*

X

Este sacerdote representó gráficamente cada verso del libro del Apocalipsis (FOTOS)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/04/2016

Una lectura del Apocalipsis a la manera de un códice o un relato narrativo y visual --una suerte de cómic de principios del siglo XX sobre el fin de los días

Durante 25 años, el reverendo de la Iglesia bautista Clarence Larkin estudió el ApocalipsisLibro de la Revelación y se dedicó a realizar una suerte de traducción visual de cada verso. Las imágenes y descripciones de las profecías del profeta Juan cobran un volumen cartográfico, ilustrativo del flujo de las ideas y dinámicas alegóricas presentes en el texto, representadas mediante una forma figurativa.

666

The Book of Revelation; a study of the last prophetic book of Holy Scripture fue publicado en 1919 a la vez que una serie de libros que fueron muy importantes en la historia del protestantismo, y más allá de nuestras creencias religiosas, realmente son imágenes dignas de observarse: los jinetes, el dragón, el Anticristo, la virgen, el pozo sin fondo y otros íconos de la revelación de los últimos días se manifiestan visualmente gracias a la claridad de la lectura de Larkin, que seguramente en su momento también tuvo un valor didáctico.

Cartografía del reino del Anticristo

El altar de oro

El dragón dispara estrellas de su cola

El juicio de las obras

El pozo sin fondo

El reino del Anticristo

La batalla final

La limpieza del fuego

Las trompetas del día del Juicio

Otras infernales geografías

Los días proféticos

Lo santo y lo extra santo

Línea del tiempo desde la apertura del Séptimo Sello

 

(Vía Atlas Obscura)

Te podría interesar:

Un inspirador vistazo a la comunidad sustentable que vive fuera del sistema en Oregón (FOTOS)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/04/2016

Comunidades como esta nos confirman que sí es posible vivir de otra manera, una radicalmente distinta a la nuestra

En buena parte por la educación que recibimos, y por la carga cultural que impregna a este tipo de decisiones, la posibilidad de "vivir fuera del sistema" se presenta como algo tan seductor como distante para la mayoría de nosotros. Por eso, tal vez, cuando nos encontramos con personas que lo han logrado, esto nos genera una atracción particular, un sentimiento que va de la admiración a la curiosidad, incluso con una pizca de morbo. A fin de cuentas, tal vez sea el propio sistema el que promueve la noción de que es cuasi imposible emanciparnos de él y experimentar formas de vida que rebasan los límites que éste propone. 

Hace tiempo tuvimos la oportunidad de comprobar cómo es la vida de distintos grupos o individuos que decidieron liberarse del modelo de vida tradicional y se aventuraron a explorar formas inusuales pero, al parecer, sostenibles y viables. Esto gracias a un fotoensayo del documentalista francés Eric Valli, Off the Grid, quien ha dedicado buena parte de su carrera a trabajar con National Geographic y que en esa ocasión visitó rincones naturales de Estados Unidos para retratar la vida de estos grupos. 

En esta ocasión, gracias a un ejercicio que realizó la revista Vice, tenemos la oportunidad de sumergirnos en una comuna sustentable ubicada en los bosques de Oregón, al noreste de Estados Unidos. El grupo se integra de residentes, voluntarios temporales y otros allegados que por distintas razones sintieron un llamado a probar distintos modelos de vida y ahora lo están realmente experimentando.

Esta comunidad habita un área de poco más de 16 hectáreas y sobrevive exclusivamente a partir de lo que pueden encontrar en este territorio: cazan, recolectan alimento y otros insumos del bosque, aprovechan deshechos generados por ellos mismos o que ya se encontraban en algún punto del terreno, prueban distintas técnicas de agrocultivo sustentable, bioconstrucción y energía alternativa, entre otras. 

Las imágenes que a continuación compartimos fueron capturadas por Eve, una integrante de esta comuna a quien Vice le dio una cámara fotográfica y le pidió que documentara un día cualquiera al interior del lugar. Además, esta joven fue entrevistada y comparte, por ejemplo, el tipo de personas que viven o transitan por ahí:

En este momento vivimos alrededor de 15 personas: residentes, estudiantes y gente que intercambia trabajo por alojamiento y comida. Algunas personas se quedan sólo 1 semana y otras más tiempo, dependiendo de su respectivo propósito –sea un curso, un taller o de intercambio. La mayoría parece que se encuentra en una encrucijada de vida.

¿Qué comen?

Comemos distintos granos y vegetales que podemos cultivar o truequear localmente. Con cada nueva camada de estudiantes y visitantes de intercambio, se nos asigna un grupo de cocina matutino y vespertino. Es una buena oportunidad de aprender de otros sobre cocinar, alimentación y estilos de comunicación dentro de la cocina. 

* Lee aquí la entrevista completa en Vice (ENG)