*

X
Carta abierta a todos los ciudadanos de Oaxaca que tienen la intención de VOTAR en los próximos comicios electorales

La intención de estas palabras es para reflexionar juntos ante el proceso electoral que inició formalmente este fin de semana y del que recibiremos miles de mensajes por medio de la radio, los espectaculares, la televisión, los volantes y muchas formas más. Justo por eso estoy escribiendo esta carta ahora que inicia esta invasión publicitaria que romperá con nuestra normalidad como ciudadanos.

Hoy que circulaba por las calles de Oaxaca veía los espectaculares de todos los partidos con sus frases y caras “bonitas” de los que aspiran a ser gobernadores, al verlos las primeras palabras que se me venían a la mente eran poder, corrupción, ambición, indiferencia, abuso, dinero; qué contradicción esta, “a lo mejor no es lo que los candidatos ni sus publicistas querían que yo pensara”, ni tampoco lo que encarnaría un verdadero servidor público que debería reflejar servicio, conocimiento, humildad, capacidad, honestidad, transparencia; pero bueno, a lo mejor eso representaría estar soñando en un país como México, que tiene una profunda crisis de su sistema político.

Si tuviera a todos estos candidatos frente a mí quisiera hacerles las siguientes preguntas:


Pepe-Toño-Garfias

Pepe Toño Estefan Garfias (PAN-PRD), que su lema de campaña es “Firme hacia el futuro”: ¿Cuando mencionas futuro te refieres al tuyo o al del estado de Oaxaca? ¿Tienes alguna ideología o simplemente se mueve hacia el partido que te abre las puertas y va de acuerdo con tu ambición? Has tenido la oportunidad de vivir del erario público muchas décadas, ¿consideras que tu aportación a Oaxaca pasará a ser parte de la historia del estado o más bien de tu historia personal?

 

Alejandro-Murat

Alejandro Murat Hinojosa (PRI-PVEM), que su lema de campaña es “Es tiempo de crecer juntos”: ¿Cuando mencionas que es tiempo de crecer juntos es porque gran parte de tu vida has crecido fuera de la realidad que vive el pueblo oaxaqueño? ¿Consideras que tomarte fotos con los diferentes pueblos indígenas del estado te hace conocedor de la cultura? ¿Qué tanto estará metido tu padre, quien tienen una historia aquí en Oaxaca, en tu forma de gobernar?

 

Benjamin-Robles

Benjamín Robles Montoya (PT), que su lema es de campaña es “Ya basta de hambre”: ¿Cuándo has impulsando una iniciativa sustentable que combata el hambre en el estado de Oaxaca y no sólo por medio de programas asistencialistas? ¿Consideras que tienes la suficiente humildad para tratar a las personas sencillas y humildes de Oaxaca sin prepotencia? ¿Por qué se te vincula tanto con Ulises Ruiz, exgobernador de Oaxaca, cuál es tu relación actual con él?

 

Salomon-Jara

Salomón Jara Cruz (MORENA), que su lema de campaña es “Salvemos a Oaxaca”: ¿Realmente consideras que puedes salvar a Oaxaca cuando en el gobierno de Gabino Cué fuiste Secretario de Agricultura y no fuiste capaz de generar cambios profundos ni superficiales en el tema agrícola? ¿Cómo fue el proceso de selección para que te escogieran como candidato de MORENA, realmente AMLO sabe la reputación que tienes en el estado? ¿Consideras que has sido una persona que ha tomado decisiones democráticas a lo largo de su carrera política?

Estoy consciente de que sería muy complicado tenerlos frente a mí para hacerles estas preguntas, pero si existiera una remota posibilidad sinceramente no confiaría en sus respuestas, más bien confiaría en los cientos y probablemente miles de opiniones que las personas de Oaxaca tienen de cada uno de ellos.

Con esto no quiero que se desmotiven para VOTAR, más bien quiero generar esta reflexión ya que cada uno de ellos durante el tiempo de campaña buscarán convencerlos, pero la realidad es que no pueden borrar lo que ha sido su historia. Por tal razón quisiera que reflexionáramos en la decisión de cambiar las cosas desde nuestras acciones cotidianas. Si pensamos que cualquiera de los cuatro lo va a hacer, temo decirles que están equivocados, su perfil no da el ancho y el sistema político al que pertenecen necesitaría arrancar cosas de raíz, así que los invito a VOTAR diariamente por lo siguiente:

VOTAR por el respeto a la diferencia en un estado multicultural como Oaxaca.

