*

X

Hacer un zoom a las plumas de aves revela que son más bellas de lo que se piensa (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/17/2016

Colores, texturas y simetría iridiscente en las plumas de las aves, una muestra de la complejidad seductora de la evolución

Las plumas de las aves desde siempre han sido admiradas por sus intrincadas formas, brillos y colores, simbolizando de hecho el cielo y el paraíso. El fotógrafo Robert Clark nos hace pensar en esta divina simbología y geometría de las aves con la serie de fotos de Feathers: Displays of Brilliant Plumage, libro publicado por Chronicle Books, una mezcla de viaje estético y reflexión académica sobre este mundo plumífero. 

Screen shot 2016-04-17 at 10.23.46 AM

Clark antes había hecho las fotos para el artículo de National Geographic "Feather Evolution: The Long, Curious, and Extravagant History of Feather", del naturalista Carl Zimmer. En dicho trabajo se explora la evolución de este apéndice ornitológico a través de fósiles. Las plumas de las aves tienen diferentes funciones, entre ellas proveer calor y camuflaje, así como una función afrodisíaca en la selección sexual, como es el caso del plumaje atestado de ojos iridiscentes de los pavo reales. 

Clark nos muestra un epítome de la elegancia en estas plumas con miradas a detalles, enfocándose en la textura y en la geometría miniatura: una fiesta visual imperdible. Vemos en las imágenes plumas de faisanes, guacamayas, aves del paraíso, un quetzal y otras especies regias. 

Screen shot 2016-04-17 at 10.21.09 AM

Visita Salon para ver más imágenes

 

Screen shot 2016-04-17 at 10.19.43 AM

Screen shot 2016-04-17 at 10.21.00 AM

Te podría interesar:
Investigadores confirman que el aleteo del búho, desafiando la física, no produce prácticamente sonido alguno

Los búhos son seres extraordinarios. No es casualidad que entre múltiples culturas sean considerados como habitantes de las fronteras entre este y otros mundos. Radiante en el filo de lo imperceptible, su casi fantasmal discreción hace de esta ave nocturna una figura asociada a la sabia distancia, a la contemplación panorámica del objeto y el movimiento.

En hermosa sintonía con lo anterior, se comprobó que el vuelo de los búhos no emite prácticamente sonido alguno. Si tomamos en cuenta la complejidad de los movimientos implícitos en su vuelo, y luego la contrastamos con su minúsculo efecto sonoro, es probable que entendamos por qué se considera a estos animales como residentes de un plano distinto --más sutil y elegante-- al nuestro. Además, sobra decir, su casi imperceptible desplazamiento abona significativamente a su mayestática naturaleza.

Investigadores británicos documentaron el sonido emitido por el vuelo de un búho Tyto alba y confirmaron que el ejercicio consistía en prácticamente grabar silencio. Luego lo contrastaron con el vuelo de otras aves, un pichón común (Columbidae) y un halcón peregrino (Falco peregrinus); el resultado fue espectacular. Gracias a un sistema de alta sensibilidad para monitorear sonido se pudo comprobar que el vuelo de un búho, a pesar de su rapidez y precisión, es algo simplemente fantasmal. Lo imperceptible de su desplazamiento se debe a la gentileza de sus movimientos y a una constitución que combina un cuerpo pequeño con amplias alas.  

Cuando un cuerpo se mueve desplaza aire y eso produce sonido. Sin embargo, la gracia cinética del búho le permite casi eludir este principio esencial de la física y desplazarse de manera exógena a este mundo –algo que, por cierto, contrasta con la contundencia del instante preciso en que ase a su presa.   

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis