*

X
Una fina selección de tracks tempranos del maestro Dylan, la mayoría poco conocidos y que pueden ser inmejorable compañía para recorrer los caminos

La música temprana de Bob Dylan sabe a tierra de camino. A fin de cuentas su cause creativo nació ahí, en las aventuras carreteras y la libre sucesión de paisajes, en el nomadismo irreverente al cual todos nos hemos sentido alguna vez atraídos y que, con un poco de suerte, seguiremos experimentando ese llamado de vez en cuando –idealmente de forma periódica e inesperada.

Dylan saturó una vez más la prensa y las redes sociales con su reconocimiento Nobel. Pero lo cierto es que previo a esta distinción, Robert Allen Zimmerman recorrió ya miles, de hecho creo que millones, de millas. Su camino comenzó en Duluth, Minnesota, allá en 1941, y hoy es un navegante curtido como pocos, hecho en el trayecto, templado hasta lo incomprensible.

Quizá esta intimidad entre Dylan y el acto de andar, ese espíritu polizonte que irremediablemente transmite su obra, explica por que su música es un compañero inmejorable al momento de agarrar camino.

La playlist que a continuación compartimos, y que tiene una duración de 62 minutos, fue creada considerando tracks particularmente camineros, por eso la mayoría de éstos corresponden a su primera etapa, mucho más rural y entierrada; el segundo criterio fue procurar piezas que no se encuentran, con un par de excepciones, entre las más conocidas y celebradas. En pocas palabras se trata de una pequeña pero sentida porción de la cartografía “dyleana”.

 

1. “Man of Constant Sorrow” / Bob Dylan (1962)

Composición original del fino fiddler de Kentuky, Dick Burnette, quien la creó en 1913 bajo el título de “Farewell Song”. Esta canción fue elegida por Dylan para interpretarla durante su primera aparición en TV.

 

2. “Girl from the North Country” / The Freewheelin' Bob Dylan (1963)

Incluida en el segundo álbum de Dylan. En 1969 se grabó una versión memorable de esta pieza entre Dylan y Johnny Cash.

 

3. "Talkin' World War III Blues" / The Freewheelin' Bob Dylan (1963)

Influenciada por el subgénero talking blues creado por Woody Guthrie, fue una composición completamente espontánea de la cual se grabaron cuatro versiones previas la definitiva que se incluiría en el disco.

 

4. “Gospel Plow” / Bob Dylan (1962)

Una canción que es parte de la tradición musical folk de Estados Unidos y que Dylan covereó, con mucha actitud, en su primer álbum.

 

5. "When I Got Troubles" / No direction Home - The Bootleg Series Vol. 7 (2005)

En realidad fue compuesta en 1959, pero no fue hasta casi cincuenta años después que se incluyó en uno de los bootlegs. Una oda a la ligereza del existencialismo semi-rural. 

 

6. "Fixin' to Die" / Bob Dylan (1962)

Compuesta por Bukka White, esta pieza es una enérgica representante del delta blues, subgénero que se originó a orillas del delta de Mississippi.

 

7. "Gates of Eden" / Bringing It All Back Home (1965)

Destaca por su fina lírica, interpretada por Dylan, solo, con su guitarra y armónica.

 

8. “I Shall be Free” /  The Freewheelin' Bob Dylan (1963)

Canción polémica pues es una especie de remake de "We Shall Be Free" de Lead Belly, no fue especialmente celebrada por la crítica –aunque Dylan la eligió para cerrar su segundo álbum.

 

9. "Visions of Johanna" / Blonde on Blonde (1966)

Apreciado por su letra, este gran track ha sido covereado por múltiples músicos, entre ellos Greatful Dead.

 

10. “Baby let me Follow you Down” / Bob Dylan (1962)

Otro clásico de la tradición folk retomado por Dylan para incluir en su álbum debut.

 

11. "My Back Pages" / Another Side of Bob Dylan (1964)

Un encuentro con esa premisa que advierte: “el futuro no es lo que solía ser”, aquí Dylan comparte un poco de nostalgia con sabor a reinvención.

 

12. “Sad-Eyed Lady of the Lowlands” / Blonde on Blonde (1966)

Compuesta para la primera esposa de Dylan, Sara, es uno de los tracks más bonitos que ha creado el bardo de Minnesota.

 

13. "Lay Lady Lay" / Nashville Skyline (1969)

Se trata de un track sutilmente arrobador, en el cual escuchamos a un Dylan más claro, menos rural.

 

14. "Tangled Up in Blue" / Blood on the Tracks (1975)

Este track, con el cual cierra la playlist, quizá por su frescura redentora, rompe con dos de las inercias que caracterizan al resto de la selección: fue compuesto casi 15 años después del debut de Dylan, es decir corresponde a una etapa completamente distinta, y también es, tal vez junto con “Visions of Johanna”, la pieza más popular de las incluidas. 

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

 

 

Te podría interesar:
Estos relatos clásicos del subgénero rebelde de la ciencia ficción te mostrarán futuros posibles, emocionantes y aterradores

Desde que Julio Verne y otros precursores de la ciencia ficción comenzaran a aventurar hipótesis sobre la manera en que los avances tecnológicos cambiarían nuestras vidas, una sombra de duda asomaba de cuando en cuando y comenzó a crecer junto al género. Se proyectaban grandes utopías en las que el bienestar general, la armonía y la paz se alcanzaban.

