*

X

La paradoja de que el ser humano pierda su salud por ganar dinero y pierda su dinero recuperando su salud

Salud

Por: Pijamasurf - 10/08/2016

Sorprende que "el ser humano sacrifica su salud para poder ganar dinero. Y luego sacrifica su dinero para poder recuperar su salud"

Una de las cita más circuladas en Internet atribuidas al Dalái Lama es la siguiente, en la que supuestamente respondía qué es lo que más le sorprendía del hombre occidental:

Lo que me sorprende más es el mismo ser humano. Porque sacrifica su salud para poder ganar dinero. Y luego sacrifica su dinero para poder recuperar su salud. Y luego está tan ansioso sobre su futuro que no disfruta del presente; el resultado es que no vive en el presente ni en el futuro; vive como si nunca fuera a morir y muere como si nunca hubiera vivido. 

Esta es la cita y ha sido "memetizada" abundantemente en la Red. Todo indica que no es auténtica, en ningún lado hay una fuente, sólo se habla de una entrevista. Al parecer, existe una serie de individuos en la Red que crea citas apócrifas o atribuyen palabras de autores menos conocidos a otros que tienen más autoridad, mostrando el espejismo de la identidad o de cómo las mismas palabras tienen otro significado si las dice esta o aquella persona. En este caso parece que el autor es un tal Jim Brown (aquí puede leerse el texto del cual se extrajo la cita en inglés). 

Dicho lo anterior, la cita no pierde su verdad y merece reflexionar sobre ella. Lo más relevante tiene que ver con la supremacía de la economía por sobre todas las cosas en nuestra existencia. Por supuesto, todos necesitamos satisfacer las necesidades básicas y para ello hay que trabajar y participar en la economía global con sus conocidas reglas capitalistas. Sin embargo, la mayoría de las personas no trabaja solamente para satisfacer sus necesidades, sino que dirige su vida a la meta de ser rico, de apilar ganancias y comprar muchas cosas para crear, con las cosas que compra, una identidad que aparentemente le producirá la felicidad o le permitirá encontrar cosas no materiales (lo material es visto como algo que podemos canjear por la admiración, el amor, el éxito, etcétera). En esta carrera del éxito económico muchas personas pierden su salud, pues trabajan muchas horas, duermen poco, pierden contacto con sus amigos y ordenan su vida en función al trabajo (un trabajo que muchas veces ni siquiera les gusta y no les permite expresar su creatividad) y no en función a una calidad de vida que sea el soporte de la salud. Esto es una forma relativamente encubierta de esclavitud. 

Y luego, ya que vivimos en una sociedad completamente capitalista, muchos tienen que gastar todos sus ahorros para pagar los caros servicios médicos que necesitan cubrir para intentar sanarse de los achaques del trabajo y del consumo de fármacos que es tan común en nuestra sociedad como forma de mantener un cierto performance. Así, vuelven absurda la inversión de energía y tiempo que hicieron para conseguir ese dinero. Pero incluso si no tienen que hacer grandes gastos médicos, de todas maneras es un tanto absurdo dedicar la vida a ganar dinero cuando al morir no se podrán llevar ninguna posesión material. Siguiendo con el juego de citar al Dalái Lama, un maestro budista como él nos diría que lo único que permanece más allá de la muerte es nuestra conciencia, por lo cual antes que pensar en cómo ganar más dinero, deberíamos de cultivar nuestra mente, lo cual produce salud y sabiduría.

Te podría interesar:

Los hombres y las mujeres psicópatas se comportan igual pero sus cerebros funcionan de manera distinta

Salud

Por: pijamasurf - 10/08/2016

Un estudio realizado con mujeres psicópatas en prisión ha demostrado que ellas procesan las emociones morales de forma diferente que sus contrapartes masculinas

Los hombres y las mujeres vemos el mundo de diferentes maneras y esto al parecer no sólo sucede cuando estamos saludables, sino también en presencia de patologías cerebrales. O al menos eso indica un estudio realizado en mujeres psicópatas para tratar de determinar si las respuestas neurológicas de ellas eran iguales o diferentes a las de sus contrapartes masculinas. La psicopatía se caracteriza por la incapacidad de experimentar emociones humanas que consideramos normales, como la culpa y la empatía. Asimismo está relacionada con reacciones impulsivas o imprudentes. 

Algunos estudios previos enfocados en hombres psicópatas demostraron que ellos mostraban menos respuestas fisiológicas a los estímulos emocionales, lo cual se veía reflejado como una menor actividad en aquellas regiones cerebrales relacionadas con la emoción. En concreto, cuando se enfrentan a decisiones morales o conductas que transgreden la moral, los hombres con psicopatía muestran una menor respuesta de la amígdala y el córtex prefrontal ventromedial.  

Frente a la interrogante de si las mujeres psicópatas presentaban estas condiciones, un grupo de investigadores en Nuevo México realizó un estudio con 157 psicópatas de sexo femenino. Las participantes observaron fotografías desagradables, de las cuales la mitad se referían a transgresiones morales y fotografías neutrales. Ellas después asignaron valores a cada fotografía para calificar la severidad de la transgresión. Su actividad cerebral fue registrada a través de resonancias magnéticas, que luego fueron comparadas con 46 controles sin psicopatologías. 

Al igual que los hombres, ellas mostraron menos procesamiento de emociones en la amígdala y la corteza anterior cingulada. A diferencia de ellos, las mujeres de este estudio mostraron respuestas reducidas a imágenes moralmente reprobables en el lóbulo derecho temporoparietal, una área del cerebro ligada con la justicia y la atribución de intenciones. De acuerdo con los investigadores: 

Estos resultados amplían descubrimientos previos en cuanto al procesamiento de emociones en hombres y mujeres adultos con psicopatía. Y revelan respuestas neurológicas desviadas a estímulos de transgresión moral que podrían ser exclusivos de la psicopatía femenina. 

Aún es necesario que este experimento sea duplicado y corroborado por otros estudios, pero podría ser un paso adelante para comprender el origen de la psicopatía femenina. Lo cual, a su vez, podría facilitar el desarrollo de tratamientos más eficaces. Quizá en los próximos años el estudio de las facetas más oscuras de la conducta humana arroje nuevos entendimientos sobre nuestra psique.