*

X

Esta imagen explica la capacidad sobrehumana de Michael Phelps (FOTO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/16/2016

Un cuerpo que va más allá de lo humano ha sido clave para forjar la leyenda de Michael Phelps

Sin duda, hoy en día muchos de nosotros identificamos el nombre de Michael Phelps no por los actuales Juegos Olímpicos de Río 2016 sino más bien por los que se celebraron hace 8 años en Beijing, durante los cuales Phelps se convirtió en el campeón indiscutible de la natación al conseguir ocho medallas de oro (siete en pruebas individuales) y superar de esa manera al legendario Mark Spitz, quien en Munich 1972 había conseguido siete.

Ese tiempo que tardó en caer el récord de Spitz sugiere que seres humanos así, con semejante capacidad para cierto deporte, tienen literalmente mucho de extraordinario y surgen sólo de vez en vez, para asombro del resto.

Esta hipótesis podría tener una elocuente comprobación en esta fotografía recién publicada por la agencia Associated Press, en la cual se observa con detalle la singularidad del cuerpo de Phelps. 

Destaca de inmediato la flexibilidad de sus miembros y también el alcance de éstos, y en un segundo vistazo podemos apreciar el tamaño de sus manos, que cabe calificar de desproporcionadas si las comparamos con el resto del cuerpo. 

Según han reportado distintos medios (entre ellos la revista especializada Scientific American) la apertura de brazos de Phelps tiene una longitud aproximada de 2m, mientras que el tamaño de sus pulmones es del doble de un ser humano promedio. Junto con su altura y la medida de sus pies, estos son los factores anatómicos sin los que no sería el gran atleta en que se convirtió.

 

También en Pijama Surf: 

¿Así se verán las instalaciones de los Juegos Olímpicos de Río en algunos años? (FOTOS)

Actualmente para dar positivo en marihuana un atleta olímpico tendría que ser un consumidor "dedicado"

Te podría interesar:

Joven dejó sus lentes en el piso de una galería y los visitantes creyeron que era una obra de arte

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/16/2016

Una broma que evidencia la relación de equívoco que campea en el arte moderno

El arte contemporáneo es, en cierta forma, un gran equívoco. Al menos si se le considera desde la vertiente heredada por Marcel Duchamp, probablemente uno de los artistas con el mejor humor en la historia y también uno de los más inteligentes, gracias a lo cual fue capaz de hacer de un mingitorio una “obra maestra”. ¿Qué equívoco evidenció Duchamp con su pieza? Entre otros, que en la modernidad el arte se despojó poco a poco de su aura sublime para poder participar de la rueda del mercado. Con su gesto, Duchamp también señaló eso: que el arte es ya un objeto de consumo.

Por estos días circula en Internet un episodio sumamente elocuente sobre el hecho de que la relación entre el arte y el espectador es sobre todo una relación de consumo. En el Museo de Arte Moderno de San Francisco, un joven de 17 años tuvo la ocurrencia de dejar un par de lentes sobre el piso de una de las salas para saber cómo reaccionarían otros visitantes. TJ Khayatan hizo esto luego de recorrer junto con otros amigos el museo y ver piezas como un animal disecado sobre una sábana que, como sucede con frecuencia, les suscitaron la pregunta de si eso era arte y por qué se le considera como tal.

Previsiblemente, ante las gafas, la gente en el museo hizo lo que ahora se hace siempre: comenzar a tomar fotografías con sus smartphones, reaccionando como se cree que se debe reaccionar, asumiendo el papel de visitante de un museo de arte moderno en la era de la selfie. ¿Esto es arte? Qué importa, mientras puedas compartir la imagen con el filtro más adecuado de Instagram.

En cierta forma, este incidente es parecido a otro célebre ocurrido en 2001. Una mañana, Emmanuel Asare llegó a la galería Eyestorm de Londres a realizar sus labores habituales de limpieza. Y vaya que ese día el lugar amaneció revuelto: colillas de cigarro, ceniceros llenos, botellas de bebidas alcohólicas y, en general, muchos de los residuos imaginables de una celebración más o menos desenfrenada. Asare procedió según su sentido común y su obligación: tomó varias bolsas de plástico negras y comenzó a recoger la basura. Sólo que, extrañamente, la basura no era basura. Cada uno de esos elementos era una pieza de la instalación montada por Damien Hirst en la galería. Hirst, el renombrado; Hirst, el ganador del premio Turner; Hirst, el polémico; Hirst, el hacedor de piezas que se pueden confundir con un montón de basura.

¿Eso es arte? A quién le importa, mientras pueda consumirse.