*

X
Este video vintage parece demostrar los extraños poderes hipnóticos de una señora (aunque termina siendo una clase de biología sobre conejos)

Un halo ciertamente tétrico se percibe en el ambiente. La señora Irene Burton, que parece una bruja con disfraz de abuelita –holgada camisa con florido estampado–, elige a su próximo par de "involuntarios" del corral habitado por una docena de conejos enanos (Oryctolagus cuniculus). Una vez seleccionados, toca el primer turno a un ejemplar pinto. Tras acariciarlo acartonadamente ella se dispone a inducirle un estado hipnótico. ​

Su rostro se torna serio dejando asomar, quizá sin notarlo, una brisa ligeramente malévola. La señora Burton sujeta con autoridad al ejemplar y tras colocarlo boca arriba clava en él su mirada. Acto seguido el animal queda inerte, respira, aunque su cuerpo está completamente estático. Ella retira con suavidad sus manos del cuerpo del conejo y lo deja ahí, suspendido sobre una almohada; tras unos segundos se acerca a él y sopla, el conejo despierta como por acto de magia. 

Con sospechosa agilidad toma al segundo conejo, ahora se trata de un pequeño ejemplar blanco. Repite el procedimiento, sólo que ahora, en lugar de que el animal se encuentre sobre una almohada, la señora lo sostiene entre sus manos. Al igual que su antecesor, éste cae rápidamente en trance y se queda ahí, disecado, en el aire. Luego reacciona, y ella toma a sus dos conejos y los acaricia agradeciendo su disposición para permitirle demostrar sus poderes sobrenaturales. 

Al observar el video realmente impresiona la efectividad de la señora Burton para ejercer sus artes hipnóticas sobre los conejos enanos. Sin embargo, como bien apunta Tara McGinley en un artículo, podríamos estar presenciando una manifestación no de hipnosis, sino de un fenómeno llamado "inmovilidad tónica". Se trata de una especie de parálisis autoinducida por los conejos como mecanismo de defensa ante una posible amenaza, por ejemplo, un potencial depredador. Y cita:

La inmovilidad tónica es el último intento de una presa para evitar ser devorado por su depredador. Cuando los conejos entran en trance es por que se encuentran aterrados, incluso pueden morir de miedo una vez alcanzado dicho estado.  

Al parecer el superpoder de nuestra lúgubre señora Burton no consistía en hipnotizar a sus tiernas mascotas, sino en infundirles un profundo terror. 

Moraleja: los efectos que vemos no siempre están asociados a las causas que en un principio les atribuimos. 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

Te podría interesar:

5 evidencias que muestran que vivimos ya en el Antropoceno (para detrimento de todas las especies no humanas)

AlterCultura

Por: - 09/03/2016

5 puntos que denotan el vergonzoso legado que el ser humano está dejando al planeta

Diversos científicos piden declarar oficialmente que estamos ya en una nueva era: el Antropoceno, la era que se caracteriza por la influencia humana. Según el International Geological Congress que se reunió en Ciudad del Cabo esta semana, esta nueva era empezó como tal en 1950 con la dispersión de elementos radioactivos a lo largo del planeta. Otros rasgos que definen a esta era son la contaminación de plástico, el hollín dejado por las plantas de energía, el uso de concreto e incluso la proliferación de los huesos de pollos domésticos.

Hasta hace unos años se consideraba que vivíamos en el Holoceno, la época que inició hace cerca de 12 mil años con la última glaciación. La enorme aceleración de nuestra tecnología y sus efectos sobre el medio ambiente han hecho que los científicos argumenten que el nivel de transformación planetaria amerita un nuevo término.  

El filósofo Manly P. Hall dijo alguna vez que la Tierra nos había entregado un paraíso "y nosotros estamos devolviendo un basurero". La frase es dura, pero la evidencia tristemente la confirma. En la ceguera de la expansión económica a través de la tecnología es posible que llevemos a la mayoría de las especies del planeta a la destrucción, modifiquemos tanto la atmósfera que tendremos que abandonar nuestras ciudades y quizás, como sugieren algunos transhumanistas, incluso debamos confiar en colonizar otro planeta. Tal vez podremos seguir existiendo, pese a este desastre, y entonces seremos siempre aquellos que cargarán un oscuro pasado. Triste, sin duda, que estemos definiendo la historia planetaria por una serie de actividades tan destructivas, siendo que nuestra capacidad es proporcionalmente tan o más creativa y positiva. 

The Guardian ha compilado cinco puntos que evidencian la llegada del Antropoceno:

1. Un incremento en la extinción de plantas y animales por sobre el promedio histórico del planeta. La Tierra está en curso de ver cómo se extingue el 75% de todas las especies en los siguientes siglos si las tendencias se mantienen.

2. Un incremento en las emisiones de CO2 en la atmósfera, lo cual ha resultado en un calentamiento global que podría ser el más dramático desde la extinción de los dinosaurios. Esto a la vez se ha acentuado aumentando las emisiones de 280 partes por millón antes de la era industrial a 400 partes por millón actualmente.

3. Hemos llenado nuestros ríos, lagos y mares de tanto plástico que partículas de microplástico pueden observarse en todas partes y dejarán rastros fósiles por numerosas generaciones.

4. Se ha duplicado el nitrógeno y el fósforo en nuestras tierras de cultivo en el último siglo por el uso de fertilizantes. Esta podría ser la principal modificación al ciclo de nitrógeno en más de 2 mil millones de años.

5. Hemos dejado partículas aéreas como carbono negro en sedimentos y glaciares debido a la quema de combustibles fósiles, literalmente manchando nuestro planeta.