*

X
En el debate inacabable entre personalidades introvertidas y extrovertidas, uno podría pensar que los mejores oradores son aquellos que tienden a la extroversión, pero eso no parece sostenerse en la práctica

Dananjaya Hettiarachchi es un profesional del discurso público que enfatiza la introversión como característica de un buen orador, pues a decir suyo, los introvertidos “tienden a ser un poco más empáticos”, mientras los extrovertidos “tienden a proyectar, a veces demasiado, y bloquean a la audiencia”, pues lo vuelven todo “acerca de sí mismos”.

Según Hettiarachchi, empresario y orador viajero, el arte de hablar en público depende de un delicado balance energético entre el orador y su audiencia. No se trata sólo de presentar un buen discurso, con apropiada dicción e información interesante, sino en lograr “leer” las reacciones de la audiencia, las condiciones de la sala, incluso del clima, pues no es lo mismo dar un discurso en un aula universitaria que en un parque a plena luz del sol.

Hettiarachchi, de hecho, se identifica como introvertido, pero afirma que en muchas ocasiones conversa con los asistentes o miembros de la audiencia antes de la presentación para “medir las aguas”, como se dice. 

El problema con los introvertidos es que temen ser el centro de atención, y pueden sentirse juzgados por la audiencia. Sin embargo, a través de la práctica, las capacidades para leer a otros —que son el as bajo la manga de los introvertidos— pueden hacerlos conectar con la audiencia a un nivel más profundo.

La práctica genera confianza, y según Hettiarachchi, “cuando los introvertidos son capaces de dominar la confianza al tomar el escenario, pueden presentarse a sí mismos como más auténticos que los extrovertidos.”

Estos antiguos disfraces de Halloween hechos en casa son capaces de asustar a cualquiera (FOTOS)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/11/2016

Esto es una muestra de lo que un poco de creatividad, materiales reciclados y un espíritu festivo pueden hacer por ti durante el Día de Brujas

Los días previos a la Noche de Brujas, también conocida como Halloween, más de una persona se devana los sesos buscando diseñar un disfraz impactante y creativo, aunque la gran mayoría opta por la alternativa consumista de comprar disfraces ya hechos y listos para ponerse. Sin embargo, esto como tantas otras cosas, no siempre fue así, en otros tiempos, lo que se estilaba para adquirir y portar el disfraz de Noche de Brujas ideal era tomar algo de cartón y materiales sobrantes en la casa, pegamento, aguja, hilo y mucha imaginación.

Una muestra de esto es la siguiente colección de fotografías donde podemos confirmar que utilizar materiales sencillos y reciclables no está peleado con tener un disfraz que le ponga los pelos de punta a más de una persona. Sólo hace falta un poco de creatividad  y aceptar que en este caso, todos los errores en la manufactura podrían simplemente resaltar la terrible apariencia del disfraz, que es justamente el efecto deseado. Ya sea que se festeje esta fecha desde una perspectiva cristiana, como “la noche de todos los santos” o que se quiera retomar las raíces celtas y paganas de esta festividad para celebrar a Samhain y con ello la temporada de cosecha, el uso de disfraces definitivamente nos puede ayudar a darle un toque excepcional que distinga esta fecha de todos los demás días de nuestra vida.