*

X

Esta es la verdadera razón por la cual las niñas deberían aprender a escribir código

Por: Edmée García - 04/20/2016

Estas son algunas de las causas que mantienen a las mujeres y a las niñas al margen de realizar una contribución y aprovechar los 1.4 millones de empleos que habrá en la industria de la tecnología para 2020

El alba de la era de la información ha traído consigo una  preocupación creciente por el hecho de que las mujeres escasean en el campo de la tecnología. La cantidad de mujeres laborando en alguna rama de las ciencias computacionales ha ido declinando desde la década de los años 80. La cuestión es que la infrarrepresentación de las mujeres en estos equipos de trabajo no sólo es un problema social, también es un problema económico, ya que básicamente hay un número creciente de plazas laborales que necesitan ser llenadas y en ese sentido, dejar al margen a la mitad de la población es una pésima idea. Además, debido al crecimiento de esta industria se estima que para el año 2020 habrá 1.4 millones de trabajos disponibles. 

La realidad es que no sólo las mujeres están perdiendo oportunidades, pues la industria también sufre debido a esta disparidad. Investigadores de la Universidad de Castilla han publicado evidencia de cómo tener equipos diversos que incluyan mujeres genera mejores decisiones y mayor creatividad. Por otro lado, de acuerdo a la revista Forbes las compañías con mayor número de directoras en su consejo logran mejores desempeños. Sin embargo compañías como Twitter, Facebook, YouTube y Apple sólo tienen alrededor de un 30% de mujeres entre sus rangos.

Entonces, ¿qué es lo que está manteniendo a las mujeres al margen? El documental The Code aborda cómo los prejuicios culturales, los estereotipos de género, los sistemas educativos y el sexismo en general colaboran para que esto suceda. Hay ideas y actitudes muy arraigadas en la cultura actual que mantienen a las niñas alejadas de los campos tecnológicos, como la concepción de que ellas son seres más emocionales que racionales y por lo mismo menos aptas para desarrollar habilidades lógico-matemáticas, por lo cual reciben menor apoyo, impulso o atención de sus maestros. Al ser menor el número de mujeres que deciden profesionalizarse dentro de las ciencias computacionales, el grupo de potenciales trabajadores del que los reclutadores tienen que elegir se encuentra sesgado a priori. 

Además, una vez en el campo de trabajo ellas deben enfrentarse a una cultura que en lugar de integrarlas las relega. Algunas mujeres han puesto de manifiesto públicamente la soledad que experimentan en el trabajo, una de ellas es Ciara Byrne:  

Una vez me ofrecieron un trabajo en un equipo desarrollador de 50 personas en el que yo sería la única mujer. La mayoría del tiempo aún soy la única mujer, pero escojo equipos más pequeños y menos intimidantes. Siempre soy la única mujer en la junta, con frecuencia he sido la primera ingeniera de R&D, la primera jefa de proyecto, la primera jefa del equipo de software en las compañías para las que he trabajado. Lo que los blogs de dirección que dan lecciones de liderazgo no te dicen es que ser la primera es una carga. Tú cargas la responsabilidad de representarte no sólo a ti misma sino a la experiencia total de trabajar con una criatura semimítica: la techie femenina.

Estas condiciones aunadas a la falta de mentores que las respalden y les permitan un crecimiento laboral significativo son algunas de las razones por las cuales de acuerdo a una encuesta realizada por The Guardian, las mujeres tienen un 45% más de probabilidades de dejar el empleo en el lapso de 1 año que los hombres. 

La cuestión es que si dejamos los prejuicios de lado, las mujeres en realidad pueden ser muy buenas programadoras. Los resultados arrojados por una investigación de conducta realizada con desarrolladores de software de GitHub, una de las comunidades más grandes del mundo de código abierto, dejaron en evidencia cómo el código producido por programadoras tenía un mayor porcentaje de aprobación de parte de los clientes que el de los hombres; siempre y cuando éstos ignoraran que había sido producido por mujeres. 

