*

X

Exploradores rusos encontraron en el Ártico una base secreta y reliquias de los nazis

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/03/2016

Una expedición rusa en el Ártico parece confirmar lo que por mucho tiempo fue rumor: el establecimiento de una base de operaciones del régimen nazi en el extremo del planeta

No sin cierta inclinación al ocultismo y la conspiración paranoica, de Adolf Hitler se dice que tenía intenciones secretas y manifiestas de conquistar el mundo. Tal cual. Ninguna persona en toda la historia de la humanidad lo ha logrado, si bien unos pocos –Alejandro Magno, Gengis Kan– estuvieron muy cerca. Hitler, se dice, quería pertenecer a ese selecto grupo e incluso superarlo, para así implantar el primer régimen en durar más de mil años.

Estas ideas podrían ser descartadas de no ser porque las estrategias del nazismo tienen algunos cabos sueltos que es difícil explicar coherentemente. Uno de estos, sobre el que se había especulado mucho, era la supuesta instalación de una base secreta de operaciones en el Ártico, una zona inhóspita y sin embargo notablemente simbólica. Ahí se encuentra uno de los polos magnéticos de la Tierra, lo cual, aunque es un hecho físico, también ha sido interpretado desde ciertas creencias del pensamiento mágico; otros asocian la zona con encuentros alienígenas y por su inaccesibilidad y su lejanía se le considera una excelente locación para realizar labores secretas.

Todo esto, como decíamos, se mantendría en la especulación de no ser porque hace unos días científicos rusos aseguraron haber encontrado una base secreta nazi en una isla del archipiélago ártico conocida como Tierra de Alexandra, la cual se encuentra dentro de los límites territoriales de la Federación de Rusia.

Hasta ahora, la existencia de esta base se suponía pero sólo por rumores. Su construcción se realizó por órdenes directas de Hitler y fue bautizada como "Schatzgräber", que en alemán significa “buscador de tesoros”. Asimismo, se decía que se trataba de una estación para medir el clima de la zona, en operaciones de 1943 a 1944 y evacuada en condiciones extremas, luego de que el personal resultó envenenado por comer carne de oso polar infestada de nematodos, a lo cual se vieron obligados luego de quedarse sin provisiones. Cabe mencionar que esto último nunca fue verificado, y más bien se contaba como una historia sin fundamento real.

Más de 70 años después de estos incidentes, la susodicha expedición de Evgeny Ermolov y otros investigadores del Parque nacional Ártico Ruso encontraron la base y, dentro de ésta, una buena cantidad de objetos nazis, tales como cruces gamadas, documentos y otros relacionados con la supervivencia cotidiana en el lugar.

Una de las preguntas inevitables ante este descubrimiento es qué buscaba Hitler con una base en el Ártico. Se cuenta que en el Ahnenerbe, la institución del régimen encargada de las “investigaciones” que demostraban la superioridad de la raza aria y su derecho a dominar la humanidad, creían que quizá en el Ártico estaban sepultadas reliquias con poderes sobrenaturales, dejadas ahí por los primeros y míticos pueblos nórdicos.

Si esto es cierto, ¿aún habrá forma de saberlo?

Científicos intentan explicar qué es lo que determina si seremos zurdos o diestros

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/03/2016

Aunque parezca superficial, esta pregunta es uno de tantos misterios por resolver con respecto al homo sapiens

Desde que tomas un crayón en tu mano las miradas están sobre ti y habrá más miradas aún si en lugar de tomarlo con la diestra lo haces con la siniestra, es decir, con la mano izquierda. Pues las mismas palabras que se usan para describir ambas manos ya tienen una connotación moral, mientras que diestra o derecha, también implica “capacidad y habilidad especial”, siniestra o izquierda también significa “que está hecho con perversidad o malas intenciones”. En efecto, hubo un prejuicio medieval contra los zurdos, pero no esto no significa que haya algo mal en la preferencia de una mano sobre la otra. Sin embargo, la ciencia aún está investigando qué hay detrás de esta elección, es decir ¿qué determina si seremos diestros o zurdos?

 

Para responder a esta pregunta los investigadores han observado a los chimpancés y descubierto que tienen una tendencia a escoger una mano favorita para diferentes tareas. De hecho, cuando los estudiosos de estos primates observaron a los chimpancés en su entorno natural, se dieron cuenta de que la mitad eran zurdos y la otra mitad diestros. Mientras que cuando de humanos se trata sólo uno de cada diez es zurdo. Quizá una clave esté oculta en la dentadura de los neandertales, ya que un patrón en los incisivos frontales revela qué mano pudo haber estado sosteniendo la comida con más frecuencia. Es interesante que los neandertales también presentan una relación entre zurdos y diestros de uno cada diez. 

 

De tal forma que los científicos han concluido que la predominancia de los diestros tiene un origen genético. Sin embargo, los genetistas aún intentan identificar qué piezas de nuestro ADN se encuentran involucradas. Algunos señalan la posibilidad de que existan más de 40 genes involucrados, pero aún no pueden contestar la pregunta de qué es lo que determina si seremos zurdos o diestros. 

 

Aunado a esto, ha habido un largo debate sobre cómo ser zurdo afecta el cerebro. Con respecto a esto el psicólogo Chris McManus, autor de Mano derecha, mano izquierda declara que:

 

Los zurdos varían mucho más en la forma en la que su cerebro se organiza. Mi corazonada personal es que los zurdos son más talentosos pero también sufren deficiencias. Si eres zurdo puede ser que por ti mismo te des cuenta de que tu cerebro está organizado de una manera un poco inusual y de repente te provee de habilidades que otras personas no tienen. 

 

Sin embargo no todos en la comunidad científica están de acuerdo con McManus y más opiniones se suman al debate que está lejos de llegar a una conclusión. Sobre todo por el desconocimiento que tenemos de los orígenes detrás de esta preferencia, cuyas causas se suman a la larga lista de misterios detrás de la evolución humana y los orígenes del hombre civilizado tal y como lo conocemos.