*

X

Estudio revela que los blancos abusan más de "drogas duras" que los afroamericanos (racismo en guerra contra las drogas)

Por: pijamasurf - 04/07/2016

El estereotipo de los afroamericanos como fuertes consumidores de drogas podría ser parte de la estrategia racial y económica de dominación blanca (cuyo estandarte es la guerra contra las drogas, aun fuera de EEUU)
Imagen: The Atlantic

Imagen: The Atlantic

El estereotipo que asocia a los afroamericanos con un alto consumo y abuso de "drogas duras" no parece tener sustento real. Una investigación dirigida por la psiquiatra Linda A. Teplin de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, que tomó en cuenta casi 2 mil casos de jóvenes detenidos por posesión y consumo de drogas, revela una historia racial muy distinta del estereotipo.

El estudio se llevó a cabo a través de 12 años gracias a los registros del Cook County Juvenile Temporary Detention Center de Chicago, tomando en cuenta mil 829 casos de jóvenes (mil 172 hombres y 657 mujeres entre 10 y 18 años de edad) que fueron arrestados más de una vez entre 1995 y 1998. Los investigadores se entrevistaron con los jóvenes hasta en nueve ocasiones a lo largo de sus años 20, revelándose que las probabilidades de abuso de cocaína se incrementaban 30% más en jóvenes blancos no hispánicos que en afroamericanos. 

Las conclusiones (publicadas en el American Journal of Public Health) parecen demostrar que la dependencia y abuso de "drogas duras" (como los opiáceos y las anfetaminas) es "menos común entre jóvenes delincuentes afroamericanos que entre blancos no hispánicos", lo que resulta "sorprendente considerando el estereotipo ampliamente aceptado de que los afroamericanos son quienes abusan predominantemente de las 'drogas duras'", segun la doctora Teplin.

La incongruencia entre la tasa de encarcelamiento de afroamericanos y la de otros grupos étnicos no es meramente casual: de acuerdo con Noam Chomsky, la guerra contra las drogas fue diseñada como una forma de mantener a raya el ascenso de los afroamericanos en la escala de clase o, dicho de otra forma, como una estrategia para preservar la hegemonía blanca en Estados Unidos al criminalizar a los jóvenes por delitos fáciles de rastrear y comprobar, como la posesión y consumo de cannabis.

Se estima que en las zonas más conflictivas y de mayor tasa de criminalidad en EEUU, uno de cada tres jóvenes hombres afroamericanos irá a prisión al menos una vez en su vida, mientras la tasa de blancos en la misma situación es uno de cada 17.

Curadora del MoMA decide "matar" obra de arte antes de que se salga de control

Por: pijamasurf - 04/07/2016

Si bien el destino del arte para algunos es vivir para siempre, no se dan muchos casos en que una obra pueda "matarse", porque la vida del arte no suele ser biológica... hasta que te topas con una obra de bioarte fuera de control

El bioarte ha dado ejemplos interesantes --como los conejos fosforescentes de Eduardo Kac-- pero pocas veces representan una amenaza para otros o para sí mismos. Esta fue la situación con la que se topó Paola Antonelli, directora de arquitectura y diseño del MoMA de Nueva York hace unos años, cuando una pieza de bioarte estuvo a punto de salirse de control.

Se trataba de la exhibición de 2004 Design and the Elastic Mind de los artistas australianos Oron Catts e Ionat Zurr, donde un pequeño abrigo de piel hecho de células madre y tejido vivo era "incubado" dentro de una botella que le servía de contenedor (o cuerpo, si gustan). La obra se llamaba Victimless Leather y buscaba algo así como hacer una pieza de ropa de piel sin que ningún animal tuviera que morir en el proceso sino, en cambio, produciendo el abrigo primero en miniatura y permitiéndole crecer en condiciones controladas, como cualquier planta. 

[caption id="attachment_107839" align="aligncenter" width="500"]La pequeña pieza de ropa que creció demasiado rápido. La pequeña pieza de ropa que creció demasiado rápido[/caption]

 

El problema fue cuando el abrigo comenzó a crecer a un paso más rápido del esperado, y bloqueó su propio sistema de incubación apenas 5 semanas después de la inauguración. Catts y Zurr estaban de regreso en Autralia así que la curadora, Antonelli, tuvo que tomar la extraña decisión de desconectar el sistema de alimentación de la obra. En otras palabras, literalmente tuvo que "matar" una obra de arte.

Según Catts, la pieza buscaba preguntarse "cómo percibimos algo que desde el exterior parece vivo, pero que es algo que reconocemos como inanimado". Como buena obra de arte, sus significados rebasan las expectativas de sus creadores --y a menudo los ponen en aprietos.