*

X
Investigadores confirman que el aleteo del búho, desafiando la física, no produce prácticamente sonido alguno

Los búhos son seres extraordinarios. No es casualidad que entre múltiples culturas sean considerados como habitantes de las fronteras entre este y otros mundos. Radiante en el filo de lo imperceptible, su casi fantasmal discreción hace de esta ave nocturna una figura asociada a la sabia distancia, a la contemplación panorámica del objeto y el movimiento.

En hermosa sintonía con lo anterior, se comprobó que el vuelo de los búhos no emite prácticamente sonido alguno. Si tomamos en cuenta la complejidad de los movimientos implícitos en su vuelo, y luego la contrastamos con su minúsculo efecto sonoro, es probable que entendamos por qué se considera a estos animales como residentes de un plano distinto --más sutil y elegante-- al nuestro. Además, sobra decir, su casi imperceptible desplazamiento abona significativamente a su mayestática naturaleza.

Investigadores británicos documentaron el sonido emitido por el vuelo de un búho Tyto alba y confirmaron que el ejercicio consistía en prácticamente grabar silencio. Luego lo contrastaron con el vuelo de otras aves, un pichón común (Columbidae) y un halcón peregrino (Falco peregrinus); el resultado fue espectacular. Gracias a un sistema de alta sensibilidad para monitorear sonido se pudo comprobar que el vuelo de un búho, a pesar de su rapidez y precisión, es algo simplemente fantasmal. Lo imperceptible de su desplazamiento se debe a la gentileza de sus movimientos y a una constitución que combina un cuerpo pequeño con amplias alas.  

Cuando un cuerpo se mueve desplaza aire y eso produce sonido. Sin embargo, la gracia cinética del búho le permite casi eludir este principio esencial de la física y desplazarse de manera exógena a este mundo –algo que, por cierto, contrasta con la contundencia del instante preciso en que ase a su presa.   

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

Te podría interesar:

Si los animales nos hicieran lo que les hacemos a ellos... (IMÁGENES)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/01/2016

Postales de un universo paralelo: este sería el grado de sufrimiento que padecerían los seres humanos si estuvieran sometidos al mismo trato que ciertos animales

En años recientes, la relación entre el ser humano y los animales se ha nutrido de conceptos y valoraciones de los careció en otros momentos de la historia. Concretamente, en el siglo XX surgieron ideas como las de cuidado, derechos, crueldad y maltrato y comenzaron a aplicarse a los mismos animales que antes eran vistos fuera de dichos ámbitos. ¿Puede un animal tener derechos, como los tiene una persona? Ahora muchos responderán sin dudar que sí, pero hasta hace algunos años contestar de esa manera era realmente impensable.

Entre los factores culturales que desencadenaron esta transformación es posible que uno de los más importantes sea el desenfreno con que industrias como la alimentaria, farmacéutica o la cosmética se abocaron a aumentar la producción de mercancías y, por consiguiente, la crianza intensiva de especímenes de consumo humano. Ante el trato que reciben animales como los gansos destinados al procesamiento de foie gras o los perros con los que se prueban nuevos maquillajes, en cierta forma la reacción de defensa hacia esos seres vivos que no pueden defenderse parece del todo justificada.

¿Hasta dónde se extiende esta forma de tratar a los animales? ¿De verdad es necesario sostener prácticas de ese tipo en aras del mantenimiento de la civilización? Preguntas así son las que, más que responder, intentan plantear las ilustraciones que ahora compartimos.

Con ironía y quizá incluso un poco de crueldad (pero no tanta como la que llegan a sufrir los animales que viven esas situaciones), las imágenes buscan conmovernos para reflexionar sobre el costo vital que ha tenido parte de nuestro “progreso”.

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-35-571a252e3a1e8__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-24-571a25195058c__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-42

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-15-571a250321bc5__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-34-571a252bb8d3c__700

satirical-animal-right-comics-parallel-universe-37-571a2b258e498__700

satirical-animal-right-comics-parallel-universe-39-571a286c81a52__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-2-571a24e68141d__700

satirical-animal-right-comics-parallel-universe-27

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-9-571a24f680f6f__700satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-16-571a250517577__700

 

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-32-571a2527d2550__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-12-571a24fd82055__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-20-571a251089372__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-21-571a2512c07ee__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-13-571a24ff865a5__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-5-571a24ee56c00__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-29-571a25232f633__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-27-571a251f908ba__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-14-571a250163579__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-3-571a24e8b8872__700

satirical-animal-rights-illustrations-parallel-universe-37-571a2531e1b7f__700