*

X

Miles de esferas de hielo aparecen misteriosamente en la costa de Siberia (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/12/2016

Las gélidas costas siberianas se vieron invadidas por miles de esferas de nieve que súbitamente cubrieron las playas

Siberia es sin duda uno de los lugares más inhóspitos y a la vez más hermosos del planeta. Tierra de chamanes y soledad, ubicada en el extremo norte a la altura de Rusia, aquí las fuerzas naturales están lejos de haberse domesticado y los pocos pobladores se adaptan por completo a las pautas que marca el clima. 

Entre los múltiples misterios que arropa Siberia, ya podemos incluir un extraño fenómeno registrado desde hace 1 mes. Se trata de la masiva formación de esferas de nieve en las costas siberianas. Algunas de éstas miden hasta 1m de diámetro y conforme se acerca el invierno van aumentando su tamaño. Por ahora una porción de casi 20km de costa, cerca del poblado de Nyda, se ha tapizado de estas esferas.

Aún no está del todo claro a qué se debe la formación de estas por cierto hermosas piezas, pero se sabe que algo tienen que ver con que Siberia está cerca de alcanzar su récord histórico de bajas temperaturas y al parecer el oleaje es el encargado de aumentar el tamaño de las esferas –cuando rompe la ola y alcanza la esfera la hace rodar hacia atrás y luego hacia delante, provocando una mayor acumulación de nieve en torno a su centro.

Diversos especialistas han alertado sobre que estas esferas sugieren, entre otras cosas (incluidos enigmas), la posibilidad de que un violento invierno azote a las latitudes más bajas, entre ellas Estados Unidos. 

En todo caso, por ahora no queda algo mejor que hacer con ellas que contemplar el espectáculo que protagonizan y disfrutarlo.

 

 

 

 

Giant snow balls in Nyda, Russia. Photo posted Nov. 3, 2016.

 

 

A resident of Nyda, a Russian village on the Yamal Peninsula above the Arctic Circle, sits in a field of naturally formed snowballs, in a photo posted Nov. 3, 2016.

 

Imponentes paredes de agua viajando a la velocidad de un tren descarrilado son parte del arsenal de la naturaleza

Las olas son parte del movimiento mismo del océano cuando toca tierra en las costas del mundo: su tamaño, dirección y fuerza depende de muchas variables, como el viento, la presencia de fenómenos como huracanes, tormentas o incluso maremotos, así como del fondo marino y la presencia de arrecifes de coral.

A medida que las olas se aproximan a tierra (lugar donde los surfistas pueden aprovecharlas), la energía que las impulsa hacia adelante no tiene otra dirección a donde ir que hacia arriba, lo cual genera crestas majestuosas de espuma cuando la gravedad hace lo suyo. Lo anterior no aplica a los tsunamis, porque la energía que las impulsa es demasiado fuerte, puesto que viene de movimientos debajo del fondo marino. 

Estas son algunas de las olas más monstruosas y majestuosas jamás registradas:

 

Teahupo’o, Tahití: 7 metros

Estas olas aún son “surfeables”, aunque los conocedores dicen que su caída es una de las más pesadas.

 

El dragón de plata: 9 metros

Llamada apropiadamente “el dragón de plata”, esta ola es producto de la marea de Hangzhou sobre el río Qiantang, que corre en dirección opuesta al río.

 

Banzai Pipeline: 9.144 metros

Ubicada en Oahu, Hawaii, es una de las más peligrosas olas para surfear, pues si te caes de la cresta entras directamente en el arrecife de coral. Se cree que al menos diez personas han muerto en el lugar.

Andy irons en el Billabong Pipeline Masters 2009

Tsunami del Índico: 15 metros

En el 2004, un tsunami afectó las costas del océano índico viajando a unos 800 kilómetros por hora y adentrándose más de una milla en la tierra. Cobró un aproximado de 200,000 vidas, lo cual la vuelve la ola más mortífera registrada.

 

Nazare, Portugal: 24 metros

Un punto obligado de los mavericks de olas grandes, Nazare produce olas inigualables que pueden observarse desde un mirador. En 2011, el surfista Garrett McNamara impuso el récord mundial al surfear una ola de 24 metros. En 2013, McNamara afirmó haber surfeado una ola de 30 metros en el mismo sitio, pero su altura nunca fue confirmada.

McNamara en Nazaré (via travelandsurf.com)

Mar de Noruega: 26 metros

Las “olas vagabundo” u olas monstruo son olas que aparecen espontáneamente y que hasta 1995 se creía que eran un mito. El año nuevo de ese año, la guardia costera noruega documentó una ola de 26 metros. La explicación de este fenómeno puede ser que dos o más olas se encontraron en el mar y alinearon sus crestas para formar entre todas una más grande, pues se registraron al menos 20 olas alrededor de la mayor.

 

Bahía de Lituya, Alaska: 30 metros

Un terremoto seguido de un deslave en 1958 provocó una ola de 30 metros, el mayor tsunami jamás registrado. La ola entró a tierra y se llevó a su paso el bosque de Lituya. Al menos cinco personas murieron, pero los daños a propiedad fueron mínimos dado que se trataba de un lugar con poca infraestructura.