*

X

Así son las habitaciones de los millennials alrededor del mundo (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/11/2016

¿Cómo habita una generación acostumbrada a la movilidad y lo efímero?

Alguna vez se contó entre las cualidades de la generación millennial su inclinación por la “movilidad”, un término que quizá nos remite al ámbito de lo tecnológico pero que también se ha aplicado a comportamientos puntuales de los aún jóvenes que, para este momento, rondan los 30 años de edad.

Del trabajo a la situación amorosa, de las posibilidades de estudio al consumo de información, la aparente facilidad de movimiento en la que se formaron los millennials los lleva ahora a no pasar demasiado tiempo en un mismo lugar, con una misma persona, en una misma oficina. Las cosas tienen que cambiar pronto, rápido, del mismo modo que cambian los modelos de un teléfono celular, las mercancías en un anaquel, las opiniones de una persona.

Una posible evidencia para esta hipótesis –para pensar si se cumple o no, en qué grado, bajo qué circunstancias– se encuentra en esta serie fotográfica del sudafricano John Thackwray, quien pasó este año viajando por el mundo y tomando en cada país la fotografía de un joven en su habitación, en edades que van de los 17 a los 30.

Maja, 22 años. Berlín, Alemania. Estudiante de arquitectura

 

Sabrina, 27 años. Beirut, Líbano. Maestra de kíndergarden

 

Mohamed, 17 años. Santa Catarina, Egipto. Estudiante de medicina tradicional

 

Élahé, 29 años. Teherán, Irán. Pintora

 

Pema, 22 años. Katmandú, Nepal. Estudiante de budismo

 

El resultado no es sencillo de aprehender. Algunas habitaciones son pulcras, otras desordenadas, algunas abundantes y otras con apenas lo mínimo; aquellas en donde la cultura local se impone contrastan con otras que bien podrían tratarse de cualquier lugar dominado por la globalización de las mercancías.

¿Pero, después de todo, es posible encontrar una constante? Si acaso, cierto aire de esperanza, de vida que se encuentra en tránsito pero no necesariamente por esa supuesta movilidad con que algunos la califican, sino un tránsito de otro orden: aquel de quien se encuentra en un punto pero sabe bien que no es el definitivo, porque desea estar en otro distinto. 

Ryoko, 25 años. Tokio, Japón. Ingeniera en tecnología de la información

 

Ezequiel, 22 años. Manyatta, Kenia. Guerrero

 

Ben, 22 años. Dallas, EEUU. Estudiante de cine

 

Marcello, 18 años. La Paz, Bolivia. Estudiante de preparatoria

 

Oleg, 24 años. Novosibirsk, Rusia. Ingeniero en telecomunicaciones

 

Joseph, 30 años. París, Francia. Artista

 

Andreea, 24 años. Bucarest, Rumania. Ingeniera civil

 

Asha, 17 años. Madyah Pradesh, India. Ama de casa

 

También en Pijama Surf: Todo cuanto tengo: retratos fotográficos de estudiantes suecos que nos muestran cómo vivir con menos

Este es el potencial de Internet: campaña de crowdfunding reúne 250 mil dólares para un anciano vendedor de paletas

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/11/2016

Un encuentro casual derivó en una iniciativa colectiva para entregarle un fondo de retiro a este octogenario vendedor de paletas de hielo

Internet, pese a todo, aún conserva un enorme potencial de conexión que de algún modo le es inherente; sin embargo, como cualquier otro recurso, el secreto está en la manera de utilizarlo.

Hace unos días quedó demostrado uno de los mejores usos que se le puede dar a las plataformas de la red cuando Joel Cervantes Macías, un hombre residente en Little Village, un vecindario en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, conoció a Fidencio Sánchez, un migrante de 82 años de edad, de origen mexicano, que caminaba por las calles de dicha zona empujando un carrito de paletas heladas: una escena sin duda común en territorio mexicano, pero poco usual fuera del país.

Al indagar su historia, Joel supo que el señor Fidencio realizaba estaba labor porque recientemente había fallecido su única hija, quien apoyaba tanto la manutención de Fidencio, como la de su esposa, también octogenaria. Ante el trágico suceso, don Fidencio se había visto obligado a salir a las calles para ganar de nuevo el sustento para ambos.

Joel se sintió conmovido al grado de que en ese momento le compró 20 paletas, pero también tuvo otra idea: comenzar una campaña de recaudación de dinero a través de la plataforma GoFundMe para reunir así una especie de “fondo de retiro” para don Fidencio y su esposa.

Al principio la meta era de 3 mil dólares, pero en poco menos de una semana el dinero reunido llegó a los 250 mil dólares.

Como comentario final vale la pena señalar, además del potencial de Internet, otro hecho destacado de este suceso y que atañe a la distribución de la riqueza. Claramente uno de los grandes problemas de nuestro tiempo no es que no haya suficiente dinero o recursos económicos en el mundo, sino más bien que éstos son la pieza en un sistema de suma cero, en que la posesión para unos, significa el despojo para otros.