*

X

8 hábitos para mejorar tu concentración

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2016

Te damos algunos consejos para vivir un regreso a clases lo más concentrado y comunicado posible

Imagen: Deep Friar

Según William James la atención es la raíz del juicio, el carácter y la voluntad, y una educación que lograra controlar la atención dispersa sería nada menos que la "educación por excelencia". ¿Cómo podemos educar nuestra atención consciente para lograr estados de concentración, ya sea para meditar, trabajar o incluso para descansar? Estas son algunos caminos a seguir para mejorar tu concentración:

1. Haz una cosa a la vez

Si partimos de que nuestra capacidad de atención es limitada, es necesario no sobrecargar su capacidad de respuesta. Es posible que tengas muchos pendientes y cosas que hacer, pero observar tu agenda como un objeto abstracto solamente logrará estresarte, lo que a su vez producirá nuevos pensamientos distractores. Cuando tengas mucho que hacer trata de ordenar tus tareas por intereses o jerarquías, y procura atenderlas una por una (o lo que es lo mismo, terminar una tarea para poder comenzar otra).

2. El tiempo es un recurso limitado

A escala universal el tiempo es un devenir infinito, pero en la vida cotidiana y concreta nuestras sociedades están divididas en unidades de tiempo como años, meses, días, minutos, etc. Lo que puede parecer limitante en realidad es una forma de aprovechar esa partición arbitraria en la que dividimos nuestras vidas, pues de antemano podemos asignar X unidades de tiempo a determinado tipo de tareas, y ser conscientes de que en ocasiones mordemos más de lo que podemos digerir.

3. Utiliza el método "pomodoro"

Si tu smartphone está distrayéndote, ocúpalo en tu beneficio y busca alguna app del método pomodoro, el cual consiste en una sencilla alarma que divide el tiempo en espacios de 25 minutos y períodos de descanso de 5 minutos, con 10 minutos de descanso cada hora. Parece complejo, pero en realidad es muy sencillo: la app puede darte la opción de bloquear algunas otras apps (como redes sociales) durante 25 minutos para permitirte concentrarte en otras cosas, y luego te deja 5 minutos de descanso para que te despejes un poco.

4. No olvides el descanso

Partiendo del punto anterior, hay que decir que la atención y concentración necesitan períodos de reposo y descanso. Trabajar 20 horas al día ininterrumpidamente sólo te dejará con una gran sensación de paranoia y cansancio, así que si tu trabajo u obligaciones te obligan a llevar un estilo de vida sedentario, procura darte tiempo para levantarte, hacer algunos estiramientos, caminar un poco, pasear, contemplar, entretenerte en algo. Los humanos no somos (todavía) máquinas.

5. Aprende a meditar

Cuando dedicas tiempo a meditar, sientes que tu día tiene más horas y tu vida más días. Existen numerosos métodos y acercamientos a la meditación (aquí algunos ejemplos), que nos enseñará a ver los pensamientos e ideas que pasan por la mente con cierta distancia, pues nos hará regresar a los principios básicos de la respiración, los cuales, además de promover una mejor oxigenación cerebral, pondrán nuestras prioridades en armonía. Meditar es lo contrario del esfuerzo, y es recomendable dedicar al menos 20 minutos a esta actividad.

6. Escucha música con ondas alfa 

De acuerdo con algunos estudios las ondas alfa se producen cuando nuestras neuronas están relajadas, y todos estamos familiarizados con ellas, pues es la sensación de distensión y paz que tenemos cuando nos quedamos dormidos poco a poco. Escuchar entre 15 y 20 minutos de música u ondas alfa puede mejorar la concentración a corto plazo hasta en un 20%.

7. Limita tu acceso a redes sociales

Lo sabemos: probablemente las redes sociales son una fuente de diversión y entretenimiento, pero también llegan a ser muy demandantes, y a la larga promueven interacciones superficiales entre contactos. Las redes sociales pueden servir para organizar asuntos de trabajo o escuela, pero pueden drenar tu atención al ofrecerte más estímulos de los que puedes procesar. Trata de revisar Twitter, Facebook, Snapchat e Instagram durante tus períodos de descanso, así podrás disfrutarlas más y no van a interferir en aquello para lo que quieres concentrarte.

