*

X

¿El secreto de la felicidad está en las albercas comunales?

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/19/2016

La felicidad y la salud podrían estar depositadas en meterse a la alberca con las personas de tu pueblo (al menos así es para los islandeses)

El New York Times tiene una fascinante pieza sobre la arraigada práctica de las albercas comunales en Islandia. No sólo estas piscinas al aire libre son sumamente hermosas sino que cumplen una importante labor de integración social y educación para este maravilloso país, realmente único en el mundo.

Al parecer todos los pueblos en Islandia tienen al menos una alberca comunal; algunas son muy sencillas y otras cuentan con tinas calientes de múltiples niveles o resbaladillas "sumamente peligrosas, del tipo que la cultura americana apretada nunca permitiría". Se dice que si no tienes una pisicina, entonces no eres un pueblo. A la par existen numerosas aguas termales que ofrecen baños relajantes y curativos todo lo más por los hermosos paisajes de nieve, mar, volcanes y demás en los que están incrustadas. 

Estas piscinas llamadas sundlaugs son herencia de finales del siglo XVIII, cuando se instituyó una campaña de educación masiva para prevenir los frecuentes accidentes mortales que estaban ocurriendo debido que Islandia es un país de navegantes y marineros, los cuales tienen mucho contacto con el agua en embarcaciones y debían paralelamente estar al nivel de estos riesgos en sus aptitudes para nadar. Actualmente los islandeses están orgullosos de sus albercas y consideran que es un deber meterse al agua pese a que pueda estar a temperaturas heladas (y he ahí, quizás, una de las ventajas: la disciplina y una cierta templanza que se desarrolla).

El artículo concluye que de hecho las piscinas --y la acción social de pasar el tiempo zambulliéndose en contacto con la naturaleza y los compañeros-- son entendidas en Islandia como parte esencial del bienestar e incluso podría decirse que son la clave de por qué este país, pese a estar tan al norte y tener grandes temporadas de oscuridad, es un lugar en donde existen altos índices de bienestar real, no meramente económico. Así podemos entender las prácticas un tanto "populistas" de gobernantes latinoamericanos que instituyen albercas comunales en grandes urbes. Pero hay algo que nos hace unirnos con los otros en las albercas, pasar un rato y encontrar una medicina acuática.

 

Visita el artículo del Times para ver la belleza de estas albercas bajo los cielos islandeses

¿Quieres ser un banquero exitoso? Anula toda emoción y empatía

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/19/2016

Los banqueros anulan su personalidad, interés y sentido de vida para enfocarse sólo en una cosa: el dinero

Un interesante estudio de las personalidades de mujeres y hombres londinenses que se dedican a las inversiones financieras arroja inquietantes resultados sobre esta profesión y las personas que deciden perseguir este negocio. Según Maxine Robertson, investigadora de la Universidad Queen Mary de Londres, existe una característica esencial en los banqueros: no tienen una personalidad. "Su personalidad es puesta en stand by". Tienen una vida sin identidad, no muestran verdadero interés en nada y no obtienen significado de ninguna de las cosas que la mayoría de las personas... salvo una: el dinero.

El sondeo dejó ver que los banqueros exhibieron una "total falta de emoción"; las mujeres banqueras dijeron que "el sexismo es ubicuo en el trabajo" sin ningún sobresalto; uno de los entrevistados tranquilamente afirma que el banco donde trabaja y lo que hacen con las personas "es una mierda", lo cual no parece importarle en lo más mínimo; otros manifestaron que la honestidad "limita las posibilidades de crecimiento en su carrera" y dijeron que la lealtad a un banco es estúpida.

No es sorpresa que el sitio Quartz compara a esta hueste de individuos insensibles con el famoso protagonista de la novela de Bret Easton Ellis American Psycho. Los banqueros tienen características que fácilmente pueden confundirse con las de un psicópata. ¿Pero acaso no el mismo sistema que fomenta el crecimiento económico sin ningún reparo por cuestiones de bienestar humano tiene también ciertos rasgos de esta patología?

Robertson sugiere que los bancos atraen a personas inteligentes y ambiciosas y las transforman en autómatas insensibles por una rara mezcla de alta especialización y "casi ninguna seguridad en su trabajo", una especie de droga que los engancha y de alguna manera los anestesia. Vivir exclusivamente dedicado al dinero y a los espectrales instrumentos financieros (que hacen dinero por sólo tener dinero, sin ningún sustento en el mundo material) puede acabar con el alma de un individuo.