Como respuesta a esta situación han surgido varias iniciativas, una de ellas es la ONG Girls Who Code, fundada por Reshma Saujani, que inicia a las niñas en el mundo de la tecnología. Su misión es lograr que 1 millón de mujeres se integren al campo de las ciencias computacionales. En sus palabras una de las cosas que con frecuencia coarta el desarrollo de las niñas y las mujeres es que ellas son criadas para ser perfectas, lo cual hace que no tomen los riesgos necesarios para su crecimiento. En sus palabras: 

La mayoría de las niñas son enseñadas a evitar el riesgo y el fracaso. Ellas son enseñadas a sonreír bonito, jugar seguro, conseguir las más altas calificaciones. Por otro lado, los niños son enseñados a jugar agresivamente, columpiarse alto, arrastrarse hasta la cima de los juegos y luego saltar. Y para cuando son adultos no importa si están pidiendo un aumento o pidiéndole a alguien una cita, están habituados a tomar riesgo tras riesgo y son recompensados por ello. 

En otras palabras, estamos criando a nuestras niñas para ser perfectas y estamos criando a nuestros niños para ser valientes. Nuestra economía y nuestra sociedad está perdiendo porque no estamos criando a nuestras niñas para ser valientes. 

Saujani considera que enseñarle a escribir código a las niñas también les enseña perseverancia, paciencia y a ir más allá del miedo a la imperfección y arriesgarse. Esto cobra aún más importancia si consideramos que al abrirle oportunidades a las niñas y a las mujeres de aprender a escribir código e integrarse a los campos tecnológicos estamos abriendo una puerta a mayores posibilidades de crecimiento colectivo. 

  

 Twitter de la autora: @diosaloca

Te podría interesar:

7 diferencias entre ser experto en algo y ser realmente creativo

Por: pijamasurf - 04/20/2016

"Inténtalo, falla, vuélvelo a intentar, vuelve a fallar, falla mejor", decía Samuel Beckett, y probablemente sea la única regla creativa que necesites

Ser creativo no es lo mismo que ser experto en algo. El lugar común que dice que para ser experto en algún dominio de la ciencia o el arte basta con practicar cotidianamente una técnica es en parte cierto, pero sólo funciona para adquirir dicha técnica; los artistas y científicos más innovadores suelen ser los que llevan más lejos esa técnica. Es decir, los que se vuelven expertos en cosas que no existían antes de ellos.

En un fascinante artículo de Scott Barry Kaufman, la creatividad se define como algo "original, significativo y sorprendente":

Original en el sentido de que el creador es recompensado por trascender la pericia, e ir más allá del repertorio estándar. Significativo en el sentido de que el creador debe satisfacer alguna función útil, u ofrecer una nueva interpretación. (...) Finalmente, los productos creativos deben ser sorprendentes en cuanto que el producto creativo original y significativo debe ser sorprendente no sólo para uno mismo, sino para todos. Así es exactamente como la Oficina de Patentes de Estados Unidos evalúa las nuevas solicitudes. Las ideas originales y significativas que pudieron ser creadas por cualquier experto en el campo se consideran "obvias", y por tanto no son patentables. Los productos creativos, como los descubrimientos de Galileo y Leeuwenhoek, son sorprendentes para todos, tanto novatos como expertos.

He aquí algunos puntos sobre por qué la creatividad y la pericia no son lo mismo, aunque pueden complementarse:

 

1) Hay que contar con la incertidumbre

No todas las actividades creativas son cuantificables --y muchas veces ni siquiera es posible saber a priori cómo se verá nuestra creación cuando esté terminada. Además, dependiendo de lo que se trate, rara vez podemos saber cómo será recibido nuestro trabajo antes de que salga al mercado o sea recibido por un público. Incluso es posible que una gran obra de arte pase ignorada si no se le hace suficiente publicidad, o al revés, que la publicidad engrandezca obras mediocres (o, digamos, "poco creativas").

