*

X

Científicos confirman posibilidad de megaestructura extraterrestre en el espacio

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/14/2016

El misterioso comportamiento de una estrella que altera su luminosidad en patrones irregulares deja perplejos a los científicos; la teoría de que podría ser un masivo proyecto de ingeniería extraterrestre gana tracción

Hace 1 año se dio a conocer el extraño comportamiento de una estrella que parece estar alterando su brillo casi como si tuviera un "dimmer". La estrella, que lleva el nombre poco glamuroso de KIC 8462852, se encuentra en la constelación del Cisne a unos mil 500 años luz y llega a disminuir su luminosidad hasta en un 20% en sólo algunos días, algo completamente irregular. A partir de estas observaciones realizadas por el telescopio Kepler se han generado numerosas hipótesis, entre ellas la posibilidad de que se trate de una "megaestructura" extraterrestre, similar a la hipotética esfera de Dyson: una estructura artificial construida para utilizar la energía de una estrella. 

La especulación en el último año ha hecho que se considere científicamente la posibilidad de que se trate de una estructura extraterrestre, algo que es sumamente raro, ya que la mayoría de la especulación extraterrestre no proviene de científicos o viene solamente en el sentido de la posibilidad estadística de que exista vida extraterrestre, pero no investigando puntualmente un objeto específico.

La estrella en cuestión, también llamada "la estrella de Tabby" en honor a la astrónoma de la Universidad de Yale Tabetha Boyajian, quien fue la primera en alertar sobre su extraño comportamiento, suele seguir un misterioso patrón de disminuir un 20% su brillo para luego volver a cobrar su luminosidad habitual y después volver a opacarse en las semanas subsecuentes. Este patrón sugiere que el oscurecimiento no se debe a un planeta en órbita.

Una de las teorías especulaba que se podía tratar de una nube de cometas interfiriendo con la luz de "Tabby", pero esto ha sido descartado. En el último año se han considerado diversas teorías, incluidos errores en las observaciones, y aun así no se ha logrado una explicación convincente.

Se mantiene aún la teoría de que una civilización extraterrestre más avanzada ha construido un gigantesco panel solar (o algo por el estilo) para alimentarse de la energía de esta estrella.

Evidentemente existe la posibilidad de que simplemente se trata de algo que no conocemos, de un fenómeno natural completamente desconocido, lo cual podría ser tan excitante como la existencia de una civilización extraterrestre --ambas un baño de humildad y asombro ante lo magnífico y misterioso que es el cosmos, más allá del ser humano. 

Científicos descubren que cientos de genes se activan hasta 2 días después de la muerte

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/14/2016

Quizás tengamos que cambiar nuestra definición de lo que es estar muerto, a la luz de esta nueva información

Nuestra definición científica de lo que es la muerte podría cambiar próximamente y por lo menos extender el momento en el que una persona se declara oficialmente "muerta". Los investigadores Peter Noble y Alex Pozhitkov, de la Universidad de Washington, han encontrado evidencia de que cientos de genes de ratones y peces zebra se activan hasta 48 horas después de lo que se considera la muerte del organismo. Existen atisbos de que esto también ocurre en seres humanos, lo cual podría tener implicaciones para el transplante de órganos e incluso la resucitación.  

Los científicos determinaron esto midiendo la cantidad de ARN mensajero en estos animales a intervalos de 4 días tras su muerte. Observaron picos de actividad asociada con más de 500 genes, lo cual significa que existe suficiente energía y función celular para que se activen ciertos genes luego de la muerte. Curiosamente algunos de los genes activados (los cuales generalmente se apagan al nacer) tienen que ver con el desarrollo del feto, y también genes previamente asociados con el cáncer.  

La investigación cuestiona nuestra definición de la muerte, la cual comúnmente se define como la cesación del latido del corazón, la actividad cerebral o la respiración. Como señala uno de los autores del estudio, si los genes están activos 48 horas después esto merece que nos preguntemos si una persona sigue técnicamente viva. "Claramente estudiar la muerte proveerá nueva información sobre la biología de la vida", dice Noble.

Por el momento, se cree que los genes se mantienen activos como parte de un proceso fisiológico que ayuda a sanar o resucitar después de lesiones severas. Tras la muerte puede existir suficiente energía celular como para echar a andar un proceso ligado a proteger del daño de una inflamación, como si el cuerpo siguiera vivo. Por otro lado, la interrupción acelerada de algunos genes que suprimen a otros normalmente puede permitir que genes usualmente inactivos se enciendan, como aquellos del desarrollo embrionario. 

 

(Imagen: New Scientist)