*

X

El extraño espectáculo de rituales de cortejo animal ejecutados por humanos (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/16/2016

La naturaleza está lejos de la humanidad, pero quizá no tanto en asuntos de seducción y apareamiento

Sabemos bien que parte de la condición humana es ya estar irremediablemente separados de la naturaleza. A pesar de los discursos que defiende un regreso a nuestro origen natural, lo cierto es que ser humano implica ser ajeno a dicho mundo por el solo hecho de que nuestra supervivencia tiene como condición sine qua non su transformación. Hasta donde sabemos, somos la única especie que no sólo usa sino que además transforma la naturaleza para su beneficio y su provecho, con las consecuencias conocidas que esto conlleva.

Con todo, al mismo tiempo existe --paradójicamente-- una especie de nostalgia por ese paraíso perdido, esa especie de seno materno del que fuimos arrancados y en el que --creemos-- se encontraba la tranquilidad, la certeza, la respuesta por el sentido de la vida.

En cierto sentido, un ejemplo de esa añoranza es este video que inicialmente fue auspiciado por Sagami Industries, una compañía japonesa de preservativos para quien se elaboró esta peculiar pieza que parte de una premisa en apariencia sencilla pero ingeniosa: ¿cómo se verían los rituales de apareamiento animal realizados por seres humanos?

El resultado es, por decir lo menos, extraño, pues si ya en los animales en los que sucede tiene su propia extravagancia, cuando se le mira despojado de esas cualidades que en cierta forma lo hacen admisible (plumajes, dimensiones, la animalidad misma), justamente parece perder sentido pero para adquirir otro. ¿Cuál? Acaso el único que podría tener para el ser humano: uno ligado a la cultura, esa segunda naturaleza nuestra. Específicamente, el de la estética. Para nosotros el cortejo se mira esencialmente como danza, como movimientos bellos, armónicos, que atraen quizá pero porque demuestran dominio del cuerpo, su puesta al servicio de la consecución de un objetivo, el mismo quizá que el del los animales, el apareamiento, pero recubierto con la pátina de la seducción, el erotismo. En una palabra –y so riesgo de sonar redundantes, la cultura, esa auténtica naturaleza nuestra.

 

También en Pijama Surf: La ciencia de la atracción física: 10 consejos científicos para ser sexy

Cómo una dieta vegetariana cambia los genes de los seres humanos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/16/2016

A lo largo de generaciones, los vegetarianos han desarrollado genes mutantes que les permiten absorber ácidos grasos de las frutas y verduras

Nuevas investigaciones muestran que una dieta vegetariana produce a lo largo del tiempo mutaciones genéticas. Personas que tienen un linaje de ancestros vegetarianos o mayormente vegetarianos pueden producir ácidos grasos como el omega 3 y el omega 6 sin la necesidad de consumir alimentos de origen animal. Estos ácidos grasos de cadena corta son sumamente importantes para la función cerebral.

Los vegetarianos han desarrollado enzimas de rápida acción a través de la mutación, que les permiten obtener dichos ácidos grasos de las frutas y verduras. Ahora bien, esto no significa que dejar de comer carne producirá una reacción mutante para que tu cuerpo genere tales ácidos esenciales. Los científicos explican que sólo aquellos que provienen de un linaje vegetariano tienen las enzimas, por lo cual ello podría ser un factor a considerar para una persona que está pensando en volverse vegetariana.

Más allá de esto existen otras razones por las cuales hacerse vegetariano, incluyendo la conciencia ecológica. Según Madeleine Somerville en The Guardian los daños al planeta generados por el uso de tierra para criar animales para consumo de carne, la energía y el transporte que requieren es uno de los principales contribuyentes al cambio climático. Una hamburguesa, señala, tiene un efecto similar a conducir 600km. El ganado necesita más de 100 veces la tierra que requiere el cultivo de otros alimentos. En esto coincide el documental Cowspiracy en el que se sugiere que la industria que produce carne en Estados Unidos está protegida por diferentes organizaciones, incluyendo Greenpeace. A eso se añade la compasión que uno puede sentir por los animales que son criados para convertirse en hamburguesas u otros platillos.