heroína como medicina para la tos a finales del siglo XIX y más tarde trabajó al servicio del partido nazi (algo que ciertamente no la hace única, ya que esto fue muy común entre todo tipo de empresas durante la Segunda Guerra Mundial).

Para muchos la unión de estas dos empresas es una muestra de cómo el poder corporativo supera ya al poder político y en este caso una unión que es vista como poco menos que maligna. El sitio Avaaz ha generado una petición para detener esta fusión (puedes participar aquí). Avaaz mantiene que: "Las corporaciones globales ya son demasiado grandes para ser reguladas, y la industria agrícola se concentra en las manos de seis empresas enormes. Unir a dos de las más gigantescas, con un terrible historial de abusos a nuestra salud y nuestros ecosistemas, es una idea horrible". Además, sostiene que Bayer produce pesticidas que están acabando con las abejas, lo cual es un problema global muy serio.

Si se consuma la fusión, esto significará que Bayer-Monsanto podrá proveer una especie de servicio único y definitivo para la granja, con un amplio abánico de pesticidas y semillas transgénicas. Se cree que llegarían a controlar hasta el 60% de las semillas, el 70% de los pesticidas y la mayoría de las patentes de los transgénicos del mundo. Expertos consideran que esto podría acabar con pequeñas empresas locales, algunas de las cuales aún defienden otro modelo de agricultura más tradicional. De acuerdo con un reporte, esto podría hacer "vulnerable todo el sistema de cosechas y ganado por su uniformidad". El otro tema que esta fusión permitiría es que la farmacéutica más la agrícola se conviertan en una poderosa fuerza de big data, controlando la información sobre las semillas, la tierra, el clima y nueva información genómica.

Bayer ya ha anunciado un plan para suministrar alimento a la población, como respuesta a un futuro donde el clima extremo afectará el suministro y la producción (se contempla utilizar alimentos transgénicos para subsanar esto). Lo anterior es parte de su programa Bayer Crop Science, la división de la compañía que podría absorber a Monsanto (eliminando el nombre negro de esta marca). Una lectura un poco más perversa, fincada ya en la teoría de la conspiración, nos podría sugerir que al controlar tanto la industria de los alimentos como la farmacéutica estarán haciendo un negocio redondo: un mundo que se alimenta de productos tóxicos (en el alimento, pero también en el ambiente) y que luego recibe los fármacos para paliar (y cronificar) los padecimientos que genera una alimentación como esta.