*

X

¿Es la risa el lenguaje humano por excelencia?

Salud

Por: pijamasurf - 04/22/2016

La risa es contagiosa, y aporta mucha información para los oyentes acerca de las intenciones y confiabilidad de los extraños

La risa es una forma de comunicación anterior a la palabra, y su importancia evolutiva apenas comienza a ser realmente ponderada. Se trata de un fenómeno eminentemente social, aunque es posible reír a solas; reímos porque algo nos divierte, pero también de manera histérica, cuando no tenemos otro recurso psicológico para enfrentar la dimensión de una tragedia. Reímos para aprobar socialmente al otro o para desaprobarlo, y diferenciar el contexto de la risa es difícil de explicar pero lo hacemos sin pensarlo todos los días.

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences --dirigido por Gregory Bryant de la UCLA-- parece sugerir que la risa indica el grado de familiaridad de los involucrados. La investigación consistió en pedirle a voluntarios que juzgaran el tipo de amistad o relación que tenían algunos extraños y amigos solamente por la manera en que ríen juntos a través de pequeños videos. A pesar de que los ejemplos que juzgaron provienen de sociedades muy distintas (24 para ser exactos), los voluntarios fueron capaces de determinar fácilmente quiénes eran amigos y quiénes no. Esto implica que podemos leer algo

La risa, a diferencia del lenguaje articulado, no pasa por un proceso de aprendizaje lógico: reímos incluso antes de aprender a hablar, probablemente para favorecer la empatía con el grupo y que no nos devoren cuando más indefensos estamos. No aprendemos a reír escuchando risas ni observándolas, puesto que los niños que nacen ciegos y/o sordos de nacimiento también ríen. Su rol primordial parece ser el establecimiento de vínculos afectivos al interior de un grupo; se sabe que el tipo de risa puede marcar la jerarquía de los miembros de un grupo (en el sentido en que un grupo tiene más posibilidades de reírse cuando el miembro de mayor estatus lo haga), lo que sugiere que la risa evolucionó de una forma expresiva espontánea a una estrategia cognitiva para sostener alianzas.

Según Jordan Raine, investigador de las vocalizaciones no verbales en humanos, la risa:

probablemente evolucionó a partir de la respiración fatigosa durante juegos como las cosquillas, lo cual fomentó la cooperación y el comportamiento competitivo entre jóvenes mamíferos. Esta expresión de excitación compartida experimentada a través del juego pudo haber sido efectiva en fortalecer los vínculos positivos, y de hecho se ha demostrado que la risa prolonga la duración de los comportamientos lúdicos tanto en niños como en chimpancés, y que provoca directamente respuestas emocionalmente positivas tanto conscientes como inconscientes en escuchas humanos.

Como se muestra en el trabajo de Bryant, la risa de los amigos es fácilmente diferenciable, en su espontaneidad, por ser más aguda, mientras que la risa "volicional" (digamos, la hipócrita o la que hacemos por compromiso) es menos sonora, es solamente gestual, pues la presentamos a los otros como una forma de cortesía, no como resultado ni refuerzo de una conexión emocional. Sin embargo, el estudio demostró que el juicio de los voluntarios sólo era 11% más acertado que adivinar al azar; esto quiere decir que los extraños también pueden ser capaces de imitar la risa espontánea de los amigos, y que los amigos no siempre se ríen con total apertura y sinceridad. La risa, de cualquier modo, es contagiosa.

Esta comparación entre almuerzos de niños neoyorquinos y de París revela más de lo que crees

Salud

Por: pijamasurf - 04/22/2016

La nutrición es la clave de la vida, y esto no vale únicamente para los alimentos que llevamos a nuestro cuerpo

Se dice que la alimentación es la clave de la vida, pero esta afirmación nacida en el sentido común es probablemente más repetida que puesta en práctica. En buena medida y en varios aspectos, los problemas de nuestra época se han derivado de la preferencia por consumir antes que por nutrirse, una diferencia a veces sutil y a veces evidente que deriva en consecuencias notables que lo mismo tocan nuestra salud corporal que nuestro intelecto e incluso nuestro espíritu.

Si, por ejemplo, nos dejamos llevar por el oropel de la publicidad y compramos una hamburguesa de una cadena de comida rápida en vez de, digamos, preparar nosotros nuestros propios alimentos, teniendo a la vista ingredientes y porciones, a mediano y largo plazo cada una de esas decisiones tendrá sus propios y divergentes efectos. Y lo mismo vale para caminos en apariencia tan distintos como los libros que leemos, las películas que vemos y aun los sitios de Internet que visitamos o las personas con quienes convivimos.

A este respecto, hace unos días  el sitio Quartz publicó una interesante comparación entre los almuerzos que niños de Nueva York y de París comen a la hora de sus respectivos recesos escolares, una práctica en apariencia simple pero que, puesta frente a frente en sus distintas ejecuciones, revela importantes diferencias culturales –la más evidente, quizá, es la preferencia de la sociedad estadounidense por alimentos industrializados, fabricados en una planta, en contraste con la inclinación francesa por productos de origen un tanto más natural.

 

París

Nueva York

Lunes

Baguette artesanal, costilla de puerco en salsa Dijon, jamón de pavo, puré de papas, queso emmental, manzana

Sándwich de queso gratinado, salsa marinara, espinacas

Martes

Baguette artesanal, ensalada verde, espagueti con salmón, yogur con fruta, compota de manzana

Mac & Cheese, pan de mesa, frijoles Brooklyn

Miércoles

Pan fresco, ensalada de pepino con crema fresca, ternera salteada con aceitunas y brócoli, queso de cabra, pastel casero

Ham-burrito de Avi, papas fritas, ensalada de kale

Jueves

Baguette artesanal, ensalada de jitomate y cebolla, filete orgánico en su jugo con ejotes y perejil, queso à pâte molle, pera

Pollo con brócoli, arroz frito con vegetales, rollo de huevo con salsa de pato, manzana

Viernes

Baguette artesanal, omelette de papas, ensalada de zanahoria, jitomate y elote, queso à pâte fraiche, postre de manzana

Rebanada de pizza vegetariana, Jamaican Patty, ensalada fresca de jitomate

El ejercicio no tiene como propósito emitir algún tipo de juicio moral sobre una u otra cultura, sino que tal vez podemos tomarlo desde una perspectiva más modesta y únicamente encaminarlo a la reflexión sobre la importancia de esas pequeñas decisiones cotidianas para el estado general de nuestra vida, presente y futuro, y también sobre la trascendencia de la nutrición en este mismo aspecto y en sus varios sentidos posibles.

 

También en Pijama Surf: 

Impresionantes fotos muestran de qué se alimenta cada país

Eres lo que comes: fotógrafo echa un vistazo al refrigerador de 50 personas