*

X

El LSD afecta la forma en que tu cerebro se relaciona con el lenguaje y la lógica

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/12/2016

Un estudio ha revelado cómo consumir ácido lisérgico afecta las redes semánticas del cerebro, lo cual está relacionado con un incremento en la creatividad, entre otras cosas

El investigador David Nutt y otros científicos incluyendo al Dr. Neiloufar Family publicaron un estudio que explora la relación que hay entre el ácido lisérgico o LSD y el lenguaje. Dicho estudio lleva el título de Activación semántica con LSD: evidencia de nombrar imágenes  e involucró a diez participantes a quienes se les dio LSD y un placebo en el intervalo de una semana. Mientras que estaban bajo los efectos de la droga o el placebo, ellos debían nombrar lo representado en una secuencia de imágenes. A través de esto investigadores descubrieron que aquellos que habían tomado LSD presentaban alteraciones tanto en su conciencia del lenguaje, como de lógica. 

Básicamente los participantes en LSD tenían más probabilidades de identificar erróneamente los contenidos de las imágenes, que aquellos que estaban en un placebo. Sus descripciones de las imágenes a veces eran incorrectas, pues tendían a contener palabras de grupos de significados similares como una respuesta correcta. De tal manera que si la foto era de un “león” podrían nombrarlo “pantera” o “gato”. Ya que el LSD activaba y fortalecía las redes semánticas haciendo que más conceptos similares surgieran. 

De acuerdo al doctor Neiloufar Family el LSD no afectaba los tiempos de respuesta, sino que quienes lo tomaban cometían más errores que eran similares al significado de las imágenes que veían, ya que aparentemente el ácido lisérgico afecta las redes semánticas del cerebro que se encargan de manejar tanto las palabras como los conceptos. Lo cual produce un efecto general de falta de enfoque y un efecto de hiperasociación en la manera en que las personas se relacionan con el lenguaje. En palabras de Family:

Inducir un estado hiperasociativo podría tener implicaciones para aumentar la creatividad. Los efectos  del LSD en el lenguaje pueden resultar en una cascada de asociaciones que permiten tener acceso más rápidamente a conceptos remotos que se encuentran guardados en la mente. 

Pero ¿de qué podría servir saber esto? De acuerdo a los investigadores a cargo de este experimento, la información obtenida podría ayudarnos a tener un mejor entendimiento de las bases neurológicas para la activación de las redes semánticas en el cerebro, permitiéndonos explorar la infraestructura del sistema nervioso y cómo está conectada a la forma en que manejamos la lógica y el lenguaje. De acuerdo al Dr. Family estos descubrimientos son relevantes para la exploración del uso de psicodélicos a nivel terapéutico, ya que se podrían desarrollar formas de tratar la depresión y otras enfermadas mentales. 

Te podría interesar:
El estado neural del LSD es similar al de un niño y tiene la característica de disolver el ego

Una interesante conclusión de un reciente estudio fondeado por el público y que por primera vez realizó imágenes de resonancia magnética en un cerebro bajo los efectos del LSD es que este psicodélico coloca al usuario en un estado mental similar al de un niño.

Anteriormente se habían comparado los resultados del experimento con un estado meditativo y una menor actividad de las zonas neurales que producen la sensación de un yo fijo, por lo que se describe el efecto como de "disolución del ego". Significativamente, la pérdida de actividad que existe normalmente entre el parahipocampo y el córtex retrosplenial podría ser la causante de uno de los efectos más característicos del LSD: la sensación de pérdida de identidad subjetiva que se experimenta y que, acto seguido, muchas veces es reemplazada por una “fusión” con una especie de “unidad primigenia” que puede tomar la forma de la naturaleza, Dios, el Ser.

Según uno de los autores de la investigación, el doctor Robin Carhart-Harris, conocido por reactivar los estudios neurocientíficos con psicodélicos, el estado del LSD semeja el estado cerebral libre e irrestricto del cerebro infantil, altamente imaginativo e hiperemocional: "Nuestros cerebros se constriñen y se vuelven más compartimentalizados al desarrollarnos y pasar de la infancia a la adultez, nos volvemos más enfocados y rígidos en nuestro pensamiento al madurar". En otras palabras, la mente del niño es más abierta e impresionable, al igual que la del estado psicodélico, en el cual uno puede pasar horas admirando la belleza del contorno de una silla o cosas así.

Otra característica interesante es que bajo los efectos de LSD diversas áreas del cerebro contribuyen al procesamiento visual y no sólo el llamado córtex visual, lo cual puede explicar ciertas experiencia oníricas o alucinatorias.