*

X

Gobierno italiano pide a sus ciudadanos tener más sexo

Sociedad

Por: - 09/15/2016

Esta campaña oficial para combatir la baja tasa de natalidad promueve que las parejas sostengan más encuentros sexuales

Bajo la premisa de que entre más veces disparas a la portería más probabilidades tendrás de anotar, el gobierno de Italia ha lanzado una campaña incentivando a la población ha tener más sexo. 2014 fue el año en que el país registró el menor índice de nacimientos en los últimos 150 años, con tan solo 509 mil bebés. Y para contrarrestar esta tendencia es que el gobierno llama a que los italianos frecuenten la cama. 

El problema es que la falta de sexo no parece ser la causa de este fenómeno. De hecho el New York Times advierte que en realidad los italianos no están teniendo más hijos por la falta de apoyo y de oportunidades que perciben en el escenario –algo que, paradójicamente, es responsabilidad del gobierno–. Así que la campaña pro sexo del "Día de la fertilidad" no sólo parece que será insuficiente para revertir la caída en los índices de natalidad, sino que ha provocado el enojo de muchos habitantes que acusan una falta total de sentido por parte de sus autoridades. 

Finalmente el gobierno retiró su campaña, pero ahí quedó para la historia el día que un gobierno pidió a sus habitantes tener más sexo... 

Te podría interesar:
Repasar la muerte de un icono es repasar también la muerte de una época

Hubo una época en que cada país tuvo sus propios iconos. Culturalmente, en especial, esto fue palpable lo mismo en el cine que en la poesía, en la música popular y en el arte más elevado. Eso fue antes, cuando la globalización aún no se afanaba por barrer con las fronteras no por espíritu utópico de convivencia mundial, sino más bien por la imposición de un único modelo de consumo afín a intereses específicos.

A esa época perteneció Juan Gabriel y los miles (¿millones?) de personas que hoy lamentan su muerte, la mayoría de ellas en México, otras más en Estados Unidos (por la comunidad mexico-americana que se ha formado en décadas de migración sostenida, misma que suscitó una pequeña nota luctuosa de Barack Obama) y quizá algunas en otros países hispanohablantes. Es innegable, visto objetivamente, que Juan Gabriel es uno de esos iconos culturales en los que aún existía la identificación colectiva, esa en la cual una sociedad (o parte de ella) se miraba reflejada, o encontraba la expresión de lo que intuía vagamente pero sin alcanzar a articular en una expresión coherente, sólida, atractiva. 

En un país de machos, Juan Gabriel nunca ocultó su homosexualidad, y aunque tampoco la aceptó públicamente sí mostró abiertamente el cariz sentimental, tierno rayano en lo cursi, que aunque todos poseemos permitimos emerger sólo en circunstancias tolerables, es decir, la borrachera.

Pero este es sólo un aspecto de las varias aristas que se podrían encontrar condensadas en ese personaje a quien hipocorísticamente ya sólo se le llamaba “Juanga”.

En un texto cuya lectura puede interesar a algunos, la periodista Susana Seijas propone un comparativo interesante entre Juan Gabriel y Prince, también recientemente fallecido. El pasado atribulado de “Juanga”, en donde se cuentan infortunios casi de catálogo como el abandono, la pobreza y la cárcel, derivó casi épicamente en el reconocimiento arrollador de su talento, una especie de lucha entre tesis y antítesis que hizo escribir a Carlos Monsiváis (¿el “Juanga” de la alta cultura?): “A Juan Gabriel nada le ha sido fácil, salvo el éxito”.

Seijas, por su parte, considera que el triunfo de Juan Gabriel se explica, curiosamente, por la cursilería de su estilo, el sufrimiento que transmitía en su música y también la entrega con que se presentaba ante el público (cualidad que lo hace equiparable con Freddie Mercury, según la periodista).

No es fácil decir si esto basta para sostener la comparación entre uno y otro cantante o si, de inicio, ésta puede plantearse. Quizá lo único claro sea que el anacronismo de una época puede medirse por el grado de entusiasmo con que se vive la muerte de alguno de sus iconos.