 

2) La creación no es acumulativa

A una obra maravillosa puede seguir una de menor calidad, a pesar de que el artista siga aprendiendo del proceso. Pensemos en bandas de música con un primer disco espectacular: es un truísmo que rara vez logran mantener la calidad a lo largo de sus siguientes producciones (aunque en honor a la verdad también puede deberse a cambios en el mercado o los gustos del público). Un crítico conservador podría decir que el período cubista de Picasso es caótico con respecto a su período figurativo, pero los procesos subjetivos de la producción artística no siempre son contemporáneos a los de la crítica.

 

3) ¿Vale más el talento o la práctica?

Existen casos donde efectivamente la práctica hace al maestro; si nos esforzamos por cocinar un solo platillo a la perfección seguramente lo lograremos, pero si somos chefs que deben crear un plato nuevo cada semana (¡o cada día!) la exigencia aumentará mucho más, al igual que la presión. El talento, en ese sentido, no es más que aprender rápido y absorber nuevas experiencias a medida que surgen; es por eso que el talento, a menudo demeritado como valor romántico, puede entenderse como un acercamiento fresco a cada momento, no importa si se trata de ciencia, arte o gastronomía.

 

4) El contexto influye

Por fortuna o por desgracia vivimos en un mundo de 7 mil millones de personas, y aunque la tecnología nos pone más cerca del mundo que a nuestros coterráneos del siglo pasado, seguimos viviendo en un contexto local. Y desde un punto de vista más amplio, el contexto puede incluir la vida en un país en guerra, lo cual puede determinar la posterior trayectoria creativa de una persona: Charles Simic salió de Serbia cuando niño y escapó de los horrores de la guerra, pero Walter Benjamin no tuvo tanta suerte durante la Segunda Guerra Mundial. Existen contextos más dolorosos, como el hecho de ser mujer, que limitó el alcance de plumas como las de Jane Austen o Emily Dickinson, aunque su calidad artística se haya comprobado con los años.

 

5) Nunca perder la curiosidad

Cuando conocemos a alguien con muchos talentos e intereses decimos que es un "renacentista", por ejemplo, si escribe, pinta, tiene conocimientos de óptica y medicina, además de coleccionar juguetes antiguos. Pero no tiene nada que ver con el hecho de que hace 5 siglos la gente tuviera más tiempo libre, sino tal vez con la profundidad con la que mentes como la de Leonardo da Vinci o Galileo exploraron y dieron rienda suelta a su curiosidad. De este último se dice, por ejemplo, que fue su conocimiento del claroscuro lo que le permitió realizar novedosas interpretaciones al observar los cielos, pues su formación artística pudo ponerse al servicio de la ciencia. Todo, al final, está conectado.

 

6) La suerte de principiante es más que suerte

El problema de convertirse en un experto es que puedes caer en la tentación de creer que conoces todas las respuestas. Es posible que la así llamada "suerte de principiante" no sea producto del azar, sino de una atención potenciada por el hecho de hallarse en un contexto nuevo e impredecible o en un campo que no se conoce ni domina. Otro refrán dice que hasta al mejor cazador se le va la liebre, y es cierto si el cazador olvida que cada liebre y cada bala son distintas y a su modo, únicas. El cazador inexperto, aún con las manos temblorosas, puede poner un poco más de atención y no confiarse de sus trofeos previos.

 

7) La creatividad crea sus propias reglas

La creatividad es un tema de moda y seguramente leerás libros y acercamientos diversos que la tratan como un problema a resolver. Pero lo que aprendemos de la gente creativa, provenga del arte, la ciencia, o cualquier otro campo de actividad humana, es que fueron capaces de producir algo que no existía antes de ellos: puede tratarse de un invento, una conexión, una interpretación, una fórmula o una obra de arte, para lo cual probablemente tuvieron que romper los paradigmas considerados como "ley" hasta ese momento (creando e instaurando otros). Desconfiar de los caminos demasiado transitados, arriesgarse al error ahí donde muchos fallaron y efectivamente, fallar y fallar de nuevo: ese es el riesgo gozoso de entregarse ciegamente a la propia capacidad creadora, eso que llaman creatividad.