*

X

Las 5 teorías de conspiración más increíbles (y disparatadas) de la música

Arte

Por: Kin Navarro - 11/17/2016

Estas disparatadas teorías podrían cambiar por completo la forma en que percibes a tus músicos favoritos

La necesidad de algunos de explicar y comprender sucesos trágicos no tiene límites. Es tal el ímpetu que sienten por poner orden al mundo, de proyectar siempre un sentido o un significado a hechos que simple y sencillamente podrían no tenerlos, que resulta más sencillo idear grupos secretos con poder infinito manipulando todo y a todos; cualquier teoría disparatada con tal de no afrontar los hechos en su simple y llana aleatoriedad.

Gracias a la velocidad a la que puede correr la información en Internet, muchas teorías de conspiración políticas o galácticas han ganado cierta popularidad entre los ingenuos cuya suspicacia alcanza apenas para sospechar que el orden verdadero del mundo se explica gracias a la voluntad de miembros reptilianos de algún club masón secreto.

El mundo de la música no es inmune a esta clase de pensamiento; abundan las teorías en las que estrellas internacionales de diferentes géneros musicales resultan envueltas en sofisticadas tramas que buscan engañar al público. Aquí algunas de ellas:

 

Los Beatles nunca existieron

Muchos hemos escuchado de aquella teoría sobre la muerte de Paul McCartney y de cómo fue reemplazado por un policía canadiense muy similar a él llamado Billy Shears, incluso varios afirman que hay pistas indiscutibles en portadas, fotografías y varias canciones del cuarteto.

Pero nada como la aún más grande y paranoica teoría de que el grupo en realidad nunca existió. No al menos como nos lo presentaron. Para los creadores de esta teoría resulta claro, luego de medir diferencias entre sus estaturas, tamaño de orejas, dientes y cejas, que en realidad se trata de una serie de actores contratados para mantener una boy band creada con el fin de transformarse en el grupo más popular del mundo. Vaya, tuvieron éxito y nos engañaron, malditos.

 

Avril Lavigne está muerta

Al menos la verdadera Avril lo está. De acuerdo con este sitio brasileño, la verdadera Avril pasó muchas dificultades luego de alcanzar la fama por el lanzamiento de su primer disco. Poco después su abuelo murió y la presión para comenzar a trabajar en su nuevo material fue demasiado para ella así que, en un arranque depresivo, decidió quitarse la vida.

Afortunada o desafortunadamente para su familia y la compañía de discos, Avril contrató 2 años antes a Melissa Vandella, una chica muy parecida a ella, para despistar a los paparazzi que la acosaban. Luego de descubrir la muerte de la joven estrella, decidieron guardar silencio y lanzar en su lugar (Verdadera Avril R.I.P.) a Melissa (Falsa Avril).

Después de algunos años el creador del blog desmintió esto explicando que se trataba de un experimento para demostrar la credulidad de la gente sobre lo que se dice en Internet. (Lo cierto es que sus ondas cerebrales fueron manipuladas a distancia por la compañía para mantener el negocio, guiño-guiño).

 

Kurt Cobain escribió los hits de su asesina

El amor tenía preparada una macabra sorpresa para el joven matrimonio rockero. Aquel año, luego de una ardua preparación el grupo de Courtney Love, Hole, estaba listo para sacar su segundo --y el que sería más exitoso-- álbum: Live Trough This. Es precisamente por la gran recepción que tuvo entre el público que muchos sospechan que la composición de las canciones no es de Courtney Love ni Eric Erlandson, guitarrista de Hole, sino del mismísimo Cobain.

El disco fue lanzado tan sólo algunos días después de que se halló a Kurt Cobain muerto en su casa de Seattle. Este detalle le valió a Love encabezar la lista de sospechosos del que, aseguran muchos, fue en realidad un asesinato. Según esta teoría, Kurt no fue quien disparó. El testimonio de Tom Grant, el detective privado que Love contrató para encontrar a Kurt luego de que éste abandonó un centro de rehabilitación, ha sido crucial para mantener viva la desconfianza hacia ella. Durante la autopsia se encontró tres veces la cantidad letal de heroína en su sangre y ninguna huella digital de Cobain. ¿Cómo jaló el gatillo tan drogado? Los escépticos afirman que ya tenía algo de práctica.

