*

X

Los católicos tienen mejor sexo que los ateos (Fuente: un católico)

Por: pijamasurf - 05/03/2016

Los católicos probablemente crean que tienen buen sexo porque las relaciones monógamas y de larga duración son su único parámetro de comparación

(Imagen: netivist.org)

En un desesperado intento por atraer feligreses a las filas cada vez más exiguas del catolicismo, así como conservar a los restantes, Patrick Fagan, miembro del Consejo de Investigación de la Familia y antiguo oficial de la administración del presidente Bush padre, dijo durante una conferencia que "aquellos que adoran a Dios semanalmente tienen mejor sexo". El grupo conservador extrajo esta revelación a partir de una lectura sesgada de estudios publicados en la National Health and Social Life Survey de 1992.

En realidad, esta carnada publicitaria no es nueva: el sociólogo católico y sacerdote Andrew Greeley lo intentó en el '94 con la publicación de Sex: The Catholic Experience, y Gregory K. Popcak, consejero familiar católico, con el libro Holy Sex!: A Catholic Guide to Tow-Curling, Mind Blowing, Infallible Loving, de 2008.

Los católicos no suelen hacer gala de su congruencia en general (es por eso que nunca veremos una Cruzada ateísta), pero en este caso un par de preguntas importantes se ponen en la mesa: ¿una vida sexual satisfactoria puede alcanzarse en una relación monógama o la diversidad sexual es necesaria para ampliar nuestras oportunidades de placer? ¿De qué forma la culpa judeocristiana impregna todas nuestras ideas de relación de pareja, de placer sexual o incluso de individualidad?

Existen otros estudios que afirman que los ateos tienen mejor sexo que los católicos o miembros de alguna religión por el simple hecho de que su relación con la culpa es más sana: no existe una autoridad invisible que esté pendiente de lo que los ateos hacen con sus genitales, y si de cualquier forma estuviera mirando, probablemente no les importaría. Este punto de vista --del sexo sin culpa-- es visto como "sexo pagano" por los creyentes como Fagan, quien completa así el diagnóstico de nuestra época: "Homosexualidad, infidelidad, eutanasia, infanticidio: estas eran prácticas sexuales comunes en la Roma pagana. Los cristianos llegaron para ser muy distintos, para ser monógamos, fieles".

Pero lo cierto es que los ateos tratando de convencer a los creyentes de que sus prácticas sexuales son mejores se ven igual de ridículos, y sus encuestas tampoco gozan precisamente de mucho rigor científico por el hecho de que la religión y el sexo son partes integrales de la vida de las personas, sean creyentes o no, puesto que vivimos en un mundo donde ambas fuerzas sirven al mercado y acaparan fuertes intereses económicos. Si tu definición de "buen sexo" tiene que ver con tener un número variable de parejas sexuales, entonces el "buen sexo" de los monógamos, religiosos o no, te parecerá aburrido y predecible, y si te identificas con la segunda tendencia, probablemente el circo de las citas y las expectativas de la vida de soltero te parecerán engorrosas o inmaduras.

No importa en qué bases tu identidad, pues como dice el dicho, "todo en la vida se trata de sexo menos el sexo, que se trata de poder".

Te podría interesar:

5 consejos de Edward Snowden para navegación segura en web y móvil

Por: pijamasurf - 05/03/2016

Nunca está de más revisar algunos consejos de uno de los analistas de seguridad informática más importantes del mundo

Si a estas alturas no eres consciente de que todo lo que haces, dices o publicas en línea tiene valor para alguien, quien a su vez capitaliza tus likes, preferencias e incluso aversiones, probablemente vives en el pasado. Internet dejó de ser una herramienta para convertirse en una forma de socialización extendida, por lo que las agencias de inteligencia tanto como las corporaciones publicitarias buscan más y más hacerse de tu información; en ocasiones no lo buscan con fines maliciosos, pero si te interesa seguir gozando de los privilegios de la privacidad tal y como la conocíamos antes de la revelación de PRISM por parte de Edward Snowden, existen formas de conseguirlo.

No te vamos a mentir: tendrás que salir de tu zona de confort y aprender un par de cosas que tal vez no sepas, pero no es cosa del otro mundo y finalmente todo va evolucionando. No basta con que los bancos y las páginas te remitan a su "aviso de privacidad" para saber que tu información está a salvo, es preciso hacerlo "manualmente", o con un poco de ayuda de estas apps y proyectos a favor de tu seguridad.

 

1. Protección de SMS

Signal es una app que encripta tus mensajes de texto, siempre y cuando la persona a la que llamas o escribes también tenga la app. Está disponible para iOS y Android. (Aquí también una guía de cómo encriptar tu disco duro).

 

2. Utiliza autenticación en dos pasos

Muchos servicios en línea te permiten poner un grado extra de seguridad al enviarte un código de seguridad a un dispositivo que solamente tú puedas ver. De esta manera no sólo se necesita una contraseña para entrar a tus cuentas, sino también el dispositivo físico. Redes y servicios popularse como Facebook, Twitter, Gmail y Dropbox lo tienen incluido y sólo necesitas activarlo.

 

3. Un administrador de contraseñas

El robo de información no siempre le ocurre a personas aisladas: a veces los hackers descargan u obtienen bases de datos enteras, por lo que según Snowden, "si un servicio que dejaste de usar en 2007 es hackeado, y la contraseña que usaste para ese sitio es la misma que usas para tu cuenta de Gmail", entonces tal vez estés en problemas. Hay apps como KeePassX que permiten diversificar tus contraseñas a través de todas tus cuentas, de modo que si una de ellas se ve "comprometida" (para utilizar el eufemismo de "hackeada") las demás permanezcan protegidas. 

 

4. Usa Tor

Tor es probablemente una de las opciones más seguras para navegar en Internet; su interfaz no es muy distinta a la de un navegador convencional, pero permite navegar con un aceptable grado de anonimidad por la Red, impidiendo que se conozca tu ubicación física e identidad.

 

5. Instala un adblock

El navegador Tor ya tiene integrado un bloqueo de JavaScript, pero existen otras alternativas para bloquear los anuncios en Internet según el tipo de navegador que utilices. Además de que sentirás que navegas con un chaleco antibalas, según Snowden "todos deberían utilizar un software de bloqueo de publicidad, incluso desde una perspectiva de seguridad".

La privacidad como concepto no puede ser negociable, y cada vez más empresas de software están haciéndose conscientes al respecto. Podremos ver un cambio en la forma en que las páginas tratan a sus usuarios solamente con un cambio en el paradigma del propio usuario como administrador experto de su privacidad.

 

(Vía The Interceptor)