*

X

Una orgía de letras: cuerpos desnudos como tipografía (FOTOS)

Arte

Por: Pijamasurf - 10/14/2016

Con estas letras a uno le dan ganas de escribir obras maestras donde la forma sea el contenido

El cuerpo es en cierta forma un alfabeto y el universo mismo está hecho de signos. Esta tipografía es una forma de celebrar tanto esta visión de que el lenguaje crea realidades como también que el cuerpo está atravesado de lenguaje. Pero más que todo este discurso cabalístico-semiótico, qué diversión haber estado ahí para crear letras y quizás sílabas con los cuerpos desnudos, una orgía lingüística.

Las imágenes aquí presentadas (vía Dangerous Minds) fueron creadas por un grupo de artistas holandeses en 1971: Ed van der Elsken, Anna Beeke, Pieter Brattinga, Anthony Beeke, y Geert Kooiman para capturar lo que creían era una nueva libertad sexual que estaba en su apogeo. Así construyeron todo un alfabeto hecho con cuerpos de mujeres desnudas como una obra de arte avant garde. Según los autores, el alfabeto era una protesta contra los "deshumanizadores, indescifrables y mecanicistas alfabetos". Al parecer, los artistas holandeses tenían una cierta dosis de humor además de tener acceso a un buen grupo de modelos o voluntarias que hacen que las letras sean elegantes y que den ganas de escribir con ellas.

Anecdóticamente, el font de las letras es "Baskerville Old Face".

 

 

 

 

Te podría interesar:

Allen Ginsberg sobre el amor (una visión de la esencia de la existencia)

Arte

Por: Pijamasurf - 10/14/2016

Allen Ginsberg llega al centro diamante de la existencia en este texto

Allen Ginsberg fue un poeta de la generación beat que experimentó con diferentes sustancias e ideas, desde el LSD al budismo (siendo él mismo judío). Si bien su poesía tiene una veta mística y hasta activista (Ginsberg fue uno de los líderes en el movimiento en contra de la guerra de Vietnam, propugnó a favor de los derechos de los homosexuales e incluso denunció a la CIA por vender drogas), al final de cuentas, Ginsberg fue un poeta del amor y de sus múltiples manifestaciones, del erotismo, del amor fou, de la compasión, de la transgresión y del éxtasis. Si algunos han considerado a Ginsberg un poeta visionario, un poeta de místico (heredero de Blake), no se equivocan, pero su misticismo está siempre basado en el cuerpo, el cuerpo es el único terreno donde se puede encontrar lo numinoso y lo trascendente.

El siguiente poema es una muestra de cómo Ginsberg redujo o, mejor dicho, llevó a su esencia toda la cuita existencial, toda la profundidad filosófica, todo la condición humana al amor. Esto puede parecer evidente, un lugar común, y sin embargo, este poema es desgarrador por su suprema sencillez, por enunciar crudamente la verdad del alma y llegar, tejiendo todo un clímax emocional, al centro diamante de la vida.  

CANCIÓN

El peso del mundo
es amor.
Bajo el fardo
de soledad,
bajo el fardo
de insatisfacción
el peso,
el peso que llevamos
es amor.
¿Quién puede negarlo?
En sueños
tienta
al cuerpo,
en mente
hace
el milagro,
en la imaginación
angustia
hasta nacer
en lo humano –
del corazón se asoma
ardiendo con pureza-
pues el fardo de la vida
es amor,
pero cargamos el peso
con fatiga,
y es preciso reposar
en los brazos del amor
por fin,
debemos reposar en los brazos
del amor.
No hay sosiego
sin amor,
no se duerme
sin sueños
de amor –
sea frío o demencial
obsesionado con ángeles
o máquinas,
el deseo final
es amor
- no puede ser amargo,
no puede negarse,
no puede impedirse
negándolo:
el peso es muy grande,
- debe darse
para no volver
como el pensamiento
hay que darlo
en soledad
con toda la excelencia
de su exceso.
Los cálidos cuerpos
brillan juntos
en la oscuridad
la mano avanza
hacia el centro
de la carne,
la piel tiembla
de felicidad
y el alma llena de placer
llega hasta el ojo –
sí, sí,
eso es lo que
yo quise,
siempre quise,
siempre quise,
regresar
al cuerpo
donde nací.

Traducción de Marcos Ricardo Barnatán

Lee y escucha el poema que escribió Allen Ginsberg en LSD