*

X

Este mapa del placer femenino es una metáfora del sexo como exploración permanente (ILUSTRACIÓN)

Salud

Por: pijamasurf - 11/15/2016

Esta ilustración de Curt Montgomery, artífice del proyecto "Regards Coupables", nos invita a mirar el sexo como una exploración permanente y vivificadora de la existencia

El sexo es sencillo, pero el placer sexual puede tener ciertas complicaciones. Como humanos que somos, nuestra naturaleza es doble: por un lado tenemos nuestros impulsos, aquello biológico con lo que nacemos, pero quizá aún más importante es la cultura que se impone a eso y que desde cierta perspectiva es incluso una especie de segundo código genético que guía nuestras acciones, en prácticamente todos los aspectos –y el sexo no es la excepción.

En esa dualidad nace a veces la dificultad. Como sabemos la cultura también tiene su lado oscuro, sus intenciones represivas, su voluntad de censura, todo lo cual se ha enfocado especialmente en lo sexual.

La imagen que ahora compartimos es obra del ilustrador Curt Montgomery, mejor conocido por su proyecto Regards Coupables, que cuenta con una importante audiencia en Internet. Como rasgo distintivo cabe mencionar que las imágenes de Montgomery son usualmente minimalistas, pero no por ello menos elocuentes.

Sin embargo, al hablar sobre ella no pretendemos que sea tomada al pie de la letra, como una representación cartográfica del cuerpo femenino y las acciones que supuestamente se deben emprender para suscitar su placer.

Mejor sería considerar la ilustración como una metáfora de aquello a lo que invitan los mapas: a explorar. Quizá esta imagen nos sugiere que el sexo y el placer eróticos son ante todo y siempre una labor de exploración, una tarea constante y acaso tan inagotable como la energía sexual misma, como el deseo que nos mantiene enamorados de la vida en sí, vivificados.

¿Qué dice tu tipo de sangre sobre tu personalidad? ¿Con quiénes eres más compatible?

Salud

Por: pijamasurf - 11/15/2016

Al igual que las premisas astrológicas o las artes adivinatorias según ciertos eventos, existe una teoría en Japón que señala al tipo sanguíneo como un revelador de la personalidad

Se dice que la sangre es el elemento más preciado que conserva el hombre. Dicho esto, no sorprende saber que en lugares como Japón, la sangre determina, inclusive, el carácter de una persona, una fascinante alegoría que la evidencia como esa sustancia que lo contiene todo y que demuestra perfectamente quiénes somos y de dónde venimos.

En 1900 el científico austríaco Karl Landsteiner descubrió que existían diferentes versiones sanguíneas y las catalogó en un sistema de letras: ABO. De esta manera, no sólo incursionó en las temáticas médicas sobre la seguridad de las transfusiones de sangre, también fabricó la clasificación de las personas según su tipo sanguíneo a nivel social, teniendo como portavoces primarios a los nazis y su afirmación de las razas puras. Prontamente, en los años 20, un japonés de nombre Takeji Furukawa incursionó en el tema de la sangre y la personalidad. Apenas fuera un tanto viable su propuesta, el gobierno japonés comenzó a realizar pruebas reclutando soldados según sus “habilidades” sanguíneas. Y aunque esto no logró la aprobación total de la teoría, hoy en día en este país se sigue creyendo con alta fidelidad en su posibilidad. De hecho, en muchas entrevistas de trabajo es normal que se pregunte por el tipo sanguíneo antes de contratar.

Sea un hecho o un logro más de las pseudociencias, éstos son los rasgos que identifican a las personas según su tipo sanguíneo: 

Tipo de sangre O

Extrovertido y muy sociable. Los del tipo O son curiosos, generosos, creativos, ambiciosos y populares. La mayoría de veces son el centro de atención (o les encanta serlo) y lo combinan con una seguridad envidiable. Por el contrario, se dice que es frecuente que no terminen lo que empiezan, además de ser en muchas ocasiones arrogantes, insensibles y despiadados.

Tipo de sangre A

Su principal característica es el perfeccionismo y la ansiedad, aunque por otro lado se les considera personas muy tranquilas consigo mismas y de gran confianza. Se dice que los de tipo A son las personas más artísticas, imaginarias y creativas, por lo que innumerables veces pueden ser muy conscientes, muy sensibles y también tímidos. Entre sus mejores rasgos, los encuentras como alguien conservador, introvertido, reservado, paciente y puntual, mientras que en los peores pueden ser obsesivos, obstinados y algo egoístas.

Tipo de sangre B

Son personalidades fuertes, perseverantes y algo obsesivas. Excéntricos, independientes y sobre todo egoístas, son la clase de persona que logra sus metas y finaliza proyectos que se decide a empezar. Dicho esto no sorprende que sean tan individualistas y que siempre elijan recorrer su camino solos. Entre sus mejores rasgos está el ser creativo, apasionado, un amante de los animales y una persona muy flexible, mientras que en los negativos obtienes a un irresponsable, olvidadizo y egocéntrico.

Tipo de sangre AB

Los tipo AB –poco frecuentes– son los que albergan la doble personalidad. Esto es, pueden ser tan sociales como tímidos y tan responsables como ansiosos a grado tal que pueden abandonarlo todo. Por su inevitable carácter filantrópico son personas de confianza, aunque de difícil acceso a su interior. Quizás por lo poco frecuente que es este tipo de sangre, se trata del grupo de personas más misteriosas, introvertidas, distantes pero también muy racionales.

Compatibilidad de grupos sanguíneos:

Al igual que las cartas astrológicas la teoría también sugiere una especie de conexión entre los diferentes tipos sanguíneos, esta es la relación:

Personas del grupo A son más compatibles con las de su mismo grupo y con las de AB

Grupo B son compatibles con B y AB

Grupo O son compatibles con O y AB

Grupo AB son compatibles con todos los grupos