*

X

Estas son las fotografías menos conocidas pero más emotivas de Jim Morrison

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/24/2016

La vida de un rockstar no siempre admite un atisbo a su lado más íntimo.

No es usual tener imágenes domésticas de un rockstar. Casi siempre lo que vemos de ellos es su vida de glamour y excesos, o fotografías tomadas con una perspectiva casi heroica de su desempeño arriba del escenario. En este sentido, los rockstars parecen haber ocupado el lugar que los héroes tenían en la Antigüedad, esos seres un poco sobrehumanos que, como Aquiles, parecen estar caracterizados por tener vidas gloriosas y llenas de fama pero breves. 

Sin embargo, los rockstars también son personas, como cualquiera de nosotros, con todo lo que ello implica: problemas, contradicciones, dificultades. Pero también alegría, satisfacción, deleite.

Como ejemplo de ello, en esta ocasión compartimos una serie de fotos de Jim Morrison, el vocalista insigne de The Doors que quizá recordemos bajo su avatar de “el Rey Lagarto”, un miembro del llamado “Club de los 27” que incluye también a Robert Johnson, Jimi Hendrix, Janis Joplin o, más recientemente, a Amy Winehouse, y que tiene como cualidad en común haber muerto a los 27 años. Lo dicho: los elegidos de los dioses mueren jóvenes.

Estas imágenes, sin embargo, muestran a Morrison en su dimensión netamente humana, despojado quizá del halo de rebeldía e irreverencia que le otorgó su personaje detrás del micrófono pero que, a cambio, parece tener algo no menos valioso: una vida común, una vida agradable, una buena vida.

Las imágenes fueron tomadas el 28 de junio de 1971 en Saint-Leu-d’Esserent, una pequeña ciudad en el norte de Francia, adonde Morrison viajó junto con Pamela Courson y Alain Ronay, este último autor de las fotografías. 

¿Cuántos días de tu vida tendrás sexo, cuántos mirarás una pantalla y cuántas veces reirás?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/24/2016

Este infográfico nos orienta sobre cómo emplea su tiempo de vida el humano promedio

Periódicamente es bueno cotejar nuestra vida con un poco de data para llevarnos a reflexionar sobre cómo estamos moldeando nuestra existencia. Ya con esa perspectiva refrescada es más fácil revisar los criterios que tomamos para definir las decisiones más importantes del camino, es decir, en qué utilizaremos nuestro tiempo, evidentemente finito, en esta vida.

Por ejemplo, ¿sabías que en promedio vivimos 25 mil 915 días? Un mal día, uno especialmente estimulante u otro estático y desabrido no son ni más ni menos que eso. Sin embargo, ahí se fue ya un porcentaje puntual de tu vida:

- De estos 71 años que vivimos en promedio, ¿sabes cuántos emplearás en tener sexo? 117, es decir 0.45% (multiplícalo por 24 y esas son las horas que tendrás de cópula, incluidos pre y post).

- El número de días que habrás estado frente a una pantalla (sea de computadora, teléfono, televisión o etc.) es 10 mil 695, equivalente a 41% de los días que vivirás (tal vez sea hora de dedicarle menos tiempo a Facebook y más a la pasión carnal).

- 6.8% de los días de tu vida lo compartirás con un ser querido.

- Dedicarás 180 días a ejercitarte (en contraste con 7 mil 709 a estar sentado).

- Reirás más de 481 mil veces.

Obviamente estas cifras corresponden al humano promedio, y de cada uno de nosotros dependerá qué tanto empalmamos con el espectro o cuáles rubros desearemos transformar de manera voluntaria. Las cifras se obtuvieron a partir de un estudio comisionado por una marca deportiva a la encuestadora Censuswide. Para extraer la información se entrevistó a más de 9 mil personas de diversas edades y procedentes de nueve países (España, Corea, Estados Unidos, Alemania, México, Canadá, Reino Unido, Rusia y Francia).

¿Y tú, en qué usas tus días de vida?
Graphic of lifetime statistics