*

X

El australiano Craig Wright se destapa como el creador de Bitcoin

Por: pijamasurf - 05/02/2016

El misterio de Bitcoin parece haber sido resuelto

La criptomoneda que ha generado tanto interés en los últimos años planteando un sistema alternativo de concebir el dinero --algo que es eminentemente programable-- ya tiene una cara visible. El australiano Craig Wright ha dado a conocer pruebas que aparentemente revelan que él es el creador de Bitcoin, luego de que fuertes especulaciones sobre la identidad del creador lo obligaran a hacerlo, según explicó.

Wright produjo formas digitales usando las claves criptográficas creadas en los primeros días del desarrollo de Bitcoin, las cuales están ligadas a las monedas minadas originalmente por Satoshi Nakamoto, el seudónimo con el cual se implementó originalmente la moneda. 

Algunas personas han señalado que es necesario que Wright presente más pruebas, pero en general la comunidad internacional ha coincidido en la veracidad de su identidad. De acuerdo con Wright su interés es seguir trabajando desde la privacidad, no busca ningún tipo de reconocimiento o fama.

Bitcoin funciona como una serie de unidades virtuales cuyo valor es determinado por la cantidad de dinero que las personas están dispuestas a intercambiar por ellas. Para hacer el intercambio se debe llevar a cabo un procedimiento llamado "minado" que involucra la solución de un problema matemático con una cifra de 64 dígitos, el cual es efectuado por una computadora. Por cada problema resuelto, se produce una cadena de bitcoin y la persona que hace la minería obtiene nuevas bitcoins.

Actualmente existen 14.5 millones de bitcoins, con un valor de 449 dólares cada una.

 

(Con información de la BBC)

Te podría interesar:

Pingüinos de la Antártida reaccionan a cantante de ópera... huyendo en desbandada (VIDEO)

Por: pijamasurf - 05/02/2016

La ópera nunca ha sido un espectáculo popular... ¿pero ahora esto?

Tristemente, la ópera no es un espectáculo popular. Quizá el único momento en que tuvo oportunidad de ganar adeptos masivamente fue a finales del siglo XIX, cuando tanto Giuseppe Verdi como Richard Wagner coincidieron en la intención de convertir su arte en un vehículo del sentimiento popular, ambos en el marco de los movimientos de reunificación nacional que ocurrían en sus respectivos países. Aunque pueda parecer insólito, hay aspectos de las óperas de estos dos compositores que están dirigidos al gran público de su época, acaso no con la instrucción necesaria para apreciar todo el mensaje, pero sí para comprender parte de su contenido. Tal vez el mejor ejemplo de esto sea el famoso coro de Nabucco, “Va pensiero”, que aunque insertado en una historia del pueblo judío exiliado en la Babilonia de Nabucodonosor, se ha considerado una suerte de himno del Risorgimento italiano.

Éstos, sin embargo, son casos aislados. Como género musical, la ópera comparte con la música académica de la que proviene el hecho de requerir de cierta educación para disfrutarla. Todo tipo de música, es cierto, pero la llamada clásica tiene la desventaja de no estar por todos lados y en todo momento, como sucede con otros géneros como el pop, el rock o la música folclórica, que escuchamos desde la infancia o la juventud y que por ello mismo sentimos que podemos apreciar con mayor facilidad, que nos son más cercanos y asequibles.

Esta introducción, acaso un tanto extensa, sirve para introducir un video que a falta de mejor adjetivo tildaremos de “curioso”: la huida en desbandada (es un decir) de un grupo de pingüinos que inesperadamente escuchan a un hombre entonar la célebre canción napolitana 'O sole mio' (no propiamente una pieza operística pero que, al ser popularizada por distintos tenores desde Enrico Caruso hasta Luciano Pavarotti, laxamente ya se considera como tal).

Nick Allen, cantante profesional según las notas que reseñan el hecho, fue el causante de este pavor entre un público que claramente no estaba preparado para llenarse de la experiencia musical de su voz, y aunque por las condiciones de la grabación parece que Allen tenía todo preparado para llevar la canzone napoletana al último rincón del mundo, esto tampoco pudo ser.

 

Lástima. Mejor suerte para la ópera en la próxima ocasión.