 

John Lennon fue asesinado por Stephen King (y la CIA)

Luego de una exitosa carrera como actor, la persona conocida como “John Lennon” fue asesinada por Mark David Chapman. Su pareja, quiza una de las mujeres más detestadas del planeta, Yoko Ono, declaró al día siguiente que “no habría funeral para John”. Poco después las teorías de conspiración comenzaron a florecer.

Entre las versiones favoritas del por qué se habla mucho del papel que Lennon tuvo en los movimientos pacifistas de los 70 y las fricciones que tuvo con Nixon, de ahí que éste haya encargado a la CIA eliminar al incómodo huésped (otros aseguran que fue por decir que el LSD fue inventado por la CIA). Por supuesto, la mejor forma que encontraron para entrenar a su asesino fue hacerle leer Catcher In The Rye, novela de J. D. Salinger, pues en realidad se trata de un libro diseñado para activar a los asesinos seriales latentes.

 

En todo caso, Chapman sólo era un señuelo, de acuerdo con estas teorías. La mente maestra detrás de sus movimientos era el escritor oriundo de Maine, Stephen King. Steve Ligthfoot, autor de esta revolucionaria teoría, logró descifrar un código secreto de comunicación gubernamental a través de revistas y periódicos que apuntan hacia Nixon, Reagan y King. En la foto anterior se muestra claramente que el que aparece al fondo lejos de ser Chapman es, redoble de tambores, Stephen King.

 

 

Bob Marley fue asesinado por la CIA

La figura internacional más emblemática del reggae también hizo enojar a la inteligencia estadounidense. Su música bailable, amigable y pacifista ofendió mucho a varios agentes, pues veían en él un obstáculo para su plan de desestabilización de la izquierda en Jamaica durante los 70. Al parecer se oponía activamente a ellos. Según se dice, los rifles de asalto fallaron varias veces, así que tuvieron que ser un poco más creativos.

El documentalista Carl Colby, hijo del director de la CIA en ese entonces, William Colby, logró pasar la seguridad del cantante y localizar el lugar donde se quedaba su grupo para regalarle un par de botas. Un gesto inofensivo hasta que descubres que adecuaron un alambre envenenado dentro; una vez que Bob se las probó, estaba acabado. El veneno era especial y le provocó el famoso cáncer en el pie, el que todos alegan que fue el verdadero asesino. Con sólo 36 años y luego de rehusarse a amputar su pierna con un tumor que terminó por hacer metástasis, Marley murió, legándonos algunos de los reggaes más memorables de la historia.

Ten cuidado; en cualquier momento, en cualquier lugar, tú podrías ser el siguiente (que se invente una de estas teorías para llamar la atención).

Te podría interesar:

Cómo desarrollar la creatividad según Bob Dylan

Arte

Por: pijamasurf - 11/17/2016

El más reciente y polémico premio Nobel de literatura comparte algunos consejos para cultivar la creatividad

Pocos compositores han logrado influir tan decisivamente en la historia de la música como Bob Dylan. Actualmente, el arte de escribir canciones no sería lo mismo sin él. Es un eslabón destacado en la larga cadena de compositores, herederos de una amplia tradición. Pete Seeger afirma que “hay una elegancia infalible en las palabras de Dylan, casi una belleza bíblica que ha sustentado a sus canciones a lo largo de estos años”.

En 1991, el autor Paul Zollo entrevistó a Bob Dylan y Seeger incluyó dicha entrevista como parte de su compilación Songwriters on songwriting. El volumen contiene conversaciones con grandes músicos y letristas como Suzanne Vega, Leonard Cohen, Neil Young, Carole King y David Byrne. Cada uno comparte algunas observaciones sobre el noble oficio de escribir canciones, además de relacionarlo a su trabajo creativo en otras disciplinas.

Dylan destaca en la entrevista que "es bueno poder establecerse en un entorno donde puedas aceptar por completo todo lo que tu inconsciente traiga desde la maquinaria oculta de tu mente, llegar a un punto en el que puedas controlarlo y comenzar a escribirlo".

Como muchos creadores, Dylan valora más el aspecto inconsciente de la creación que aquello que proviene de una deliberación racional y calculada. Como sabían los antiguos griegos, la musa no puede ser controlada, sólo se le puede dar la bienvenida:

Para mí, las mejores canciones, mis mejores canciones, fueron escritas a gran velocidad. Sí, muy rápido. Casi en el mismo tiempo que tomó ponerlas en el papel mientras las iba pensando. Uno debe mantenerse en la zona del inconsciente y ser capaz de sacar material de ahí, es el estado mental ideal.

