*

X

¿Qué significará para el mundo la fusión Bayer-Monsanto?

Política

Por: Pijamasurf - 11/08/2016

¿Debemos ponernos a temblar? La fusión de Bayer y Monsanto podría darle a este conglomerado control de la mayor parte de las semillas y pesticidas del mundo e instaurar un modelo transgénico global, además de crear un poderoso sistema de big data

En septiembre de este año se anunció la fusión de Bayer y Monsanto en una operación de 66 mil millones de dólares, la más importante del año empresarial. La operación aún tiene que pasar los obstáculos regulatorios, por lo cual no se llevaría a cabo propiamente hasta finales del 2017, según varios cálculos. Sin embargo, la adquisición de Monsanto por parte de Bayer ya genera enorme especulación e incluso planeación de la gigante farmacéutica alemana, que considera incluso eliminar el nombre de Monsanto para seguir vendiendo sus productos agrícolas sin la mala imagen que el nombre se ha ganado por el desarrollo de transgénicos y productos como el infame agente naranja, usado en la guerra de Vietnam. Por otro lado, el linaje de Bayer tampoco es tan pulcro, aunque esta compañía goza de mejor reputación en gran medida por la gran aceptación que tiene su producto estrella, la aspirina. Bayer introdujo la heroína como medicina para la tos a finales del siglo XIX y más tarde trabajó al servicio del partido nazi (algo que ciertamente no la hace única, ya que esto fue muy común entre todo tipo de empresas durante la Segunda Guerra Mundial).

Para muchos la unión de estas dos empresas es una muestra de cómo el poder corporativo supera ya al poder político y en este caso una unión que es vista como poco menos que maligna. El sitio Avaaz ha generado una petición para detener esta fusión (puedes participar aquí). Avaaz mantiene que: "Las corporaciones globales ya son demasiado grandes para ser reguladas, y la industria agrícola se concentra en las manos de seis empresas enormes. Unir a dos de las más gigantescas, con un terrible historial de abusos a nuestra salud y nuestros ecosistemas, es una idea horrible". Además, sostiene que Bayer produce pesticidas que están acabando con las abejas, lo cual es un problema global muy serio.

Si se consuma la fusión, esto significará que Bayer-Monsanto podrá proveer una especie de servicio único y definitivo para la granja, con un amplio abánico de pesticidas y semillas transgénicas. Se cree que llegarían a controlar hasta el 60% de las semillas, el 70% de los pesticidas y la mayoría de las patentes de los transgénicos del mundo. Expertos consideran que esto podría acabar con pequeñas empresas locales, algunas de las cuales aún defienden otro modelo de agricultura más tradicional. De acuerdo con un reporte, esto podría hacer "vulnerable todo el sistema de cosechas y ganado por su uniformidad". El otro tema que esta fusión permitiría es que la farmacéutica más la agrícola se conviertan en una poderosa fuerza de big data, controlando la información sobre las semillas, la tierra, el clima y nueva información genómica.

Bayer ya ha anunciado un plan para suministrar alimento a la población, como respuesta a un futuro donde el clima extremo afectará el suministro y la producción (se contempla utilizar alimentos transgénicos para subsanar esto). Lo anterior es parte de su programa Bayer Crop Science, la división de la compañía que podría absorber a Monsanto (eliminando el nombre negro de esta marca). Una lectura un poco más perversa, fincada ya en la teoría de la conspiración, nos podría sugerir que al controlar tanto la industria de los alimentos como la farmacéutica estarán haciendo un negocio redondo: un mundo que se alimenta de productos tóxicos (en el alimento, pero también en el ambiente) y que luego recibe los fármacos para paliar (y cronificar) los padecimientos que genera una alimentación como esta.

Te podría interesar:

El primer ministro de Bután recoge la basura de los caminos con sus propias manos y también tú deberías hacerlo

Política

Por: Pijamasurf - 11/08/2016

Una vez cada semana el primer ministro Tshering Tobgay se detiene a recoger la basura de las calles que lo llevan a su oficina, sentando un admirable ejemplo

El Reino de Bután es un pequeño país de menos de 1 millón de habitantes incrustado en la parte este de los Himalayas, cerca del Tíbet, Nepal, India  y Bangladesh. Bután es un país budista que en tiempos recientes ha servido de refugio de grandes maestros tibetanos como Dilgo Khyentse Rinpoche y tiene una concepción bastante especial de la vida. Hace unos años el rey Jigme Singye creó un ministerio para la felicidad nacional y creó el indicador de felicidad doméstica bruta a diferencia del indicador económico del producto doméstico bruto. La felicidad se convirtió en el verdadero indicador del progreso del país.

El rey abdicó del trono pese a estar en perfectas condiciones de salud y tener completa aprobación del pueblo para hacer una transición hacia la democracia, la cual está siendo conducida por su hijo Jigme Khesar Namgyel Wangchuck, quien subió al trono en el 2006. El primer ministro Tshering Tobgay es parte importante de esta transición y un formidable ejemplo de ética para mandatarios en otros países.  

Tshering Tobgay publicó estas imágenes en su Facebook (el cual es un excelente ejemplo de manejo de las redes sociales para cualquier político), en las que aparece recogiendo la basura, para motivar a las demás personas a que hagan lo mismo. El primer ministro publicó la siguiente frase del rey, a la cual parece estar respondiendo: "Donde vivimos debe ser un lugar limpio, seguro, organizado, bello, con el fin de cuidar la integridad nacional, el orgullo y nuestro brillante futuro. Estas cosas también son construcción de nación". Tshering Tobgay explicó que ya que "nuestros vecinos insisten en tirar su basura en nuestro caminos, he decidido tomar cartas en el asunto: recogeré basura en camino a la oficina una vez cada semana. Ayúdenme recogiendo desechos tirados cuando vayan a la oficina o regresen de la misma. Y si de todas maneras van a hacerlo, al menos ayúdenos dejándola a un lado del camino, ya que es más fácil de recoger. Recoger basura tirada hasta el fondo de los caminos quita mucho tiempo, es difícil y peligroso".

Un extraordinario ejemplo que aplica para numerosos países en el mundo que tienen esta pésima costumbre.