*

X

El fastuoso trono del Vaticano que muchos asocian con un altar satánico (FOTOS)

Sociedad

Por: PIJamasurf - 09/19/2016

El lado oscuro de la iglesia católica parece materializarse en este lúgubre trono que utilizan los máximos pontífices

La veta oscura de la iglesia católica tiene múltiples vertientes: desde la tolerancia de crímenes diversos, comenzando por la pederastia, hasta su rol como actor, vía el Banco del Vaticano, en sofisticadas operaciones de lavado de dinero, pasando por ciertos aspectos francamente macabros que orbitan alrededor de esta institución y, en especial, de su cúpula. 

En esta línea existe en la Santa Sede una especie de monumento particularmente llamativo. Se trata de la instalación que acompaña a un trono ubicado en la Sala de Audiencia Pablo IV, dentro del Vaticano. Terminada en 1971, esta estructura de bronce es, al menos oficialmente, una representación escultórica de la resurrección de Cristo (la escena muestra una figura emergiendo lastimosamente de un mar de caos). De acuerdo con su creador, el escultor italiano Pericle Fazzini, esta pieza, Resurezzione, representa a "Cristo emergiendo de un cráter abierto por una bomba nuclear; una explosión atroz, un vórtice de violencia y energía".

Cientos de conspiracionistas, y público en general, percibe en esta pieza, que enmarca ciertas audiencias de los máximos pontífices, una especie de altar satánico que, según ellos, refuerza la posibilidad de que la iglesia católica sea en realidad una organización del mal. Obviamente esto puede ponerse en duda, o incluso calificarse como ridículo, pero en todo caso, lo que pareciera innegable es que la pieza es en esencia macabra y que genera una sensación inquietante, sino es que terrorífica. 

 

 

Te podría interesar:
Un mapa que ilustra la estrechez de mente con que Donald Trump ve el mundo

Donald Trump es en este momento uno de los personajes más conocidos en el mundo, tristemente no por las mejores razones, pues si bien su estatus de candidato a la presidencia de los Estados Unidos ya le otorga cierto grado de importancia, uno de los principales rasgos por los que se ha destacado es el conservadurismo casi fascista de sus opiniones al respecto de otros países del mundo. Para él, sólo Estados Unidos es una nación que vale la pena ponderar, y el resto del mundo es un amasijo de culturas prescindibles, desencaminadas o francamente enemigas.

Para ilustrar esta suma de prejuicios –y contribuir en mostrar a este personaje como es: un estúpido que no ve más allá de sus narices– el ilustrador de origen búlgaro Yanko Tsvetkov realizó este mapa en el que nombra a las naciones del mundo según los adjetivos que la inteligencia de Trump les ha dedicado.

Si el mundo fuera como lo ve Trump, claramente sería uno muy empobrecido. Qué fortuna que no sea así. Y esperemos que nunca lo sea.

De Tsvetkov, por cierto, en Pijama Surf comentamos su mapa de los prejuicios. Incluso ése es mucho más complejo (y divertido) que la estrecha visión de mundo de Trump.