VOTAR por nuestra capacidad para generar cambios desde la sociedad y ser congruentes con nuestro pensar como ciudadanos.

VOTAR para exigir que nuestras autoridades sean verdaderos servidores públicos y unirnos como sociedad para señalar los actos de corrupción.

VOTAR para fortalecer nuestra soberanía alimentaria produciendo y comprando productos locales que sean benéficos para nuestra salud y para impulsar la economía local.

VOTAR por la educación de nuestros hijos que les permitan enfrentar este mundo que cada vez representa nuevos retos, y no sólo por medio de la educación en la escuela sino en nuestras casas.

VOTAR por una mejor calidad de vida, que va más allá de la riqueza.

VOTAR para defender nuestros recursos naturales.

VOTAR por la cultura de Oaxaca que en muchos casos ha sido secuestrada por las promociones turísticas y gubernamentales, pero que se mantiene viva en la cotidianidad del tequio y la gueza.

VOTAR por las acciones ciudadanas que se realicen en otros estados de la República y que fortalezcan a México como país.

En fin… muchas veces he escuchado decir a las personas que las “acciones cotidianas ciudadanas” no tienen impacto en un país, creo que es un gran error y muchos políticos quieren que pensemos de esa forma, créanme que las “acciones cotidianas ciudadanas” SÍ tienen un impacto profundo, justo porque son cotidianas, no sólo tienen que ver con la fecha de la votación sino con las acciones diarias que se repiten y se repiten hasta que se crean hábitos que impactan primero en nuestra familia, luego en nuestra colonia, después en nuestro municipio, pasando por nuestro estado, fortaleciendo nuestro país y construyendo un mundo más justo.

Si el día de hoy me preguntaran por quién voy a VOTAR en OAXACA, mi respuesta es que no voy a esperar a la elección, que más bien decidí VOTAR por mis acciones cotidianas para dejar un mejor futuro a mis hijos y a los hijos del mundo!!!!

POR EL CARIÑO A ESTE GRAN ESTADO QUE ES OAXACA

 

* Imagen principal: Semanario La región

Te podría interesar:

7 diferencias entre ser experto en algo y ser realmente creativo

Por: pijamasurf - 04/12/2016

"Inténtalo, falla, vuélvelo a intentar, vuelve a fallar, falla mejor", decía Samuel Beckett, y probablemente sea la única regla creativa que necesites

Ser creativo no es lo mismo que ser experto en algo. El lugar común que dice que para ser experto en algún dominio de la ciencia o el arte basta con practicar cotidianamente una técnica es en parte cierto, pero sólo funciona para adquirir dicha técnica; los artistas y científicos más innovadores suelen ser los que llevan más lejos esa técnica. Es decir, los que se vuelven expertos en cosas que no existían antes de ellos.

En un fascinante artículo de Scott Barry Kaufman, la creatividad se define como algo "original, significativo y sorprendente":

Original en el sentido de que el creador es recompensado por trascender la pericia, e ir más allá del repertorio estándar. Significativo en el sentido de que el creador debe satisfacer alguna función útil, u ofrecer una nueva interpretación. (...) Finalmente, los productos creativos deben ser sorprendentes en cuanto que el producto creativo original y significativo debe ser sorprendente no sólo para uno mismo, sino para todos. Así es exactamente como la Oficina de Patentes de Estados Unidos evalúa las nuevas solicitudes. Las ideas originales y significativas que pudieron ser creadas por cualquier experto en el campo se consideran "obvias", y por tanto no son patentables. Los productos creativos, como los descubrimientos de Galileo y Leeuwenhoek, son sorprendentes para todos, tanto novatos como expertos.

He aquí algunos puntos sobre por qué la creatividad y la pericia no son lo mismo, aunque pueden complementarse:

 

1) Hay que contar con la incertidumbre

No todas las actividades creativas son cuantificables --y muchas veces ni siquiera es posible saber a priori cómo se verá nuestra creación cuando esté terminada. Además, dependiendo de lo que se trate, rara vez podemos saber cómo será recibido nuestro trabajo antes de que salga al mercado o sea recibido por un público. Incluso es posible que una gran obra de arte pase ignorada si no se le hace suficiente publicidad, o al revés, que la publicidad engrandezca obras mediocres (o, digamos, "poco creativas").

