*

X

Divertido video muestra qué ocurre cuando se invierten los estereotipos de género en la publicidad

Sociedad

Por: Pijamasurf - 11/12/2016

La estética de hombres como objetos sexuales es un tanto ridícula pero la estética de mujeres como objetos sexuales también lo es, sólo que estamos programados culturalmente para no ver esto

La publicidad históricamente ha reflejado los paradigmas del patriarcado, en los que la mujer se considera una especie de metaobjeto cuyo valor está fundamentalmente en su cuerpo y en su sexualidad.

El problema de esto es que la mujer ha interiorizado la llamada "mirada masculina" y asimilado un sentimiento de ser inadecuada en tanto que difícilmente puede cumplir con los estándares irreales de la belleza de las modelos y actrices que aparecen en la publicidad. Esto produce una fractura psicológica en la que su propia realidad busca pero no logra adaptarse a la imagen que cree que el mundo quiere de ella ya que la imagen que busca de hecho no existe, es una fantasía colectiva. La publicidad se considera como una de las causas por las cuales cada vez más mujeres se someten a cirugía estética, sufren trastornos alimenticios y otros problemas por una insatisfacción con su imagen corporal.

Como el video muestra, los estereotipos que proyectan los medios tienen una serie de efectos nefastos que serían difíciles de enlistar aquí por su gran variedad .

A veces es más útil reflexionar con imágenes sobre lo ridículo que son los ideales de lo deseable que se transmiten en la publicidad, algo que puede percibirse fácilmente cuando se invierten los géneros en populares anuncios hipersexualizados, donde generalmente se representa a la mujer como un objeto sexual sometido a la voluntad de poder masculina.

Te podría interesar:

Exploradores rusos encontraron en el Ártico una base secreta y reliquias de los nazis

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/12/2016

Una expedición rusa en el Ártico parece confirmar lo que por mucho tiempo fue rumor: el establecimiento de una base de operaciones del régimen nazi en el extremo del planeta

No sin cierta inclinación al ocultismo y la conspiración paranoica, de Adolf Hitler se dice que tenía intenciones secretas y manifiestas de conquistar el mundo. Tal cual. Ninguna persona en toda la historia de la humanidad lo ha logrado, si bien unos pocos –Alejandro Magno, Gengis Kan– estuvieron muy cerca. Hitler, se dice, quería pertenecer a ese selecto grupo e incluso superarlo, para así implantar el primer régimen en durar más de mil años.

Estas ideas podrían ser descartadas de no ser porque las estrategias del nazismo tienen algunos cabos sueltos que es difícil explicar coherentemente. Uno de estos, sobre el que se había especulado mucho, era la supuesta instalación de una base secreta de operaciones en el Ártico, una zona inhóspita y sin embargo notablemente simbólica. Ahí se encuentra uno de los polos magnéticos de la Tierra, lo cual, aunque es un hecho físico, también ha sido interpretado desde ciertas creencias del pensamiento mágico; otros asocian la zona con encuentros alienígenas y por su inaccesibilidad y su lejanía se le considera una excelente locación para realizar labores secretas.

Todo esto, como decíamos, se mantendría en la especulación de no ser porque hace unos días científicos rusos aseguraron haber encontrado una base secreta nazi en una isla del archipiélago ártico conocida como Tierra de Alexandra, la cual se encuentra dentro de los límites territoriales de la Federación de Rusia.

Hasta ahora, la existencia de esta base se suponía pero sólo por rumores. Su construcción se realizó por órdenes directas de Hitler y fue bautizada como "Schatzgräber", que en alemán significa “buscador de tesoros”. Asimismo, se decía que se trataba de una estación para medir el clima de la zona, en operaciones de 1943 a 1944 y evacuada en condiciones extremas, luego de que el personal resultó envenenado por comer carne de oso polar infestada de nematodos, a lo cual se vieron obligados luego de quedarse sin provisiones. Cabe mencionar que esto último nunca fue verificado, y más bien se contaba como una historia sin fundamento real.

Más de 70 años después de estos incidentes, la susodicha expedición de Evgeny Ermolov y otros investigadores del Parque nacional Ártico Ruso encontraron la base y, dentro de ésta, una buena cantidad de objetos nazis, tales como cruces gamadas, documentos y otros relacionados con la supervivencia cotidiana en el lugar.

Una de las preguntas inevitables ante este descubrimiento es qué buscaba Hitler con una base en el Ártico. Se cuenta que en el Ahnenerbe, la institución del régimen encargada de las “investigaciones” que demostraban la superioridad de la raza aria y su derecho a dominar la humanidad, creían que quizá en el Ártico estaban sepultadas reliquias con poderes sobrenaturales, dejadas ahí por los primeros y míticos pueblos nórdicos.

Si esto es cierto, ¿aún habrá forma de saberlo?