*

X

Una fascinante exploración gráfica del sexo como deseo diabólico (IMÁGENES)

Arte

Por: pijamasurf - 09/14/2016

¿El sexo tiene un matiz diabólico? Estas ilustraciones así lo sugieren

Si algo nos impulsa a crear, es el sexo. La fuerza del sexo como energía que nos lleva a más decidió nuestra evolución y también nuestra cultura. Por el sexo hay poesía, moda, música, pintura, trabajos y prácticamente cualquier cosa en la que podamos pensar.

Y también no en el mejor de los sentidos, pues como sabemos bien, el sexo también ha estado rodeado de censura y prohibiciones. Lo cual a su vez sólo ha sido como un estímulo: ante lo prohibido, la creatividad se fortalece.

Prueba de ello es esta serie de imágenes en las que, con ironía corrosiva, el deseo sexual se representa profundamente ligado con lo diabólico, aunque no en un sentido siniestro, sino más bien lúdico.

Les Diableries Érotiques es el título del conjunto de grabados, las “diabluras eróticas” que hacen ver al impulso sexual como una suerte de curiosidad insaciable, un impulso que no podemos refrenar, que disfrutamos a pesar de las prohibiciones que se le intenta imponer.

Su autor fue Eugène Lepoittevin, un ilustrador francés del siglo XIX que respondió de esta manera a la disciplina propia de su época.

 

¿El sexo tiene un cariz diabólico? Si esto nos lleva a romper con las prohibiciones, sí, sin duda.

 

 

También en Pijama Surf: ¿Los 7 dogmas de la Iglesia de Satán son más razonables que los mandamientos católicos?

 

Te podría interesar:

Esta animación es una lectura siniestra y psicodélica de

Arte

Por: pijamasurf - 09/14/2016

Pocos relatos han captado tan bien la desolación del hombre moderno como "La metamorfosis"

La metamorfosis (o La transformación, según una traducción más acertada) es uno de los relatos más conocidos de la literatura del siglo XX. Con un grado de lucidez que se ve poco, Franz Kafka supo condensar en esta breve historia la desesperanza, soledad, frustración y algunas otras emociones afines de una persona que por distintos motivos se siente ajena al mundo, tanto, que ni siquiera participa de su propia especie y más bien se identifica con un “monstruoso insecto”.

En este sentido, no es casual que el relato de Kafka continúe diciéndonos algo, comunicándose con lectores contemporáneos y, además, suscite a su vez otras interpretaciones.

Prueba de ello es una animación dada a conocer recientemente y que corrió a cargo de la productora Buck. Más que una adaptación literal del cuento kafkiano, el trabajo de Buck es una lectura de aquello que la historia provoca, el estado de ánimo adonde nos lleva y el efecto que sus palabras tienen en nuestra visión de mundo.

Sin duda una excelente invitación para sumergirnos en la narrativa de Kafka –un tanto siniestra, sí, pero capaz de transformar nuestra forma de percibir la realidad–.

También en Pijama Surf: El contundente argumento de Franz Kafka para reconocer los libros que vale la pena leer