*

X

¿Por qué saber conocer y ocultar tus emociones también puede ser útil?

Salud

Por: pijamasurf - 09/29/2016

Un estudio ha encontrado que los adultos mayores son más propensos a controlar sus expresiones sobre lo que están sintiendo

Si lees la frase “ocultar tus emociones” quizá suene a represión, manipulación o, incluso, pose. Sin embargo, lo anterior podría ser una cualidad en ciertas ocasiones.

Se sabe que más que tus rasgos fisiológicos, lo que realmente refleja tu verdadero yo, tu personalidad al mundo externo, son tus expresiones. Cuando denotas una expresión de algún modo está mostrando al mundo cómo es que piensas y sientes respecto al contexto en general o un estímulo en particular, ya sean imágenes, aromas, una conversación, un encuentro con alguien o cualquier situación.

Lo anterior, sin embargo, podría mostrarnos como personas que vivimos sin conseguir cierta distancia de nosotros mismos. Lo curioso es que parece que con la edad tendemos a disimular las emociones.

Un reciente estudio de la Australian Catholic University comparó muestras de 35 adultos jóvenes y adultos mayores que fueron sometidos a distintas imágenes. Anteriormente se les había pedido que trataran de ocultar sus emociones al ver las imágenes. El resultado fue que los adultos mayores fueron mucho más hábiles para mantener una cara serena, casi sin expresión alguna.

De algún modo lo anterior puede ser un gran aliado para llevar mejores relaciones sociales, por ejemplo. El mantener una expresión que no revele tanto la emoción interna es una manera de tomar distancia de la situación y tener, incluso, mejores consejos para  los demás (o hasta apoyar mejor a nuestros amigos sin involucrarnos tanto en su propia situación, mas sí mantener un interés genuino).

Al parecer, con la edad las personas tendemos a atenuar las emociones, a ver las situaciones de una manera, quizá, más objetiva o distante; ello podría ser un mecanismo que si bien podría ser usado para salirnos con la nuestra, también podría ayudarnos a ser espectadores del mundo desde una mayor y gratificante madurez emocional. 

4 señas de lenguaje corporal que te hacen parecer débil

Salud

Por: pIJamasurf - 09/29/2016

La comunicación no verbal es muy importante para transmitir mensajes a las personas, ¿cómo lo usas?

Somos seres esencialmente comunicativos. Lo que nos define, en buena medida, es estar permanentemente transmitiendo, recibiendo e interpretando información, es decir, comunicándonos. Tras hacer consciente lo anterior, entonces el siguiente paso es tratar de entender los múltiples canales que usamos, muchas veces incluso sin saberlo, para comunicarnos. Y entonces notarás que el lenguaje corporal juega un rol fundamental en nuestra vida. 

El lenguaje no verbal puede ser el mejor aliado, o el peor enemigo, de tu discurso. Esto depende de ti, de la coherencia de tus palabras y, también, de que hagas conciencia de este altavoz complementario que generalmente suele moverse en las aguas de lo involuntario. Por eso, en este caso te compartimos cuatro señas básicas de lenguaje corporal que, seguramente lejos de lo que quieres proyectar, sugieren una notable debilidad por parte del emisor, o sea tú. 

No te achiques

Encoger el cuerpo en lugar de ocupar con firmeza el espacio es tal vez el primer indicador de una postura corporal débil. Esto incluye, por ejemplo, cruzar los brazos o agachar el cuerpo. 

No te encorves 

Una postura recta es la mejor manera de transmitir algo de firmeza y vitalidad. Lo opuesto, encorvarte y sumirte en tus propios hombros, indica poca energía y, por lo tanto, credibilidad.

Arritmia nerviosa

Mover compulsivamente tu pie o pierna mientras estás sentado denota poco autocontrol y poca templanza.

Mirada

Huir al contacto de miradas, lo mismo que procurarlo de manera forzada, son señales de debilidad, y evidencian una falta de autoconfianza. 

Además de estos hacks vale la pena señalar que lo que más seguridad te dará será esa congruencia entre pensamiento, palabra y acto, si realmente te mueves en esa sintonía triple, entonces no sólo proyectarás mayor seguridad, también, seguramente, no le faltará sentido a tu existencia.