 

2) La creación no es acumulativa

A una obra maravillosa puede seguir una de menor calidad, a pesar de que el artista siga aprendiendo del proceso. Pensemos en bandas de música con un primer disco espectacular: es un truísmo que rara vez logran mantener la calidad a lo largo de sus siguientes producciones (aunque en honor a la verdad también puede deberse a cambios en el mercado o los gustos del público). Un crítico conservador podría decir que el período cubista de Picasso es caótico con respecto a su período figurativo, pero los procesos subjetivos de la producción artística no siempre son contemporáneos a los de la crítica.

 

3) ¿Vale más el talento o la práctica?

Existen casos donde efectivamente la práctica hace al maestro; si nos esforzamos por cocinar un solo platillo a la perfección seguramente lo lograremos, pero si somos chefs que deben crear un plato nuevo cada semana (¡o cada día!) la exigencia aumentará mucho más, al igual que la presión. El talento, en ese sentido, no es más que aprender rápido y absorber nuevas experiencias a medida que surgen; es por eso que el talento, a menudo demeritado como valor romántico, puede entenderse como un acercamiento fresco a cada momento, no importa si se trata de ciencia, arte o gastronomía.

 

4) El contexto influye

Por fortuna o por desgracia vivimos en un mundo de 7 mil millones de personas, y aunque la tecnología nos pone más cerca del mundo que a nuestros coterráneos del siglo pasado, seguimos viviendo en un contexto local. Y desde un punto de vista más amplio, el contexto puede incluir la vida en un país en guerra, lo cual puede determinar la posterior trayectoria creativa de una persona: Charles Simic salió de Serbia cuando niño y escapó de los horrores de la guerra, pero Walter Benjamin no tuvo tanta suerte durante la Segunda Guerra Mundial. Existen contextos más dolorosos, como el hecho de ser mujer, que limitó el alcance de plumas como las de Jane Austen o Emily Dickinson, aunque su calidad artística se haya comprobado con los años.

 

5) Nunca perder la curiosidad

Cuando conocemos a alguien con muchos talentos e intereses decimos que es un "renacentista", por ejemplo, si escribe, pinta, tiene conocimientos de óptica y medicina, además de coleccionar juguetes antiguos. Pero no tiene nada que ver con el hecho de que hace 5 siglos la gente tuviera más tiempo libre, sino tal vez con la profundidad con la que mentes como la de Leonardo da Vinci o Galileo exploraron y dieron rienda suelta a su curiosidad. De este último se dice, por ejemplo, que fue su conocimiento del claroscuro lo que le permitió realizar novedosas interpretaciones al observar los cielos, pues su formación artística pudo ponerse al servicio de la ciencia. Todo, al final, está conectado.

 

6) La suerte de principiante es más que suerte

El problema de convertirse en un experto es que puedes caer en la tentación de creer que conoces todas las respuestas. Es posible que la así llamada "suerte de principiante" no sea producto del azar, sino de una atención potenciada por el hecho de hallarse en un contexto nuevo e impredecible o en un campo que no se conoce ni domina. Otro refrán dice que hasta al mejor cazador se le va la liebre, y es cierto si el cazador olvida que cada liebre y cada bala son distintas y a su modo, únicas. El cazador inexperto, aún con las manos temblorosas, puede poner un poco más de atención y no confiarse de sus trofeos previos.

 

7) La creatividad crea sus propias reglas

La creatividad es un tema de moda y seguramente leerás libros y acercamientos diversos que la tratan como un problema a resolver. Pero lo que aprendemos de la gente creativa, provenga del arte, la ciencia, o cualquier otro campo de actividad humana, es que fueron capaces de producir algo que no existía antes de ellos: puede tratarse de un invento, una conexión, una interpretación, una fórmula o una obra de arte, para lo cual probablemente tuvieron que romper los paradigmas considerados como "ley" hasta ese momento (creando e instaurando otros). Desconfiar de los caminos demasiado transitados, arriesgarse al error ahí donde muchos fallaron y efectivamente, fallar y fallar de nuevo: ese es el riesgo gozoso de entregarse ciegamente a la propia capacidad creadora, eso que llaman creatividad.