Contrario a otros autores como Charles Bukowski, que afirmaba que el “ambiente adecuado para escribir” era sólo una ilusión, o E. B. White, quien aseguraba que el escritor que espera las condiciones ideales para ponerse a trabajar moriría sin haber escrito una sola palabra, Dylan considera que ese estado de creatividad óptimo para la mente se puede inducir bajo las condiciones adecuadas:

El ambiente para escribir una canción es extremadamente importante. Debe acercar algo dentro de mí que necesita ser sacado. Es algo contemplativo, un reflexión... Debes ser capaz de acceder a los pensamientos que atraviesan tu mente. Primero que nada, hay dos clases de pensamientos: los buenos y los malos. Ambos navegan tu cerebro. Algunos están más cargados de unos que de otros. De cualquier manera, nos recorren y debes ser capaz de lidiar con ellos, sacarlos. Si quieres ser escritor de canciones o intérprete y cantante debes deshacerte de todo ese peso mental porque no significa nada, esos pensamientos sólo te jalonean de un lado a otro, es importante saber aprovecharlos.

El entorno puede ser decisivo. Hacen falta ambientes pacíficos y estimulantes que den pie a la creación:

Hay algo fundamental para sobrevivir a esa situación, tener algún lugar en el que puedes observar esos pensamientos sin que te afecten. Un lugar donde puedas añadir algo al asunto en lugar de sólo tomar, tomar, tomar. Igual que en muchas otras situaciones, parece que sólo así lo vivimos. Tomar, tomar, tomar. ¿Qué hay para mí? ¿Qué gano yo? Y esa clase de pensamiento que se mantiene vigente.

Cuando Zollo le pregunta a Dylan si se ve como el poeta vivo más grande que existe, como dijo Van Morrison, él contesta:

A veces. Está dentro de mí. Ser un poeta es algo que se lleva por dentro pero es por completo dedicación. Una gran dedicación. Los poetas no conducen autos (ríe), no van al supermercado. No sacan la basura ni se afilian a clubs o tienen hobbies. Los poetas ni siquiera hablan por teléfono, ni le hablan a nadie. Los poetas escuchan mucho y usualmente saben por qué son poetas (ríe). [...] Viven de una manera bondadosa y bajo su propio código de bondad. Y mueren en bancarrota o ahogados en lagos, los poetas suelen tener finales tristes.

Cuando la conversación versa sobre Shakespeare, se menciona la discusión sobre si se trataba de la misma persona o de varios autores, una polémica que refleja lo difícil que resultó para el público asumir que tan magnifica obra haya provenido de la misma mente, y Dylan afirma: “La gente tiene problemas para aceptar cualquier cosa que los abrume. [...] A ningún artista (y en general a nadie) le hace bien pensar constantemente en cómo serán percibidos el día de mañana, qué opinión se tendrá de ellos. Eso te lastima a la larga”.
Más adelante, Zollo vuelve a preguntarle sobre el arte de escribir canciones:

Madonna es buena, tiene talento. Pone toda clase de cosas en su material, ha dominado su estilo... es la clase de reto que lleva años y años perfeccionar hasta hacerlo de forma natural. Y se necesita sacrificar muchísimo para poder hacer eso. Sacrificio. Si quieres triunfar debes sacrificar mucho. [...] La evolución de una canción es como una serpiente que se muerde la cola. Así es su evolución. En cuanto llegas a su punto encuentras tu fin. [...] Mis canciones no son sueños, tienen una naturaleza más receptiva... para mí, aparecen cuando las necesito. Tu vida no tiene que estar pendiendo de un hilo para escribir una canción. Es un poco así pero necesitas estar fuera de la situación para hacerlo. Por eso mucha gente, entre ellos yo, escribe canciones sobre cómo, de una u otra manera, la sociedad los ha rechazado. Debes ser capaz de retratar eso verdaderamente. Alguien que nunca ha estado verdaderamente fuera sólo lo puede imaginar.

El mundo no necesita más canciones, de hecho si nadie escribiera más canciones el mundo no sufriría por ello, a nadie le importa. Hay suficientes canciones que puede escuchar la gente si es que eso quieren. Podrías mandar a diario cientos y cientos de canciones a cada hombre, mujer y niño sobre la Tierra sin que se repitiera ni una sola. Ya hay suficientes canciones. A menos que alguien venga con el corazón puro y tenga algo que decir, podría cambiarlo todo. Cualquiera puede escribir canciones, todos tienen una gran canción no escrita, como esa gran novela que vive en ellos.