*

X

Transfusiones de sangre de niños para combatir el envejecimiento... ¿nueva moda entre la élite?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/18/2016

Esta práctica, incluida dentro del campo de la parabiosis, podría popularizarse entre celebridades y millonarios alrededor del mundo

Desde tiempos inmemorables la humanidad ha perseguido algo cercano a la inmortalidad. El deseo de extender la vida lo más posible quizá responde a un ímpetu biológico que da continuidad al instinto más básico de todos, la supervivencia –aunque también podríamos considerar ingredientes como un narcisismo trascendental o un caprichoso apego por la vida.

Entre ciertos círculos, por ejemplo la élite mundial, la persecución de la larga vida, y en particular el combate del envejecimiento, podría ser aún mayor si consideramos que es un circuito intensamente estimulado por el ego, la vanidad y, en general, el poder. Y no es novedad que en estos contextos se recurre a tratamientos sofisticados, y obviamente muy costosos, para verse joven, mantener o extender la belleza física o neutralizar las consecuencias de estilos de vida pocos saludables. Sin embargo, uno de estos recursos, cuya existencia se ha rumorado desde hace ya un tiempo, tiene algo de escalofriante: realizar periódicamente transfusiones de sangre extraída a niños y reinsertada a adultos para mantener el organismo joven. 

Esta práctica, incluida dentro del campo de la parabiosis, podría ser más común de lo que imaginamos. De hecho, en una entrevista para el medio Inc.com, Peter Thiel, fundador de PayPal y quien por cierto apoyó a Trump en su campaña, definió este recurso como lo más cerca que la ciencia moderna está de crear una panacea antienvejecimiento. Y si bien Thiel ha afirmado que no ha "comenzado en forma" a someterse a estos tratamientos, Gawker reportó en algún momento que se rumoraba que este personaje gasta alrededor de 40 mil dólares cada 3 meses para hacerse de una transfusión sanguínea que proviene de un joven de 18 años.

Los primeros antecedentes de experimentos en torno a la parabiosis se registraron a mediados del siglo XX y se cree que hoy, aunque aún no se implementa de forma tan abierta y comercial, existen varias personas, entre ellas algunos de los más exitosos empresarios de Silicon Valley y celebridades de Hollywood, que podrían ya estar gozando de las "mieles" de esta práctica. 

El esquema recuerda un poco los escenarios imaginados (¿o semidescritos?) de las novelas de Breat Easton Ellis y, aunque aún no hay nada confirmado (como quizá jamás se confirmarán muchos de los hechos históricos que ocurren al interior de estos círculos), al menos sirve como un metafórico recordatorio alrededor de la ambición obsesiva y el ego inconmensurable que caracterizan a la cúspide de la élite mundial.

Te podría interesar:

Provocador cómic inspirado en Banksy muestra cómo la publicidad te manipula

AlterCultura

Por: Pijamasurf - 11/18/2016

Cómic hace reflexionar sobre los efectos nocivos de la publicidad

Un provocador cómic titulado Banksy-Taking the Piss, creado por Gavin Aung Than elabora una crítica a la publicidad que invade el espacio público con mensajes que manipulan a las personas y los tratan como autómatas cuyo sentido existencia es sólo consumir. 

De manera muy directa el cómic habla de una Corporación Global que es una especie de emblema de la corporatocracia en la que vivimos cuyo mensaje simplemente es Vive. Compra. Muere. A grosso modo a esto se reduce el significado de la existencia humana para el marketing y la publicidad de la sociedad en la que vivimos. Es un tanto reduccionista el mensaje del cómic pero no sin cierta verdad. Cuando le quitas toda la sofisticación, todo el brillo y todo el glamour del entretenimiento y el marketing, la mayoría de los anuncios simplemente están diciendo compra, compra, compra. Las imágenes y los mensajes que vemos en las ciudades son como depredadores que se alimentan de hacernos sentir inadecuados mostrándonos que no somos como el ideal que nos han hecho creer que debemos querer ser. Es a partir de esta sensación de que no somos suficientemente buenos que surge el deseo de comprar para paliar esa insatisfacción creada ilusoriamente.

El cómic llama al final de manera anárquica a apropiarnos del espacio público y resignificar los mensajes que pululan en las urbes, haciendo sentir menos a las personas. Crear una contrapublicidad, como lo ha hecho memorablemente en algunas ocasiones Banksy.