*

X

Este es el secreto para ser productivo independientemente de tu humor

Salud

Por: pijamasurf - 04/23/2016

Hay días en que por más que lo intentamos no logramos motivarnos lo suficiente para realizar nuestro trabajo; esta es la clave para superarlos

Cuando se habla de cómo incrementar la productividad hay muchísimos consejos, desde hacer rutinas de trabajo que incluyan caminatas, establecer horarios, mantener despejada el área, seguir diferentes métodos para organizarse, poner plantas en el escritorio, tomar suplementos alimenticios y aplicar tácticas para mejorar la concentración y la memoria, y un largo etc. Sin embargo, a pesar de la utilidad de todos estos recursos, hay días en los que el mayor reto radica en cómo motivarnos o convencernos de hacer lo que de todas formas debemos hacer. 

Hay días en los que simplemente no tenemos disposición para realizar nuestras tareas e insistimos en distraernos con cualquier cosa. Cada quién tiene su método favorito de evasión; algunos recurren a las redes sociales o los videos de gatitos, otros prefieren limpiar argumentando que no pueden empezar a trabajar hasta que todo esté impecable. Algunos más le achacan su falta de productividad a los factores ambientales, el clima, la decoración, el ruido o a dolencias personales. Otros argumentan con desesperación que simplemente no pueden concentrarse y temerosamente se preguntan si algo andará mal en ellos. 

La cuestión es que al momento de enfrentar esta absoluta falta de motivación generalmente abordamos el problema de manera errónea, pues asumimos que lo que debemos hacer para lograr nuestro objetivo es motivarnos. Pero esto no es cierto, o al menos eso es lo que ha puesto en evidencia Oliver Burkeman, autor de El antídoto. La felicidad para las personas que no soportan el pensamiento positivo:

¿Quién dice que necesitas esperar hasta sentirte con ganas de hacer algo para empezar a hacerlo? El problema de esta perspectiva no es que no te sientas motivado, es que te imaginas que necesita sentirte motivado… Si puedes entender tus pensamientos y emociones sobre lo que sea que estás dejando para después, como una fluctuación transitoria en el clima, te darás cuenta de que tu resistencia a trabajar no es algo que necesite ser erradicado y transformado en algo positivo. Puedes coexistir con ella. Puedes notar tus ganas de procrastinar y trabajar de todas formas. 

Este consejo es por demás útil ya que nos libera de tener que forzarnos, manipularnos o empujarnos a sentirnos igualmente productivos, motivados o positivos todos los días. La vida tiene todo tipo de aristas, emociones y fluctuaciones, pero desapegarnos un poco de ellas es lo que nos permite navegarlas con gracia y entenderlas como lo que son, sin dejar que definan nuestra existencia. El caso de la productividad es especialmente importante para muchas personas porque, como alguna vez dijo Christopher Parker: “La procrastinación es como una tarjeta de crédito: es muy divertida hasta que te llega la cuenta”. Y seguir este consejo puede hacer que ese momento deje de ser motivo de angustia.  

Te podría interesar:

La ciencia lo dice... tatuarse también es bueno para la salud

Salud

Por: pijamasurf - 04/23/2016

Exponerte a largas sesiones de tinta y aguja refuerza tu sistema inmunológico y te fortalece en el manejo fisiológico del estrés

Si bien entre muchas culturas tatuarse es una práctica ritual desde hace milenios, hoy podríamos afirmar que vivimos la era dorada del tatuaje –al menos desde una perspectiva cuantitativa. La masificación de esta práctica ha fomentado la creación de incontables estilos y corrientes estilísticas que hacen de esta subcultura o moda un amplio panorama gráfico. 

Pero no sólo culturalmente el tatuaje ya es casi bien visto, incluso cool entre millones de personas, sino que su actual relevancia cultural ha provocado que la ciencia se aboque a determinar cuáles son los efectos puntuales para el cuerpo y la salud que conlleva tatuarte. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Alabama publicado en la revista científica American Journal of Human Biology, tatuarse tiene implicaciones positivas para la salud humana.

Puntualmente, la investigación se refiere a los beneficios que aporta tatuarse para el sistema inmunológico de una persona. Tras analizar los niveles de inmunoglobina A de participantes que tienen uno o muchos tatuajes, los investigadores encontraron una relación proporcional entre ambos factores. Es decir que el estrés al cual se somete el cuerpo durante una sesión de tatuaje provoca que el individuo vaya desarrollando una cierta tolerancia al mismo, y por eso quienes más horas de tinta acumulan evidencian mecanismos antiestrés más afinados. 

En pocas palabras tatuarte equivale a una especie de terapia de shock a tu sistema inmunológico, la cual, ya probadamente, fortalece un mecanismo importante del cuerpo. Así que, al menos en este plano --y sin dejar de considerar que deben tomarse medidas fundamentales de higiene y cuidado, podemos hoy invitarte a regalarle a tu sistema inmunológico un nuevo tatuaje.