*

X
Cuando aceptamos que la realidad que percibimos como externa, fuera de nosotros, es una realidad espejo del sistema psíquico interno, que se proyecta y separa para poder conocerse a sí mismo, la información (luz) y la realidad (materia) se funden

En un experimento de los efectos cuánticos de la luz, físicos del Reino Unido han mezclado una molécula con luz a temperatura ambiente “por primera vez en la historia. (…) Los científicos han atrapado una partícula de luz, llamada fotón, con una molécula, en una pequeña jaula de espejos de oro”.

Esta mezcla entre luz y molécula se ha logrado antes pero a temperaturas extremadamente frías.

“Esto crea una nueva manera de manipular las propiedades físicas y químicas de la materia, y podría cambiar la manera en que procesamos la información cuántica”, dice la noticia publicada.

“Podríamos usar la luz para cambiar las estructuras químicas, molécula a molécula” dijo uno de los investigadores, Ortwin Hess. “También podría ser útil en las tecnologías cuánticas. La luz transmite información cuántica, y se podría utilizar este acoplamiento para copiar la información sobre la materia”.

Comúnmente percibimos la luz y la materia de manera separada, con propiedades totalmente distintas.

Entonces, ¿cómo logras mezclar la luz y la materia? Las moléculas son capaces de emitir fotones (diminutos parpadeos de luz ) cuando cambian los estados de energía. Pero, por lo general, según la ciencia, una vez que estos fotones son emitidos, nunca regresan, y los dos nunca se mezclan de nuevo.

Sin embargo, basado en esta experimento, los científicos crearon una pequeña trampa, que cuando una molécula emite un fotón, el fotón no puede escapar.

Esto hace que la energía oscile hacia atrás y hacia adelante entre la molécula y el fotón una y otra vez, creando un estado mixto constituido en parte de materia y en parte de luz.

Esta trampa es algo así como una sala de espejos de oro. Conocido como 'nanoporos', que es una cavidad que se forma entre una pequeña esfera de oro y una película de oro.

La película de oro crea una imagen espejo de la esfera, y los investigadores atraparon una molécula allí. "La cavidad es tan pequeña que la luz no tiene otra opción que juntarse con la materia", dijo Hess.

"Es como una sala de espejos para una molécula, solamente espaciados 100 mil veces más delgado que un cabello humano", agregó el investigador principal, Jeremy Baumberg de la Universidad de Cambridge.

Estamos hablando de procesos físicos a una increíblemente pequeña escala aquí, pero los investigadores fueron capaces de verificar el fuerte acoplamiento que se había logrado observando el patrón de radiación electromagnética dispersado por la molécula.

Ahora que han sido capaces de lograr este proceso a temperatura ambiente, se abre toda una nueva forma de explorar la estructura de la materia y procesos como la fotosíntesis, donde las plantas son capaces de aprovechar la energía de la luz para crear energía.

La investigación se ha publicado en la revista Nature.

Hasta aquí, he traducido libremente la noticia científica. Ahora, llevemos esta noticia al plano de lo humano cotidiano.

Si acoplamos la información de que la molécula emite un destello de luz cuando cambia su estado energético, junto a que el experimento ha sido logrado mediante una caja de espejos, cada bip de luz emitida por nuestras células es una frecuencia vibratoria que transmite una información la cual configura la realidad material, creando una realidad espejo como la del experimento, una en estado de información (vibratorio) y otra en estado material. Esta realidad espejo es nuestra experiencia cotidiana, cada instante es una creación material del sonido o bip de luz que emitimos.

La observación, la manera en que percibimos la realidad, la atención y la contemplación, son formas de la energía; siendo éstas relativas a la luz, ya que, según cómo observamos es según cómo iluminamos la realidad, y, por ende, cómo la información se organiza molecularmente creando un sonido particular que a su vez crea una realidad determinada.

Podemos ir dándonos cuenta que, si bien, nuestra tendencia es percibir la materia y la luz como dos cosas separadas, éstas, en realidad, nunca se separan, sino que representan dos estados de lo mismo. Cuando la observación funciona de manera receptiva, que es lo opuesto a una observación que juzga, sino que escucha e incluye en vez de opinar y cerrar; la luz, a través de la realidad, retorna, pudiendo reconfigurar una y otra vez el sistema molecular-vibratorio que es la realidad en la que participo.

