*

X

"El hombre de mimbre", la alucinante película en la que Radiohead basó su nuevo video

Arte

Por: pijamasurf - 05/04/2016

Una joya del cine de terror y misterio en la que un investigador se convierte en el centro de un alucinante rito pagano

El nuevo video de Radiohead, "Burn Witch", que tanta sensación está causando en la Red, es una clara cita de uno de los grandes clásicos del cine de terror místico: El hombre de mimbre (The Wicker Man, 1973), película donde vemos un ritual pagano que también se ha homologado en Burning Man, la festividad del desierto de Nevada.

Esta película dirigida por Robin Hardy, que ha sido objeto de un remake recientemente, narra las peripecias del sargento Howie, quien viaja a una isla en la costa británica para investigar la desaparición de unas jovencitas. Ahí el sargento descubre una extrañísima serie de costumbres dentro de una sociedad pagana que mantiene en ocasiones la fachada de una moral tradicional.

Todo parece ser una surrealista obra de teatro que se representa y en la cual el protagonista es el centro involuntario: bailes con mascaras de animales, una sexualidad desenfrenada, ritos de fertilidad y un misterioso sacrificio que se precipita sobre él. La lección es que, debido a su poco sentido del sacrificio, Howie mismo es parte de la ofrenda para satisfacer a los númenes, y así vemos un fabuloso cristiano entre la moral victoriana y la energía pagana que subyace a la fachada costumbrista. A esta película (entre otras) le debemos la reciente tendencia de estas máscaras bestiales que utilizan los músicos en los videos pop y también una estética alucinatoria sumamente peculiar.

 

 

El hombre de mimbre es parte de la lista de películas recomendadas por la Iglesia de Satán.

Te podría interesar:

El arte de Igor Morski refleja magistralmente las terribles verdades del mundo actual

Arte

Por: pijamasurf - 05/04/2016

El artista polaco se describe a si mismo como "un compositor de imágenes" y a través de su obra intenta llevar mensajes fuertes y provocativos sobre el lado oscuro de nuestro mundo

Nina Simone, cantante y activista por los derechos civiles, dijo alguna vez que desde su punto de vista la función del artista era reflejar sus tiempos sin importar su crudeza. El arte se alimenta del contexto, lo refleja y de esta forma pone en evidencia sus componentes y dinámicas al exagerarlos, transformarlos y dotarlos de nuevos significados. Cuando esto se logra y va de la mano de la maestría técnica del oficio, el arte transgrede, provoca, invoca y en ocasiones nos toca con tal profundidad que no volvemos a ser los mismos. En este sentido el arte es transgresor, pero también creador y restaurativo. Friedrich Nietzsche capturó esto cuando dijo que “tenemos el arte para no morir de la verdad”.

La obra del diseñador e ilustrador polaco Igor Morski es un ejemplo de esto. A través de técnicas mixtas, arte gráfico, manipulación fotográfica, dibujo y recientemente trabajos en 3D, este artista ha logrado capturar aspectos terribles de nuestro mundo que de otra forma sería aún más difícil atestiguar. Mensajes sobre la libertad, el consumismo, la objetivación del cuerpo femenino, el calentamiento global, el racismo, el neoesclavismo, la evolución y otros tantos más son los motivos detrás de las imágenes de Morski, quien al respecto ha declarado:

Siempre he buscado una visión clara. Una ilustración en la prensa con frecuencia ha servido para comentar un texto o incluso, por algunos ha sido usado como un sustituto. He estado buscando declaraciones y expresiones fuertes, pero me he alejado de los tabloides como presentación. 

La otra cuestión es que nosotros los polacos tenemos un tipo específico de sensibilidad. Las guerras y muchos otros horrores que han embargado a nuestro país, han hecho aceptable para nosotros una narrativa que sería difícil de aceptar en cualquier otro sitio. Me di cuenta de esto cuando llevé un par de excelentes pósters polacos a Holanda. Éstos causaban miedo a quienes los miraban. El artista usado por ejemplo como una alegoría, un laberinto de escaleras en una cabeza humana, en Polonia, la gente se enfocaba en el significado oculto, los holandeses estaban poniendo su atención en la “mutilación” de la cabeza. Lo estaban interpretando muy literalmente. 

Además del arte, Morski está interesado en la genética y la física teorética. Pero cuando se le ha pedido definir lo que hace se ha descrito como “un compositor de imágenes”. Su obra quizá resulte tan inclasificable como él, pero justamente en ello radica su originalidad y su valía.