*

X

El fastuoso trono del Vaticano que muchos asocian con un altar satánico (FOTOS)

Sociedad

Por: PIJamasurf - 09/19/2016

El lado oscuro de la iglesia católica parece materializarse en este lúgubre trono que utilizan los máximos pontífices

La veta oscura de la iglesia católica tiene múltiples vertientes: desde la tolerancia de crímenes diversos, comenzando por la pederastia, hasta su rol como actor, vía el Banco del Vaticano, en sofisticadas operaciones de lavado de dinero, pasando por ciertos aspectos francamente macabros que orbitan alrededor de esta institución y, en especial, de su cúpula. 

En esta línea existe en la Santa Sede una especie de monumento particularmente llamativo. Se trata de la instalación que acompaña a un trono ubicado en la Sala de Audiencia Pablo IV, dentro del Vaticano. Terminada en 1971, esta estructura de bronce es, al menos oficialmente, una representación escultórica de la resurrección de Cristo (la escena muestra una figura emergiendo lastimosamente de un mar de caos). De acuerdo con su creador, el escultor italiano Pericle Fazzini, esta pieza, Resurezzione, representa a "Cristo emergiendo de un cráter abierto por una bomba nuclear; una explosión atroz, un vórtice de violencia y energía".

Cientos de conspiracionistas, y público en general, percibe en esta pieza, que enmarca ciertas audiencias de los máximos pontífices, una especie de altar satánico que, según ellos, refuerza la posibilidad de que la iglesia católica sea en realidad una organización del mal. Obviamente esto puede ponerse en duda, o incluso calificarse como ridículo, pero en todo caso, lo que pareciera innegable es que la pieza es en esencia macabra y que genera una sensación inquietante, sino es que terrorífica. 

 

 

Te podría interesar:
Repasar la muerte de un icono es repasar también la muerte de una época

Hubo una época en que cada país tuvo sus propios iconos. Culturalmente, en especial, esto fue palpable lo mismo en el cine que en la poesía, en la música popular y en el arte más elevado. Eso fue antes, cuando la globalización aún no se afanaba por barrer con las fronteras no por espíritu utópico de convivencia mundial, sino más bien por la imposición de un único modelo de consumo afín a intereses específicos.

A esa época perteneció Juan Gabriel y los miles (¿millones?) de personas que hoy lamentan su muerte, la mayoría de ellas en México, otras más en Estados Unidos (por la comunidad mexico-americana que se ha formado en décadas de migración sostenida, misma que suscitó una pequeña nota luctuosa de Barack Obama) y quizá algunas en otros países hispanohablantes. Es innegable, visto objetivamente, que Juan Gabriel es uno de esos iconos culturales en los que aún existía la identificación colectiva, esa en la cual una sociedad (o parte de ella) se miraba reflejada, o encontraba la expresión de lo que intuía vagamente pero sin alcanzar a articular en una expresión coherente, sólida, atractiva. 

En un país de machos, Juan Gabriel nunca ocultó su homosexualidad, y aunque tampoco la aceptó públicamente sí mostró abiertamente el cariz sentimental, tierno rayano en lo cursi, que aunque todos poseemos permitimos emerger sólo en circunstancias tolerables, es decir, la borrachera.

Pero este es sólo un aspecto de las varias aristas que se podrían encontrar condensadas en ese personaje a quien hipocorísticamente ya sólo se le llamaba “Juanga”.

En un texto cuya lectura puede interesar a algunos, la periodista Susana Seijas propone un comparativo interesante entre Juan Gabriel y Prince, también recientemente fallecido. El pasado atribulado de “Juanga”, en donde se cuentan infortunios casi de catálogo como el abandono, la pobreza y la cárcel, derivó casi épicamente en el reconocimiento arrollador de su talento, una especie de lucha entre tesis y antítesis que hizo escribir a Carlos Monsiváis (¿el “Juanga” de la alta cultura?): “A Juan Gabriel nada le ha sido fácil, salvo el éxito”.

Seijas, por su parte, considera que el triunfo de Juan Gabriel se explica, curiosamente, por la cursilería de su estilo, el sufrimiento que transmitía en su música y también la entrega con que se presentaba ante el público (cualidad que lo hace equiparable con Freddie Mercury, según la periodista).

No es fácil decir si esto basta para sostener la comparación entre uno y otro cantante o si, de inicio, ésta puede plantearse. Quizá lo único claro sea que el anacronismo de una época puede medirse por el grado de entusiasmo con que se vive la muerte de alguno de sus iconos.