*

X

Entusiastas ya están probando distintas formas de destruir el nuevo iPhone 7 (VIDEO)

Buena Vida

Por: PIJamasurf - 09/16/2016

El nuevo iPhone apenas irrumpió en el mercado con el tradicional frenesí que eso conlleva y ya está siendo creativamente destruido

El nuevo modelo del iPhone, la edición 7, salió apenas al mercado y ya está agotado. El decadente frenesí de cada nuevo lanzamiento de Iphone se repitió una vez más y cientos de miles de personas se arremolinaron a las tiendas Mac para hacerse de este ansiado gadget. Y como parte de este ritual, epítome del consumismo y la antiespiritualidad en torno a las posesiones materiales, ya se desató también la clásica contraparte: la destrucción creativa del objeto, documentada en decenas de videos que circulan en la Red.

Evidentemente esto tiene un algo contracultural, al destruir el codiciado tótem. Pero, también hay que decirlo, alimenta el hiperfrívolo rito: entusiastas de la tecnología "probando" la durabilidad del nuevo dispositivo y sobretodo divirtiéndose al destruir su nuevo gadget que tiene un valor de 700 dólares (más de lo que ganan en promedio al año los habitantes de los 18 países más pobres del mundo). Siempre que iPhone lanza un nuevo modelo, la esperanza en la humanidad pierde un par de gramos en el camino.    

 

 

​​

Te podría interesar:

Estas son las fotografías menos conocidas pero más emotivas de Jim Morrison

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/16/2016

La vida de un rockstar no siempre admite un atisbo a su lado más íntimo.

No es usual tener imágenes domésticas de un rockstar. Casi siempre lo que vemos de ellos es su vida de glamour y excesos, o fotografías tomadas con una perspectiva casi heroica de su desempeño arriba del escenario. En este sentido, los rockstars parecen haber ocupado el lugar que los héroes tenían en la Antigüedad, esos seres un poco sobrehumanos que, como Aquiles, parecen estar caracterizados por tener vidas gloriosas y llenas de fama pero breves. 

Sin embargo, los rockstars también son personas, como cualquiera de nosotros, con todo lo que ello implica: problemas, contradicciones, dificultades. Pero también alegría, satisfacción, deleite.

Como ejemplo de ello, en esta ocasión compartimos una serie de fotos de Jim Morrison, el vocalista insigne de The Doors que quizá recordemos bajo su avatar de “el Rey Lagarto”, un miembro del llamado “Club de los 27” que incluye también a Robert Johnson, Jimi Hendrix, Janis Joplin o, más recientemente, a Amy Winehouse, y que tiene como cualidad en común haber muerto a los 27 años. Lo dicho: los elegidos de los dioses mueren jóvenes.

Estas imágenes, sin embargo, muestran a Morrison en su dimensión netamente humana, despojado quizá del halo de rebeldía e irreverencia que le otorgó su personaje detrás del micrófono pero que, a cambio, parece tener algo no menos valioso: una vida común, una vida agradable, una buena vida.

Las imágenes fueron tomadas el 28 de junio de 1971 en Saint-Leu-d’Esserent, una pequeña ciudad en el norte de Francia, adonde Morrison viajó junto con Pamela Courson y Alain Ronay, este último autor de las fotografías.