*

X

Fotos de Goa en los 70 y 80, el paraíso hippie de la India donde se originó el psytrance

Psiconáutica

Por: Pijamasurf - 10/16/2016

Una nostálgica mirada a la cuna de la cultura de las fiestas de electrónica psicodélica, una mezcla de exotismo espiritual de la India con una búsqueda hippie del paraíso

De regreso a la época mágica de Goa, una antigua colonia portuguesa en el suroeste de la India, que se convirtió en el destino favorito de hippies, freaks y exploradores de la conciencia psicodélica y religiosa. Antes de que nacieran lo que hoy llamamos raves o fiestas de psytrance a finales de los ochenta, se celebraban fiestas en los días de luna llena en la legendaria playa de Anjuna, en Goa. Estas memorables jornadas con un sonido de rock and roll y fusiones de música local evolucionaron a los sonidos electrónicos del goapsytrance de la mano de pioneros como Goa Gill, Nick Doof, Martin Freelan, Simon Posford y otros. 

Según Graham St. John, el principal historiador del género, el goa combinó el deseo de trascender con el deseo de transgredir, en un espacio liminal que sería configurado como el goa y luego el psytrance. El sonido de goa se alimentó inicialmente de expatriados que llevaban cassettes y DATs con los primeros sonidos de música electrónica, entre ellos Kraftwerk, y que tocaban en estas legendarias fiestas. Surgió entonces Goa Gill, un DJ sadhu quien era capaz de tocar sets de más de diez horas, cuyo fin era crear la atmósfera para tener experiencias místicas alimentadas por el consumo de sustancias psicodélicas. 

En la primera imagen pueden ver al legendario veterano Goa Gill, quien algunos consideran el padre espiritual del rave psicodélico. (MÁS FOTOS EN TRANCENTRAL).

Ahora un video de las fiestas de Goa, un prototipo de lo que serían después las fiestas de luna llena que introducirían la electrónica como una tecnología del éxtasis:

 

 

 

 

 

 

 

 

Te podría interesar:

Este fractal animado es la perfecta unión de las matemáticas y la psicodelia

Psiconáutica

Por: Pijamasurf - 10/16/2016

Fascinación por los fractales o el código de encriptación de la divinidad

Los fractales fueron creados (o, mejor dicho, descubiertos) por el matemático francés Benoit Mandelbrot y, después de los gatos, quizás sean los verdaderos amos de la Web. Nuestro interés por contemplar formas autosimilares o autorrecurrentes es casi tan fascinante como el hecho de que esas ecuaciones matemáticas visualizadas ocurran de manera natural en el mundo físico.

Los fractales se generan cuando visualizamos una ecuación como Z = Z2 + C

El programador David Frances lo explica así:

Cuando haces un zoom a una pieza de un conjunto de Mandelbrot te das cuenta que esa pieza contiene y consiste de otro conjunto de Mandelbrot. Vuelves a hacer un zoom y te das cuenta que esa pieza también contiene y consiste de otro conjunto de Mandelbrot. Si vuelves a hacer zoom, lo mismo sucede. De hecho, puedes hacer zoom para siempre y siempre verás más conjuntos de Mandelbrot. 

El conjunto de Mandelbrot no se itera sobre números simples, en cambio, se itera sobre números complejos. Los números complejos tienen dos partes, reales e imaginarios... Los números reales los conocemos bien... la parte imaginaria de un número complejo es un número real multiplicado por un pequeño número llamado "i".

Por supuesto que esto es una posible explicación para por qué los fractales nos parecen tan atractivos, apelan a una idea mística primordial, la idea de que cada parte contiene la forma de la totalidad. O, como dijera Arthur C. Clarke, "los fractales son la huella digital de dios". Podemos agregar que los fractales son la función informática para guardar el infinito. 

La siguiente animación, creada por IranianGenius es un buen ejemplo de la atracción de los fractales que llega a los psicodélico por el ojo pero también por la conciencia y la razón. 

 

Para realizar fractales más complejos se han alterado las fórmulas de Mandelbrot, a veces aumentando Z a la tercera o quinta potencia, lo cual genera más espirales en el juego del zoom infinito.

Con información de Scientific American