*

X
Eran muchas las penas que aquejaban el corazón del escritor

1

Cass era la muchacha más linda del pueblo. Mitad india navajo y mitad irlandesa. Tenía los ojos verdes, la piel trigueña y el cabello muy negro. Una mañana encontró al viejo Bukowski tomando una cerveza y escribiendo un poema tras otro sobre servilletas de papel en la barra solitaria de un bar.

-¿Por qué no me invitas una cerveza?

Le gritó desde el otro lado del salón, interrumpiendo su trabajo.

-¡Soy Henry Chinaski...! Por si te interesaba...

Respondió aburrido el poeta. Muchas eran las chicas que se le acercaban con la esperanza de beber gratis a sus costillas, o de interesarlo con sus tristes vidas para ver si las convertía en personajes de sus cuentos y novelas.

Cass se dejó caer sobre el sillón que estaba a su lado, y Hank descubrió que no sólo era bellísima. En sus ojos y su rostro de ángel había un poco de inocencia y sinceridad, pero sobre todo un mucho de locura.

Esto lo fascinó.

Llevaba un vestido de seda casi transparente, muy pegado a su cuerpo esbelto de gacela. Hank presintió sus caderas delicadas y unos pechos como cisnes diminutos que rozaron su hombro. Cass no llevaba ropa interior debajo.

En la cama descubrió sus múltiples cicatrices en las muñecas, antebrazos y garganta, algunas realizadas por clientes maniáticos sexuales, la mayoría trazadas por ella misma a punta de navaja.

Unas lágrimas asomaron de los viejos párpados de Hank. Se estaba enamorando poco a poco de ella. Cass era hiperactiva, se entregaba enterita a él: le hacía el amor sin pedirle nada a cambio, cocinaba deliciosos platillos, cortaba el cabello y diseñaba sus propios vestidos para ella y sus amigas.

 

2

Imagen: Wikimedia Commons

Imagen: Wikimedia Commons

Nuevas lágrimas brotaron de los hinchados párpados de Bukowski-Chinaski al abrir recostado en la cama de su ruinoso apartamento en un suburbio de Los Ángeles la carta donde se le informaba sobre la muerte de uno de sus amigos de toda la vida. Ramón Vásquez, el actor jubilado, apareció muerto en la sala de su mansión en Mohave. Un par de hermanos: Linconl y Andrew, exmilitares desempleados y buenos mozos tocaron el timbre de la casa de Ramón. Conociendo de su gusto por los muchachos de tipo atlético, le ofrecieron sus servicios sexuales a cambio de unos sándwiches y tragos. En cuanto ingresaron a su casa lo maniataron y torturaron, forzándolo a que les revelara el escondite donde presuntamente se encontrarían sus dólares y joyas. En un momento dado, cuando se dieron cuenta que Ramón no poseía nada de lo que buscaban, lo violaron y procedieron a arrancarle el miembro con un gancho, dejándolo morir desangrado en la madrugada.

Hank estalló en sollozos incontrolables, él y su viejo amigo Ramón se conocieron en el hipódromo, eran apostadores empedernidos. El actor intentó seducirlo las primeras ocasiones, renunciando al darse cuenta que Chinaski no cedía ni un milímetro. No tenían nada en común, aunque a Bukowski le agradaba la manera absolutamente transparente con que se relacionaba Ramón, sin negar en lo más mínimo que se lo quería coger a cada momento. El actor jamás se compadecía a sí mismo y esto encantaba al poeta, además de aguantar largas jornadas de bebida juntos sin parar.

Cass lo abrazó para consolarlo, acallando sus sollozos con sus senos desnudos y diminutos, precipitándose a montarlo de un golpe con sus caderas habilidosas.

 

3

Bukowski cerró sus viejos párpados extenuados, eran muchas las penas que aquejaban a un tiempo su corazón, para luego dejarlas partir a través de su espíritu impecable, sobreviviente de 30 años como empleado del Servicio Postal Norteamericano e innumerables palizas por parte de su padre cuando niño y adolescente. Llevaba semanas sin tener noticia de Cass, hasta antes de que el dubitativo cantinero  le revelara no sin hacer cierto esfuerzo: "...siento mucho lo de tu amiga...".

