*

X

8 señales inequívocas de que algo increíble está pasando: estamos despertando

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/01/2016

Aunque sea difícil reconocerlo, lo cierto es que existen buenos argumentos para considerar que estamos en pleno proceso de despertar

Al alzar la mirada y contemplar el panorama es difícil no experimentar algo de frustración, de enojo o tristeza. Las secuelas de innumerables prácticas en las que hemos incurrido históricamente, así como de un sistema que está en esencia mal diseñado, pueden ser arrobadoras. No necesitas ser un gran observador, o una persona extremadamente sensible, para comprobar que las cosas, muchas de ellas, se han hecho mal, muy mal. La inequidad, la pobreza, la injusticia, la falta de ética y de empatía, la escolarización disfrazada de libertad, el consumo patológico, la élite voraz, son sólo algunos de los ingredientes que están presentes en ese paisaje y que saltan a la vista, de forma cruda, cuando alguien se toma la molestia de observar el escenario. 

Pero una vez recalcado lo anterior, tarea bastante fácil si consideramos lo insostenible de los sistemas que rigen buena parte de la realidad, y si nos abocamos a rascar un poco más, es decir a observar con mayor detenimiento, entonces comenzaremos a notar crecientes detalles que, de forma esperanzadora, insinúan que también hay cosas increíbles ocurriendo justo en este instante. Es más, estas señales incluso sugieren la gran posibilidad de que nos encontremos ya inmersos en un proceso de franca transformación para bien –algo así como una imparable evolución colectiva.

Entonces, y no sin antes haber enfatizado los numerosos rasgos de la realidad que todavía duelen e indignan, queremos compartirles nueve señales inequívocas de que las aguas se están moviendo y que no se trata de que algo grande esté por venir, sino de que ya está ocurriendo –sólo que, como cualquier otro proceso, tendrá que irse consagrando paso a paso.

 

Alimentación

Hoy las personas, o buena parte de ellas, goza de una conciencia inédita sobre las implicaciones que tiene la alimentación en nuestro cuerpo y nuestra mente. Cada vez somos más los que ponemos atención en qué es lo que comemos y nos hemos volcado a informarnos y reflexionar sobre un tema que, aunque muchos no lo crean, hace apenas 3 o 4 décadas era un aspecto estéril de nuestra existencia. 

 

Empleo

El viejo modelo de empleo parece estar rápidamente caducando. Las industrias creativas cada vez ganan más fuerza, y fórmulas laborales más libres y menos esclavizantes son cada vez más comunes. Hoy, más que nunca, se favorecen cualidades como la innovación y la creatividad por encima de la automatización o la sumisión.  

 

Educación

Aunque el sistema educativo más común sigue evidenciando deficiencias estructurales y falta de una cultura que verdaderamente incentive la sed de conocimiento, también es verdad que alternativas educativas, incluidos modelos mucho más personalizados, sensibles y respetuosos con la naturaleza de los niños, están aflorando y son cada vez más privilegiados por cientos de miles de padres alrededor del mundo. 

 

Revaluación de la naturaleza

Si bien los estigmas pseudoeducativos, las improntas culturales, que se advierten en la coporativización, la industrialización y similares, la fuente del progreso, permanecen vigentes entre muchos, cada vez son más las personas que se dan cuenta de que el contacto cotidiano con la naturaleza es un inmejorable aliado para elevar su calidad de vida y su condición humana. 

 

Colectividad

En parte relacionado a los medios digitales, a la hiperconectividad y la colaboración, hoy la colectividad, lejos de los héroes solitarios o los genios individuales, se perfila como el más poderoso pulso social. 

 

Espiritualidad

Cansados del consumo, el materialismo y la racionalidad, y después de haber comprobado sistemáticamente que estos ingredientes están lejos de la tranquilidad y la felicidad que todos buscamos, la espiritualidad, es decir el cultivo del espíritu, es un elemento fundamental en la vida de millones. Esto permite armonizar y complementar la existencia, dotándola de un sentido más trascendental, menos inmediatista y sobre todo menos egoísta. 

 

Conciencia medioambiental

Aunque aún el escenario medioambiental sea bastante triste, si miramos con detenimiento las prácticas y hábitos de una buena arte de la población mundial comprobaremos que hay una dosis de conciencia que hasta hace unos años hubiera sido impensable (hoy millones reciclan, hoy millones no tiran basura, hoy millones están dispuestos a sacrificios cotidianos por el bien del planeta).

 

Salud preventiva 

Hoy somos muchos los que finalmente hemos aceptado que nuestra salud está literalmente en nuestras manos. Es decir, que buena parte de nuestra salud nos la jugamos con los hábitos y decisiones que tomamos a diario: hábitos de sueño, de alimentación, de actitudes, etcétera.