Estas sociedades utópicas pronto encontraron a sus detractores en el terreno de la ficción. Novelas como 1984 de George Orwell o Un mundo feliz de Aldous Huxley, películas como Metrópolis de Fritz Lang o Alphaville de Jean-Luc Godard ponían en entredicho la neutralidad de las nuevas tecnologías y añadían a la ecuación la posibilidad de que éstas fueran utilizadas para perfeccionar la opresión mediante la fuerza, la confusión o el placer.

El ciberpunk nació desde ese lado de la moneda: ficciones protagonizadas por personajes marginados en mundos controlados por corporaciones globales, poblaciones alienadas mediante la tecnología que prometía liberarnos, mundos virtuales como espejos de la realidad. ¿Les suena?

Antes de que el destino nos alcance, les recomendamos estas ocho historias imperdibles de la tradición ciberpunk:

 

¿Sueñas los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick

Adaptada al cine por Ridley Scott en Blade Runner, esta es una de las novelas más famosas del paranóico más querido por todos. Situada en una tierra futura devastada por la radiación, un cazador de androides se enfrenta a la pregunta que titula el libro. La extinción de gran parte de la vida animal del planeta, la dificultad de distinguir entre humanos y androides, el exilio hacia el espacio, la nostalgia de vivir en un mundo condenado, esta novela lo tiene todo.

 

Terminator, de James Cameron

Esta película de acción de 1984 llevaría a la opinión pública algunas de las preocupaciones y temas principales del ciberpunk. El mundo es gobernado por las máquinas, a través de la corporación Skynet. Su plan para aplastar a la pequeña resistencia humana es enviar al pasado a un cíborg asesino con la misión de matar a la madre de John Connor, su líder, antes de que sea concebido. Este filme daría pie a una saga en la que la violencia y el terror ante un futuro dominado por la inteligencia artifical crece.

 

Neuromancer, de William Gibson

Otro de los clásicos literarios del ciberpunk: publicada en 1984, ganadora por triple partida del Nébula, Hugo y el Philip K. Dick Award; y la primera novela de Gibson. El universo en el que se desenvuelve fue presentado por primera vez en su cuento "Johnny Mnemonic" de 1981. En Neuromancer nos relata la historia de Case, un antiguo hacker al que le quitan mediante una droga su capacidad para navegar por el mundo virtual hasta que un hombre misterioso aparece ofreciéndole una cura a cambio de su ayuda para robar cierta información. El primer volumen de la trilogía Sprawl.

 

Liquid Sky, de Slava Tsukerman

Una película extremadamente peculiar. Lanzada en 1982 y con una buena recepción por parte de la crítica en varios festivales del mundo, nos cuenta la historia de un par de modelos rivales que se ven envueltos en una extraña incursión alienígena en busca de drogas. Los heroinómanos descubrirán que los visitantes prefieren las sustancias que despide el cerebro durante un orgasmo. Paranóica, extraña, e inspiradora. Protagonizada por doble partida por Anne Carlisle que también escribió el guión y quien, se rumora, también dirigió.

 

Schismatrix, de Bruce Sterling

Escrita en 1985, esta novela está ambientada en un mundo futuro en el que dos posturas se encuentran frente al dilema para resolver la colonización del resto del Sistema Solar y la explosión demográfica. ¿Cómo debería modificarse la humanidad para enfrentar los nuevos retos de esa nueva era? ¿A través de la modificación cibernética, como aseguran los Mecanistas? ¿Mediante los adelantos genéticos y el entrenamiento mental, como dicen los Formistas? No se trata de un diálogo sino de una brutal guerra fría en un mundo lleno de apasionantes y atemorizantes posibilidades.

 

Ghost in the Shell, de Masamune Shirow

Publicado por primera vez en 1989, este manga ha sido llevado al mundo de la televisión, los videojuegos, la plástica y el cine. Situado en un futuro cercano, seguimos de cerca los acontecimientos en uno de los frentes policíacos especializados en luchar contra el ciberterrorismo. En este universo las personas tienen cerebros electrónicos que les permiten conectarse directamente a una interfaz del mundo virtual. Las reglas y consecuencias dentro del universo virtual son tan contundentes y letales como en el mundo real.

 

Transmetropolitan, de Warren Ellis y Darick Robertson

Es el siglo XXIII un periodista gonzo llamado Spider Jerusalem destapa varios escándalos de corrupción exponiendo a políticos de la ciudad hedonista. Sus enemigos no esperarán sentados y este peculiar personaje se meterá en más de un problema. Ellis desarrolla con seguridad y fluidez su visión del mundo en temas diversos (filosofía, ciencia, poder, religión) mientras nos conduce por un mundo posible y transhumanista.

 

The girl who was plugged In, de James Tiptree, Jr.

Igual que algunas otras novelas en esta lista, esta novela de 1973 es ganadora del premio Hugo. En este mundo las computadoras también gobiernan pero permiten a los seres humanos controlar de manera artificial cuerpos cultivados. Cuando Philadelphia Burke, una joven de 17 años con deformidad, es escogida para ser una “remota”, controla el cuerpo de una chica perfecta de 15 años llamada Delphi y se vuelve una celebridad. Esta novela explora problemáticas de género y femenidad desde la visión del ciberpunk.

Y recuerden: si tiene alta tecnología y baja calidad de vida, seguro es ciberpunk.