*

X

Científicos confirman posibilidad de megaestructura extraterrestre en el espacio

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/14/2016

El misterioso comportamiento de una estrella que altera su luminosidad en patrones irregulares deja perplejos a los científicos; la teoría de que podría ser un masivo proyecto de ingeniería extraterrestre gana tracción

Hace 1 año se dio a conocer el extraño comportamiento de una estrella que parece estar alterando su brillo casi como si tuviera un "dimmer". La estrella, que lleva el nombre poco glamuroso de KIC 8462852, se encuentra en la constelación del Cisne a unos mil 500 años luz y llega a disminuir su luminosidad hasta en un 20% en sólo algunos días, algo completamente irregular. A partir de estas observaciones realizadas por el telescopio Kepler se han generado numerosas hipótesis, entre ellas la posibilidad de que se trate de una "megaestructura" extraterrestre, similar a la hipotética esfera de Dyson: una estructura artificial construida para utilizar la energía de una estrella. 

La especulación en el último año ha hecho que se considere científicamente la posibilidad de que se trate de una estructura extraterrestre, algo que es sumamente raro, ya que la mayoría de la especulación extraterrestre no proviene de científicos o viene solamente en el sentido de la posibilidad estadística de que exista vida extraterrestre, pero no investigando puntualmente un objeto específico.

La estrella en cuestión, también llamada "la estrella de Tabby" en honor a la astrónoma de la Universidad de Yale Tabetha Boyajian, quien fue la primera en alertar sobre su extraño comportamiento, suele seguir un misterioso patrón de disminuir un 20% su brillo para luego volver a cobrar su luminosidad habitual y después volver a opacarse en las semanas subsecuentes. Este patrón sugiere que el oscurecimiento no se debe a un planeta en órbita.

Una de las teorías especulaba que se podía tratar de una nube de cometas interfiriendo con la luz de "Tabby", pero esto ha sido descartado. En el último año se han considerado diversas teorías, incluidos errores en las observaciones, y aun así no se ha logrado una explicación convincente.

Se mantiene aún la teoría de que una civilización extraterrestre más avanzada ha construido un gigantesco panel solar (o algo por el estilo) para alimentarse de la energía de esta estrella.

Evidentemente existe la posibilidad de que simplemente se trata de algo que no conocemos, de un fenómeno natural completamente desconocido, lo cual podría ser tan excitante como la existencia de una civilización extraterrestre --ambas un baño de humildad y asombro ante lo magnífico y misterioso que es el cosmos, más allá del ser humano. 

Te podría interesar:

Científicos confirman existencia de capa oculta de ADN que moldea nuestra evolución

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/14/2016

Confirmación de hipótesis avanza en la explicación de la epigenética y pone el foco en una ontología genética relativa

Lo que somos es resultado de lo que está oculto, sugiere un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Leiden. Desde hace años los científicos creían que la forma en la que se codifican o "doblan" las proteínas dentro de la "escalera torcida" del ADN influye tanto en la expresión de genes como los genes mismos, pero esto ha sido confirmado hasta ahora en una simulación computarizada. La confirmación consolida la importancia que tiene la epigenética o los factores ambientales en la expresión de un organismo, es decir, más que la información con la que venimos, somos cómo esa información se relaciona con el entorno.

Este material "implicado" del ADN se dobla dentro de lo que se llama nucleosoma, un "hilo" de ADN de 2m enrollado en sí mismo. Las características de un organismo que se expresan son solamente aquellas que se encuentran en la primera capa, pero son señales del ambiente las que determinan qué secuencias de letras dentro del código genético se manifiestan.  

El trabajo de los investigadores liderados por Helmut Schiessel mostró que el mecanismo o el algoritmo, por así decirlo, que determina la expresión genética también está escrito en nuestro ADN. Esto significa que podemos evolucionar a través de una mutación que altera las letras de nuestro genoma pero, asimismo, de cambios en las señales mecánicas que arreglan la forma en la que los codones de ADN se enrollan. 

La investigación llegó a esta conclusión haciendo una simulación del genoma y la fisión de la levadura y asignándoles una segunda capa de ADN, incluyendo señales mecánicas de expresión. 

Lo anterior refleja otra vez la importancia de las relaciones y las interacciones en la ontología biológica y en la experiencia, más que de un sustrato de identidad fija e informáticamente determinista.