Te podría interesar:

8 hábitos mentales que deberías considerar si quieres ser más inteligente

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/01/2016

La mayoría de estos puntos se basan en disparar la creatividad a través de la documentación de prácticamente todo lo que te rodea en tu vida

Por alguna razón la inteligencia, más allá de una capacidad múltiple que todos tenemos al alcance, se está convirtiendo en una unidad de medida para determinar el valor de las personas, pero sobre todo un nicho de mercado que orilla a los consumidores a querer parecer siempre más inteligentes, aunque esto realmente no se ejercite. Y aunque la ciencias exactas advierten que es el IQ o coeficiente intelectual quien pronuncia la sentencia final sobre quién es o no inteligente, algunas otras teorías aciertan en el hecho de que todo el mundo posee un tipo de inteligencia, sólo hace falta encontrarla y a la postre, detonarla.

Existen varias prácticas que ejercitan el músculo de la inteligencia. A sabiendas de muchos, leer y escribir son dos de ellas. Siempre se puede leer sin escribir pero no siempre se puede escribir algo sensato sin leer, y sobre todo sin pensar primero. Por ello es que la escritura, en personajes como periodistas, literatos o incluso científicos, ha tenido una gran importancia con respecto a la inteligencia que dominan.

Bajo una premisa similar, el neurocientífico Ed Boyde, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, ha redactado algunos hacks esenciales y ciertamente sencillos para hacer de nuestra inteligencia una verdadera arma. Las reglas de Boyde, quien por cierto ha propuesto en el Instituto una clase sobre “Cómo pensar” –donde básicamente se enseñe al estudiante a ser más creativo, reflexivo y con más preparación en un mundo donde los objetivos se transforman continuamente–, son sorpresivamente hábitos mentales ligados a la escritura.

La mayoría de estos puntos se basan en disparar la creatividad a través de la documentación de prácticamente todo lo que te rodea en tu vida. Los hacks son:

1. Sintetiza nuevas ideas constantemente

El rol de la mente para extraer y resumir todo lo que se lee es fundamental para ejercitar la inteligencia. Por eso, nunca leas pasivamente (leyendo solo por leer), al contrario toma nota, sintetiza mientras estás leyendo y nunca pierdas la concentración ni siquiera en los párrafos introductores o prólogos. De esta manera cada vez que leas siempre te acostumbrarás a comprender las cosas, de modo que al final obtendrás resultados suficientes para ser más creativo en tus proyectos.

2. Aprende a aprender rápidamente

Uno de los talentos que gozan las nuevas generaciones activamente virtuales del siglo XXI, son los enormes flujos de información que, en el mejor de los casos, pueden desprender capacidades cognitivas fértiles. Dicho de otra forma, las generaciones acostumbradas a la tecnología poseen la capacidad de aprender casi cualquier cosa al instante. Aprovechar este punto intuitivamente y con clase, puede ayudamos sin duda en la búsqueda de la inteligencia deseada. Se recomienda que aprendas primero a conocer cómo funciona tu cerebro; si necesitas dormir una siesta antes de comenzar a leer o trabajar, un café, una caminata al parque o cualquier otro estimulo que le dé la ventaja de la velocidad a tu aprendizaje.

3. Ten siempre un plan a largo plazo

Aunque todos los días tengas un plan diferente, o aunque sea el más ambicioso e imposible, fíjate una meta. Hacer planes y escribirlos te ayuda a proyectar siempre tus ideas, por más nuevas que sean.

4. Crea mapas mentales

Durante años ha sido uno de los métodos más eficaces para solucionar problemas o idear bosquejos de cualquier proyecto. Dibuja todos los mapas mentales que necesites en un pedazo de papel, un pizarrón o en cualquier sitio. En realidad no importa si llevas un orden, este hábito ayuda a reafirmar todas tus ideas, a descubrir qué cosas dependen de qué otras y a siempre calcular las variantes negativas o positivas de tus planteamientos. Se trata de un mapa gráfico que expone físicamente todos tus planes. Ya sea de trabajo, de amor o en general en la vida cotidiana puedes usarlos.

5. Apunta los métodos que más te han funcionado para que no los olvides

Si una jugada en la vida te ha salido bien, anótala. Al igual que Sun Tzu, en El arte de la guerra, trascendentales consejos pueden transformarse en victorias futuras si te destinas a observar tus estrategias y a escribirlas.

6. Equivócate (pero que siempre sea rápido)

Como lo hemos sabido desde siempre, errar una y otra vez es la única manera de aprender del todo las cosas. Si eres nuevo en algo no temas en equivocarte, al contrario, hazlo con un corte rápido y sin ensuciarte la ropa. Luego, documenta todo lo que has errado para que eventualmente no lo vuelvas a repetir.

7. Agenda tus actividades de menor a mayor complicación

Si una tarea está por sentado que será compleja, comienza por las más fáciles. Así acabarás antes y tendrás más tiempo para dedicarle a esa más compleja. No olvides fechar cada actividad para no caer en la procrastinación.

8.  Documenta todo obsesivamente

Lo que piensas, lo que quieres hacer, tus errores, tus emociones, todo. Escribir es una herramienta para empedrar la inteligencia, pues una de sus grandes bondades es que nos ayuda a traducir con nuestras propias palabras lo que hemos ingerido del mundo. De hecho, traducir lo que se piensa o se siente es una de las tareas que mejor elaboran las personas que demuestran ser más inteligentes.