Esto podemos observarlo en la dinámica de retroalimentación de la energía del Toroide, como un proceso de comunicación o circulación de la luz/información. Emisión, proceso, recepción, proceso, emisión, proceso, recepción, en un contínuum donde la luz y la materia son reflejos opuestos de los mismo, sin separarse capaz, sino como diferentes estadios de un mismo proceso.

Cuando aceptamos que la realidad que percibimos como externa, fuera de nosotros, es una realidad espejo del sistema psíquico interno, que se proyecta y separa para poder conocerse a sí mismo, la información (luz) y la realidad (materia) se funden. Cuando patrones emocionales son gatillados por “la realidad externa”, pero no descargamos ni reprimimos esa energía, sino que la sentimos por completo, podemos comprobar físicamente en el cuerpo la fusión de nuestras células con la luz, ya que al no descargar ni reprimir la energía, los estados se funden, tal cual sucede en el experimento creado por los científicos en el cual el fotón oscila en la trampa de espejos. Esto crea lo que se conoce como el cuarto estado de la materia, el estado de plasma: conocemos a través del agua los estados líquido, gaseoso y sólido. En el estado plasma, el agua se encuentra estructurada y organizada de tal manera que se vuelve entre líquida y sólida.

Por lo cual, si las ondas de luz responden a un ciclo, que es el sonido; la materia también es cíclica.

Imagen: www.sciencealert.com

Imagen: www.sciencealert.com

Un dato curioso es que la jaula construida por los científicos es de oro, que es el material más fractal conocido. Fractal significa un patrón que se repite. Es decir que la realidad, una vez más, es una repetición, en un estado diferente, de la información. Recordemos que esta información no es propia, sino que se encuentra inscrita en un campo común a toda la raza humana, conocido como campo mórfico o morfogenético para científicos como Rupert Sheldrake y registro akáshico para los místicos.

Es interesante observar estos experimentos de la ciencia del mismo modo: como un espejo del psiquismo colectivo. Así como el proceso evolutivo necesitó del pensamiento y la separación para que aquello que observa a través nuestro se conozca a sí mismo, estos tiempos son de integración de lo que el pensamiento separó en objetos diferenciados, y este experimento es un reflejo de ello. Reconocer los diferentes estados simultáneos de los sucesos cotidianos es una ampliación de la información de la realidad, y una sincronización de los diferentes tiempos en que la información de la realidad está vibrando en un no-tiempo.

 

Soledad Davies: www.psicocymatica.com

Te podría interesar:

Alineación de 5 planetas se observará a simple vista durante los próximos días

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/01/2016

Durante las siguientes semanas se podrá disfrutar de este inusual espectáculo astronómico que no volverá a ocurrir hasta el otoño de 2018

Una estimulante conjunción astronómica ocurrirá durante los siguientes días y permitirá a personas de alrededor del mundo observar a simple vista cinco planetas. Al anochecer, los últimos días de julio y buena parte de agosto, aparecerán Mercurio, Venus, Marte, Saturno y Júpiter alineados en el firmamento. Para que esto vuelva a suceder falta un par de años, así que puede ser un buen aliciente para dedicar unos minutos de nuestra pos-posmoderna existencia a observar los cielos nocturnos.

De acuerdo con el doctor Alan Duffy, astrónomo de la Universidad de Tecnología de Swinburne, al mirarse desde puntos cercanos al Ecuador los planetas estarán alineados en una línea prácticamente recta, mientras que conforme el punto de observación se mueve hacia cualquiera de los polos la línea tiende a inclinarse hacia la parte inferior del horizonte:

Los planetas más difusos que se ubican más cerca del Sol, como Mercurio y Venus, serán difíciles de observar por lo que es mejor esperar a que el Sol se haya puesto y la oscuridad se establezca por completo –pero antes de que los planetas se asienten. Los planetas se estiran a algo largo del cielo, anclados al horizonte que se delinea una vez que se pone el Sol. Esto se debe a que todo el Sistema Solar es plano, como un viejo disco de vinilo, con los planetas moviéndose a lo largo de los círculos. Al observarlo desde la Tierra esto simulará una línea recta, lo cual se conoce como el plano eclíptico.