*

X

Pareja danesa enfrenta 10 años de cárcel por vender marihuana a pacientes con cáncer

Psiconáutica

Por: Pijamasurf - 10/10/2016

Un hombre que se curó de una enfermedad con cannabis dice querer permitir que otros pacientes se beneficien de las propiedades medicinales de esta planta

Sabemos que el mundo está al revés cuando personas que intentan ayudar a sanar otras personas enfrentan hasta diez años de cárcel.

Una pareja ha sido arrestada en Dinamarca acusada de proveer cannabis a pacientes con cáncer y personas con otras graves enfermedades. Claus "Moffe" Nielsen, el hombre detenido, previamente había admitido vender cannabis a personas enfermas, ya que manifiesta estar convencido de los beneficios medicinales de la cannabis ingerida por vía oral, él mismo habiéndose curado de esta forma de osteoporosis. 

"Deberían ser los técnicos de laboratorio, químicos y doctores los que [vendieran la marihuana medicinal] bajo condiciones controladas. Yo no soy ningún experto entrenado, pero tengo principios y me mantengo en ellos", dijo Nielsen, quien tiene clientes que sobre todo padecen cáncer, esclerosis y fibromialgia. 

Nielsen ha dicho ser culpable, mientras su esposa ha declarado su inocencia, y podría enfrentar hasta 10 años de prisión, esto pese a que en Dinamarca 88% de la población está a favor de la legalización de la marihuana medicinal, según recientes encuestas. Este es un caso típico de cuando las leyes son obsoletas y no están al nivel de la población.

Existe un fuerte debate en estos momentos en Dinamarca sobre la legalización de la marihuana medicinal, así que tal vez el caso de Nielsen ayude a sentar las condiciones para una nueva ley, de la cual será una especie de mártir. 

 

 

 

La experiencia de la noche –y aquellas que se acumularían tras esta iniciación lisérgica– derivarían en uno de los mejores álbumes de la banda, que se estrenó al año siguiente, Revolver.

Fue en 1965 cuando Lennon y Harrison, acompañados de sus respectivas mujeres, cenaban con unas amistades. El anfitrión, un dentista, colocó LSD en el café sin advertirle a nadie. Una vez que los invitados habían cruzado el "punto de no retorno", que en el caso del consumo de LSD es contundente –tras haber sido ingerido ya nada evitará un paseo por el túnel, el anfitrión les confesó su jugada, lo cual provocó el enojo del vocalista de los Beatles. Sin embargo, ya no había mucho que hacer.

Tiempo después Cynthia Lennon, la primera esposa de John, narró su experiencia de aquella noche a Mikal Gilmore en una entrevista para la revista Rolling Stone: "Fue como si de pronto nos encontráramos en medio de una película de terror. El cuarto parecía hacerse cada vez más grande". Ya "colocados", ambas parejas se dirigieron a un club en Londres y ahí, dentro del elevador, ocurrió un episodio de pánico colectivo cuando una pequeña luz roja les pareció un amenazante incendio. "Todos pensamos que había fuego en el elevador. Pero sólo era una luz roja, y todos estallamos gritando, histéricos e incluso sintiendo el calor (del fuego ilusorio)". Una vez adentro del establecimiento, todo comenzó a cambiar para bien. Harrison describe así el momento: "Estaba experimentando una desolación de desbordante bienestar, sentía que ahí estaba Dios, y yo lo podía contemplar en cada haz de pasto. Era como ganar cientos de años de experiencia en solo 12 horas".

Finalmente los cuatro terminaron en la casa de Harrison. John describiría luego la aventura como "Dios, fue simplemente terrorífico, pero también fantástico. La casa de George parecía como un gigantesco submarino. Parecía flotar sobre los muros, de 6m, y yo lo conducía. En ese tiempo hice unas ilustraciones de cuatro rostros diciendo 'Todos estamos de acuerdo contigo'. Estuve verdaderamente 'colocado' durante 1 o 2 meses".

La experiencia de la noche –y aquellas que se acumularían tras esta iniciación lisérgica– derivarían en uno de los mejores álbumes de la banda, que se estrenó al año siguiente, Revolver.  

​​