*

X

Los músicos son tres veces más depresivos que el resto de la población, según estudio

Arte

Por: Kin Navarro - 11/24/2016

Una encuesta realizada en Inglaterra a personas que trabajan dentro de la industria musical revela que los músicos se están enfermando

La música nos puede transportar hacia cualquier lugar, desde cualquier emoción y a cualquier época rápidamente. Entre compases descubrimos las significativas palabras de los poetas del pasado y el presente o las eternas melodías y progresiones que nos elevan a significados que van más allá de las palabras. Bailar, reír, llorar, gozar, sufrir: la música es el espejo sonoro del mundo.

Tristemente los músicos (y cualquiera que se dedica a una actividad artística) alrededor del mundo están pasando por una época difícil.

Pese a la facilidad con que pueden hacer llegar su música a miles de personas en todo el mundo con menor costo y mayor rapidez, los músicos no resultan completamente beneficiados por ello. La venta de álbumes no es algo que fácilmente signifique enriquecerse, ni siquiera llegar a pagar la renta; en estos años dependen cada vez más de las ganancias derivadas de sus presentaciones en vivo.

Un estudio reciente –que publicó la asociación Help Musicians UK, y hecho con ayuda del MusicTank, de la Universidad de Westminster– titulado "¿Hacer música te puede enfermar?" se basó en las respuestas de 2 mil 211 profesionales de la industria de la música para concluir que sí, un poco. Estos son algunos resultados:

Un 65% dijo haber sufrido depresión y el 71% dijo haber experimentado ansiedad y ataques de pánico. Por comparación el 19% de la población inglesa arriba de los 16 años sufre de ansiedad, depresión o ambas.

Estas cifras sugieren que trabajar en la industria musical inglesa deriva en mayores posibilidades de desarrollar enfermedades mentales, vivir con niveles extremos de estrés y padecer desordenes musculares y óseos. También hay una importante brecha de género, muchas de las encuestadas reportaron sexismo, acoso y una dificultad enorme para balancear obligaciones familiares con el estilo de vida que se exige de los músicos.

El 22 de noviembre se celebra el Día del Músico en honor a Santa Cecilia, mártir cristiana y santa patrona de los músicos. Se le relacionó cada vez más con este arte luego de ser representada pulsando diversos instrumentos de cuerda en los cuadros de varios pintores renacentistas. Dedicarse a la música podría ser una celebración continua, no un sufrimiento martirizante por cubrir los gastos mínimos para vivir. 

¿Qué encontraríamos si aplicáramos la misma encuesta en otros países sin la amplia y sólida industria musical inglesa, uno de los países con la más larga tradición de artistas con mayor exposición internacional del mundo?

Te podría interesar:

Bailando por sobre el caos: increíbles imágenes de bailarinas de ballet en la Ciudad de México

Arte

Por: Pijamasurf - 11/24/2016

El fotógrafo Omar Robles ha creado un hermosa serie de imágenes en las que explosiones de ballet transfiguran las calles de la CDMX

Ante la brusquedad de la selva de concreto que es la Ciudad de México, la delicadeza del ballet es como un aire fresco que purifica toda la contaminación ambiental, visual, sonora y psíquica de esta urbe. Imágenes que sugieren la posibilidad de una percepción alterna de la realidad, donde el arte es sanación, o al menos la imaginación de otro orden de lo posible, como convertir la realidad en un sueño más ligero. 

El fotógrafo Omar Robles, basado en Nueva York, ha realizado una preciosa serie de fotos en la Ciudad de México en la cual lleva a bailarines de ballet a las calles de esta ciudad que se caracteriza por su tráfico y ajetreo, pero que detrás de esto contiene secretos de gran belleza. Robles antes había hecho algo similar en Cuba (su trabajo puede verse en este enlace).

Robles estuvo en la ciudad de México en octubre cerca de las fechas del Día de Muertos y captó los colores vibrantes de esta ciudad bajo la presencia refrescante de los bailarines, que sirven como especie de ángeles en estas imágenes. La serie se titula In the Land of the Living.

 

La gracia que caracteriza a las bailarinas de ballet contrasta con las calles duras de la ciudad pero a la vez opera una especie de transfiguración que revela la belleza urbana, mostrando que las cosas dependen de cómo las vivamos. Si somos capaces del equilibrio y la gracia de una bailarina de ballet, las cosas cobran una magia sensorial y una cierta luz. 

Robles señala que su intención es mostrar que México es realmente muy hermoso (algo que a veces se les escapa a los propios mexicanos) y agrega que su intención es celebrar la unidad, no la separación. Sus imágenes cumplen con este cometido y a la vez muestran el poder de la danza y del arte en general para reencantar el espacio.