8. Haz ejercicio

20 minutos de actividad física promueven la producción de ondas alfa en el cerebro, así que si tienes alguna ocupación urgente por delante tal vez quieras hacer tiempo para dar un corto paseo antes de concentrarte por completo. Una rutina de ejercicio mejorará tu ánimo general, promoverá la buena oxigenación del cuerpo y también te ayudará a dormir mejor, lo cual es fundamental si quieres concentrarte al día siguiente.

¿Qué te parecen estas ideas para la concentración? ¿Probaste una o varias de ellas? ¿Conoces alguna otra forma de concentrarte? Déjanos conocer tu opinión en los comentarios.

Por último, si los gastos del regreso a clases están distrayendo tu concentración, Unefon tiene una opción para ayudarte a recuperarla.

Te podría interesar:

VIDEO: Científicos han desarrollado una piel invisible que borra las arrugas

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2016

Científicos han desarrollado un material nuevo que protege temporalmente la piel y es capaz de desvanecer las arrugas. En el futuro podría ser usado para administrar medicinas que ayuden a tratar eccema y varios tipos de dermatitis

Una de las preocupaciones que muchas personas experimentan conforme envejecen son las arrugas y la piel colgada debajo de los párpados que denota cansancio y avejenta. Los humanos han soñado durante eras con encontrar la fuente de la eterna juventud que pueda garantizarles vigor y lozanía, ya que al poder de la sabiduría podrían sumar un cuerpo resistente y bello. Puede que hasta ahora la juventud sea el mejor cosmético existente, pero la ciencia parece haber descubierto otra opción: una segunda piel artificial que puede alisarse para dar a los tejidos una apariencia joven. Una película invisible que cumple estas características ha sido desarrollada en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) y ha pasado por varias pruebas.

En palabras del líder de la investigación, Bob Langer: “Lo que hemos logrado hacer es crear una crema que te puedes poner sobre la piel y que cuando está sobre ella esencialmente puede actuar como una segunda piel elástica”.

Este revestimiento es creado aplicando dos cremas a la piel, una después de la otra. La primera es un polímero siloxano que se adapta a los relieves de la piel. La segunda piel contiene un catalizador de platino que hace que el siloxano se entreteja formando una capa delgada y capaz de estirarse. De acuerdo con el estudio, pequeñas partículas de la segunda crema dispersan la luz y dan a la capa una apariencia juvenil. Las pruebas realizadas en laboratorio han descubierto que este polímero de tan solo 70 milésimas de milímetro de grueso reducía las arrugas, las bolsas bajo los ojos y ayudaba a la piel seca a mantenerse hidratada.

Esta fina película ha sido diseñada para semejar la elasticidad de una piel lozana. Una vez que las cremas han sido mezcladas sobre la cara, deben pasar unos 3 minutos para que la capa logre consolidar su máxima resistencia. Además es casi invisible sobre la piel, pero de acuerdo a las pruebas realizadas puede volverse visible en dos de cada 25 personas después de usarla por más de 16 horas. Los resultados más impresionantes ocurrieron cuando los científicos la aplicaron sobre las bolsas inferiores de los ojos que se crean debido a la flacidez de la piel que viene con la edad. El polímero actuó comprimiendo y tonificando la piel arrugada, logrando la clase de apariencia que hasta ahora sólo podía conseguirse a través de una cirugía invasiva.

Pero los usos de esta segunda piel no se limitan a cuestiones cosméticas; los científicos creen que en un futuro no muy lejano podría ser usada para administrar medicinas a pacientes con eccema y varios tipos de dermatitis, así como quemaduras, lo cual ciertamente resulta prometedor. Su popularización podría resultar en una nueva concepción de la edad, una nueva forma de vivirla, nuevas conductas o pautas culturales al respecto. Puede ser que Pablo Picasso tuviera razón cuando dijo que “la juventud no tiene edad”, pero a quién no le gustaría sumar a la experiencia y sabiduría de sus años una apariencia lozana y saludable.