Hank pensó de inmediato en las cicatrices de su garganta e ingle. Por fin lo consiguió la muchacha. Era violenta y amorosa, demasiado impulsiva, sobre todo cuando se liaba a golpes con sus clientes menos apreciados o trataba de matarse a cuchilladas.

Tan sólo 1 mes antes Chinaski le propuso que se fuera a vivir con él. Pero Cass se negó.

"...Un par de años de abstinencia sexual...", pensó, secándose dos o tres lágrimas.

De la misma manera que el escritor Jack Kerouac, Henry no tenía prejuicios ni problema alguno con las indias como Cass, ni con las mexicanas ni las afroamericanas. Lo volvían loco todas por igual. Amaba a los perros y sobre todo a los gatos, de los cuales tuvo bastantes y le dolía mucho, como si fueran sus hermanos, cuando alguien les hacía daño. No tenía ningún problema con los homosexuales, ni con los latinos ni con inmigrantes de ningún género. Llegaba a quererlos a todos ellos y se lamentaba con el mismo dolor por unos y otros cuando partían.

 

Twitter del autor: @adandeabajo

Te podría interesar:

5 ilustraciones del siglo XX que profetizaron tecnologías de nuestra época

Arte

Por: pijamasurf - 07/08/2016

5 ejemplos en que la creatividad anticipó a los acontecimientos.

¿La imaginación es una abertura por donde puede alguien colarse al futuro? A veces pareciera que es así. Cyrano de Bergerac y Jules Verne son dos ejemplos enigmáticos de cómo puede llegar un punto en el que la creatividad se acerca al don profético –¿o es que quizá el orden es a la inversa? ¿son creativos porque de algún modo vieron el futuro?

Esto no se puede saber y, a cambio, solo tenemos la especulación… y algunos casos en que estos atisbos sorprenden nuestra idea habitual sobre la continuidad del tiempo.

Compartimos ahora estos 5 ejemplos, cuyas ilustraciones hemos tomado del sitio The Vintage News.

 

Aspiradoras

800px-France_in_XXI_Century._Electric_scrubbing

Una de las ilustraciones que Jean-Marc Côté y otros ilustradores franceses realizaron a finales del siglo XIX y principios del XX con motivo de la Exposición Universal de 1900 en París. En esta, vemos una “fregadora eléctrica” que si bien no tiene el aspecto de una aspiradora como las que ahora conocemos, sin duda cumple una función que quizá no era fácil imaginar hace 100 años.

 

Videollamadas

800894cb69a84623d1867f777626b89b

Esta ilustración data de 1930, sin embargo, la escena guarda una semejanza notable con las videollamadas que ahora pueden realizarse con prácticamente cualquier gadget portátil.

 

Automóviles teledirigidos

503fd7d763efa

Hace unos años Google anunció algunos avances en su programa de transportes teledirigidos, específicamente automóviles de uso urbano equipados con tecnología de conducción autónoma. En 1940, la revista Popular Science anticipó en su portada dicha invención.

 

Visor de realidad virtual

Hugo_Gernsback_1963

Esta imagen fue tomada en 1963 para la revista Life. El hombre del retrato es Hugo Gernsback, inventor, editor y escritor, considerado por muchos el “padre de la ciencia ficción” por obras que lo equiparan a otros precursores fundamentales como H. G. Wells o Jules Verne (los premios más importantes del género llevan el nombre Hugo en su honor). En la fotografía, Gernsback porta un dispositivo que alguna vez imaginó para alguna de sus historias y el cual permitiría ver televisión e interactuar con la pantalla a una distancia más bien próxima y personal. Bastante parecido a los modernos visores de realidad virtual, ¿no?

 

Salón de clases digital

computopia_1

Con el surgimiento y primer auge de los sistemas computacionales, emergieron también fantasías como esta de un salón de clases completamente tecnologizado, desde la pizarra hasta las prácticas correctivas (las cuales, por cierto, parecen no cambiar en la episteme humana a pesar de los avances técnicos). El dibujante japonés Shigeru Komatsuzaki realizó esta ilustración en 1969 para la revista japonesa Computopia.

 

También en Pijama Surf: Así era el año 2000 que ilustradores franceses imaginaron en 1900